Jueves, 14 de dic de 2017
Valledupar, Colombia.

Si vas caminando por la calle y un indigente te insulta, te gripa y te dice cinco barbaridades, ¿Cómo te sientes? Si llegas a tu casa y la persona que más quieres en el mundo te dice las mismas cinco barbaridades, ¿De quién te duele más escucharlas? ¿Del indigente o de la persona que más quieres en el mundo? Piénsalo por un momento y respóndete a ti mismo.

Seguramente tu respuesta fue “la persona que más quiero en el mundo”. Es la respuesta más común, y lo que sigue a esa frase es “¿Por qué es más importante para mí? Porque la quiero mucho y me duele que me diga eso”.

Hay muchas frases que escucho a menudo y que, en algún momento, también las he repetido con facilidad: “Mi novio me hace sentir mal”, “Mi jefe me daña el día siempre que quiere”, “Esa persona me baja el autoestima”, “Mi esposa me hace sentir como un inútil”, “Mi padre tiene una actitud que me hace sentir mal”. Las palabras por sí solas no tienen poder sobre ti, es la interpretación que haces de ellas y la importancia que les das.

Lamentablemente hoy debo decirte que nadie te hace sentir inferior sin tu consentimiento. Sólo tú eres responsable de cómo te sientes. Cuando decides que lo dicho por una persona te duele más que lo dicho por otra, estás asumiendo el control de la situación y estás dando el consentimiento a esas palabras de ofenderte y de hacerte sentir muy mal.

Empecé  el párrafo anterior con la palabra “lamentablemente”, porque, a partir de este momento, eres dueño de tus emociones y no puedes culpar a nadie de cómo te sientes, solamente tú decides como te sientes.

En los momentos en los que nos sentimos más débiles, enfermos o vulnerables, es cuando más fácil podemos juzgar las palabras del otro. Sin embargo, cuando estamos seguros de quién somos, de lo que tenemos, de nuestras fortalezas y valores, es imposible que alguien pueda hacernos sentir mal, bajarnos la autoestima o la moral.

Toma conciencia de los momentos en los que te ofendieron las palabras de alguien y seguramente lo relacionarás con un momento difícil de tu vida, un momento donde no estabas tan seguro de ti mismo.

Por ejemplo, en el caso de las reinas de belleza. Cuando hablan de la parte del cuerpo de ellas que menos les gusta, es cuando se sienten mal y cuando les ofenden los comentarios. Mientras estén hablando de esas partes donde ellas se sienten seguras y muy orgullosas, no logran ofenderlas.

Es muy importante que tengas en cuenta esto dentro de la comunicación que tienes contigo mismo y con las personas que te rodean. Las palabras tienen mucho significado y no siempre quieren decir lo mismo. Aclara los significados antes de decidir sentirte mal.

Comparto contigo un breve resumen del libro “Los cuatro acuerdos” que plantea Miguel Ruiz como una herramienta fundamental en tu vida y en el control de tus emociones.

 

Los cuatro acuerdos de Miguel Ruiz

Acuerdo No.1: No Hagas Suposiciones

No asumas ni supongas nada que no hayas comprobado. Si tienes cualquier duda, por muy pequeña que sea, aclárala. Si sospechas de algo, pregunta. Hacer suposiciones te lleva a inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y que, con frecuencia, no tienen ningún fundamento.

Acuerdo No.2: Habla impecablemente y honra tu Palabra

Lo que sale de tu boca es lo que realmente eres. Tus palabras tienen magia, pueden construir o destruir tu vida y la de los demás.  Si no cuidas y honras tus palabras, no te estás honrando a ti mismo; y si no te honras a ti mismo, no te amas.

Honrar tus palabras es ser coherente entre lo que piensas, lo que dices y lo que haces. De esta manera, eres auténtico y te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.

Acuerdo No.3: Haz siempre lo mejor que puedas

Si siempre haces lo mejor que puedas, nunca podrás recriminarte ni arrepentirte de nada.

Acuerdo No.4: No te tomes nada personal

Ni la peor ofensa.  Ni el peor desaire.  Ni la más grave herida. En la medida que alguien te quiere lastimar, en esa medida ese alguien se lastima a sí mismo.  Pero el problema es de él y no tuyo.  Tú decides si lo aceptas o no.

Recuerda, solo tienen poder las palabras que decidas que tienen poder sobre ti.

¡Buen viento y buena mar!

Maira Ropero

@MairaRopero

Bien estar
Maira Ropero

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

[Leer columna]

Artículos relacionados

La obesidad: una epidemia ligada a las emociones
La obesidad: una epidemia ligada a las emociones
Seguramente has conocido alguna persona que padece obesidad Puede que fuera el...
Sólo por hoy voy a ser feliz
Sólo por hoy voy a ser feliz
Todos los seres humanos, de una u otra manera, buscamos la felicidad en todo lo que...
Manejar los cambios emocionales y el ciclo menstrual
Manejar los cambios emocionales y el ciclo menstrual
Como mujer quiero compartir con ustedes este articulo, reconociendo la importancia de...
La importancia de un abrazo
La importancia de un abrazo
Todos sabemos la importancia del contacto físico como un buen abrazo. Éste se utiliza...
¿Cómo desarrollar la autoeficacia y ganar en autoestima?
¿Cómo desarrollar la autoeficacia y ganar en autoestima?
Las percepciones de autoeficacia son las autoevaluaciones del individuo acerca de lo...
.::Los peces en el río - Villancico típico colombiano::.
.::Feliz Navidad - Villancico típico colombiano::.