Martes, 23 de ene de 2018
Valledupar, Colombia.

Gustavo Gutiérrez y el grupo Cuarta dimensiónEl murmullo del 46 Festival Vallenato se incrementa a gran velocidad y, con él, el homenaje al cantautor Gustavo Gutiérrez resuena con más nitidez.

La última muestra de cariño y reconocimiento al maestro aconteció en la instancia más europea de Valledupar: la Alianza Francesa, donde en una noche llena de guiños y talentos locales, los temas más conocidos sonaron con un dulce acento francés.

De entrada, el presidente de la Alianza, Arturo Quintero, presentó con un solemne discurso la gratitud del pueblo vallenato y de toda la población cosmopolita ante el aporte del compositor a la paz y al amor.

“La Alianza como institución cultural valora y enaltece tu poesía”, expresó Arturo Quintero con un tono visiblemente emocionado, y sin embargo, sus palabras fueron más allá del simple acto protocolario y transmitieron su influencia en la vida cotidiana y la identidad vallenata: “Tu virtualidad nos coadyuva a mantener el cariño en nuestro pueblo”.

A continuación, las palabras del director de la Alianza Francesa, David Siegrist, fueron más íntimas todavía y revelaron ciertas vivencias de un viajero que, ahora, es considerado como Vallenato por la mayoría de sus allegados.

Un CD de Gustavo Gutiérrez Cabello editado en el año 1997 fue la primera recopilación de Vallenato que cayó en sus manos. En aquella época Gustavo sonaba en todas partes y el director de la Alianza lo escuchaba con mucho gusto, incluso lo cantaba en sus momentos de soledad, sin saber que esa música era una invitación subliminal a visitar la capital del Cesar.

“Y cuando por fin llegué al Valle –expresó David con una leve sonrisa dirigiéndose al homenajeado–, gracias a usted yo ya estaba iniciado”. ¿Y qué mejor iniciación que los versos de un poeta orgulloso de su tierra?

La entrega de un pergamino selló definitivamente el ciclo de discursos y un Gustavo Gutiérrez jubiloso, lleno de agradecimiento, se alzó para recibir el homenaje. Sus palabras fueron cortas pero efusivas exponiendo su personalidad alegre y reflexiva “¡Gracias, gracias! –expresó él mirando el pergamino que tenía en sus manos–. Yo soy una persona de pocas palabras y de pensar mucho”.

De aquí en adelante, los homenajes musicales y poéticos se sucedieron con una notable fluidez. Primero intervinieron jóvenes alumnos de Valledupar para recitar en francés una de las canciones de Gustavo Gutiérrez y, luego, aparecieron agrupaciones y cantantes para interpretar los éxitos más famosos del compositor.

La energía de la Cuarta dimensión y Hanz, la elegancia de Lucy Vidal, y el hechizo irresistible de Eliana fueron algunos de los momentos claves de la velada que terminó, cómo no, en un brindis multitudinario y el sabor de un vino francés.

 

Johari Gautier Carmona

Artículos relacionados

Aquellos coristas de la música vallenata
Aquellos coristas de la música vallenata
Cómo cambian los tiempos arrastrando todo con ellos. De aquellos días lejanos donde...
Valledupar, a ritmo de rock
Valledupar, a ritmo de rock
  Lo que hace apenas una década parecía improbable, paulatinamente se está...
Gabriel Arregoces, un compositor versátilmente enamorado
Gabriel Arregoces, un compositor versátilmente enamorado
Nació en 1970 pero se siente de 22 años. Gabriel Arregoces hace parte de esos...
Jacob Luque, homenajeado en el próximo Mundial de Acordeones
Jacob Luque, homenajeado en el próximo Mundial de Acordeones
La quinta edición del Encuentro Mundial de Músicas de Acordeón que se realizará en...
Salsa e Identidad Latinoamericana
Salsa e Identidad Latinoamericana
La presencia de lo latino en la música difundida por los medios masivos, tanto fuera...
.::Fiestas del 20 de enero en Sincelejo::.
.::Había una vez en Colombia... El Carnaval de Barranquilla::.