Lunes, 22 de ene de 2018
Valledupar, Colombia.

Jose María ChemaJosé María Ramos Rodriguez ––conocido como “Chema” o “Chemita”–– tiene la música en las venas y lo demostró en un conversatorio de la Biblioteca Rafael Carrillo. Ahí el hombre no dudó en dedicar sus primeras palabras a su padre. “Él fue mi profesor”, explicó.

Con su padre agricultor, José María “Chema” conoció ––además del trabajo del campo––, los momentos alegres que reservan el hogar. “Cada vez que hacía una parranda yo me lo pegaba”, explicó el acordeonero con una sonrisa irónica. Su niñez le dejó buenos recuerdos de la ciudad de Urumita adonde ingresó en el Instituto agrícola. En el colegio solía cantar temas de los corraleros y sabanales. Pero uno de los momentos que más le marcó fue cuando su padre le regaló un acordeón rojo de dos teclados. “Él mismo me dio las instrucciones para tocar”.

A los 16 años se estrenó con el acordeón y lo que siguió fue una espiral prodigiosa de aprendizajes y de éxitos. “Yo ganaba todos los festivales de mi pueblo en categoría aficionado. Luego me presenté en Valledupar y nunca pude ganar en esa categoría”. El músico pasó a semi-profesional en 1976 y ganó. Al año siguiente se presentó como profesional y volvió a triunfar en la capital del Cesar.

Esta serie de victorias marcaron para siempre su trayectoria musical y, sin embargo, no cambió su esencia. Chema conservó esa sencillez que le hace tan accesible y cercano. El acordeonero trabajó con constancia y se esforzó en construir una buena relación con sus amistades. “Uno tiene que ser fiel con sus amigos”, sostiene Chema. Es el secreto para tener una trayectoria exitosa de más de 40 años.

Con respecto a sus influencias musicales, Chemita reconoce ser un seguidor de Luis Enrique Martínez. “Fue el padre de todos los músicos”. En su música encontró la base para inspirarse y el ánimo para seguir perfeccionando sus interpretaciones. “No tengo muchas músicas compuestas, sólo tengo diez, de las que he grabado dos”, reconoce el acordeonero.

El largo recorrido de Chema nos permite conocer la evolución del panorama musical del Vallenato. “Antes, los músicos éramos considerados como irresponsables ––comentó Chema––. Nos señalaban… Nunca tuve una suegra que gustó de mí…Antes, la música era muy plebeya. Ahora, es todo lo contrario. ¡Todo el mundo quiere ser un cantante”. La música se ha popularizado. Ser músico o cantante es un sueño que muchos jóvenes comparten.

En todo caso, Chema nos demuestra que el éxito también puede codearse con la idea de sencillez y sinceridad. “Yo tuve varios amores. Las mujeres se enamoraban de mi acordeón y conseguí una buena mujer. La respeto y me respeta”. El músico valora, por encima de todo, la estabilidad familiar, la constancia y el trabajo. “Vivo orgulloso de mi familia, de mi esposa ––comentó el acordeonero––: Lo único que me arrepiento con mis hijos es haber llegado alguna vez rasgado a casa”.

Antes de despedirse, Chema nos interpreta algunos de sus temas más conocidos: “Agustinita”. En la sala se esparcen las notas de un acordeón cálido y hábilmente tocado. El público se entusiasma y, luego, aplaude la intervención de un cantante con una voz fina y melodiosa. Queda claro que Chemita es un Rey del acordeón. Queda claro también que ésta es la mejor forma de despedirse.

Artículos relacionados

El regreso esperado de la Filarmónica del Cesar a Valencia de Jesús
El regreso esperado de la Filarmónica del Cesar a Valencia de Jesús
  El día martes 19 de diciembre a las 5 de la tarde será el regreso de la Orquesta...
Diomedez Díaz, homenajeado en el 36 Festival Nacional de Compositores
Diomedez Díaz, homenajeado en el 36 Festival Nacional de Compositores
Del 14 al 16 de diciembre de 2012 tendrá lugar en San Juan del Cesar, La Guajira, el...
Los recuerdos de Juancho, ‘Maño’ y Eudes nunca han muerto
Los recuerdos de Juancho, ‘Maño’ y Eudes nunca han muerto
El 28 Festival de la Leyenda Vallenata en el año 1995 fue en homenaje a Juancho...
Las vainas raras, curiosas y hermosas en el mundo del folclor vallenato
Las vainas raras, curiosas y hermosas en el mundo del folclor vallenato
Rosendo Romero, ese día viernes, acababa de plasmar en un casete en blanco y pirata...
Esfera Armoniosa: un concierto de música atípica en Valledupar
Esfera Armoniosa: un concierto de música atípica en Valledupar
El Banco de la República suele ser el promotor de veladas musicales diferentes y...
.::Fiestas del 20 de enero en Sincelejo::.
.::Había una vez en Colombia... El Carnaval de Barranquilla::.