Miércoles, 21 de feb de 2018
Valledupar, Colombia.

El Chuto DíazCercano y sencillo, El Chuto compone con el corazón antes de todo. Sus composiciones son el reflejo de sus vivencias. Encuentros y desencuentros, amores y desamores que marcan etapas de una existencia.

En el último conversatorio organizado en la Biblioteca Rafael Carrillo, pudimos conocer a ese compositor destacado del panorama vallenato. Sus creaciones han marcado a distintas generaciones y siguen en la memoria de muchos amantes del vallenato por lo que sugiere su letra.

“Déjame llorar”, por ejemplo, es uno de esos temas que contienen el secreto de un instante. Un pedacito de vida y de sentimiento. El Chuto lo compuso en Badillo cuando se estaba enamorando de una bella mujer. Ahora, queda este tema para la posteridad como mejor prueba de la fogosidad de aquella época.

La inspiración está en todas partes y todo puede ser motivo de una composición musical. “Con sus andanzas ––comenta  El Chuto––, el vallenato es flexible para crear y explorar”. Pero el éxito es algo totalmente independiente. “Muchos factores hacen que una música sea exitosa ––sostiene Chuto––: los arreglos, la promoción de la disquera, la suerte”.

Desde el principio, El Chuto entendió que, más que cantar, lo suyo era componer. Aprendió a tocar acordeón pero finalmente se quedó con la guitarra. Un instrumento del cual no se separa nunca.

Más adelante, concilió la música con diversos negocios personales como la ganadería. “No es mucho lo que produzco”, explica Chuto pero esto le permite llegar a un equilibrio y así atender los numerosos conciertos, fiestas y festivales a los que le invitan.

Él no se considera conflictivo y, como consecuencia, no trata de emular la rivalidad con las generaciones más jóvenes. “En realidad, la nueva ola somos todos”, sostiene El Chuto incluyéndose dentro de los músicos que han querido expresarse de un modo distinto y personal.

La música es un modo de vida que requiere disciplina y trabajo, explica el compositor. Por eso insiste en que hay que investigar y conocer los compositores de la región. “Lo que está haciendo la biblioteca Rafael Carrillo es muy importante para rescatar a nuestros valores”.

 

PanoramaCultural.com.co


Artículos relacionados

La felicidad de 100 músicos vallenatos infantiles
La felicidad de 100 músicos vallenatos infantiles
“Con el pasar del tiempo, el vallenato se impondrá en el mundo”. Estas palabras...
Chule y Baro: Los hermanos Zuleta
Chule y Baro: Los hermanos Zuleta
Si hay algo bonito en la vida es el seno familiar. Es el remanso de paz donde a todos...
Décimas a Cecilia Meza Reales, de José Atuesta Mindiola
Décimas a Cecilia Meza Reales, de José Atuesta Mindiola
El fallecimiento de la cantante y acordeonera Cecilia Meza Reales fue motivo de...
Reviviendo la Gota Fría
Reviviendo la Gota Fría
El sudor que recorría su frente se deslizaba caprichosamente por su rostro, algo...
La garra vallenata
La garra vallenata
En algunos sitios de la costa se rumora sin poder probarlo que la canción “Mi pueblo...
.::EC= Cómo leer poesía, por Pablo Boullosa::.
.::Snorri Eldjárn "El Islandés del vallenato" - Sin medir distancias::.