21/12/2014
Valledupar, Colombia.

La flor de cañaguateLos cañaguates y los robles son árboles ornamentales del paisaje vallenato. Las flores del cañaguate con su esmalte amarillo parecen fragmentos de sol colgando sobre las ramas sin hojas.  Las flores del roble, moradas y veteadas con líneas blancas, parecen campanas de viento que caen sobre los andenes de las calles vallenatas.

Las flores de cañaguate abren sus envolturas con las brisas de enero, la belleza de su esplendor oculta los demás colores. El amarillo encendido es la esencia de la luz. Para los ciegos es el último color que se aleja de su retina. Para la pintura el amarillo es un color primario, al igual que el rojo y azul; es  cálido, da la impresión de avanzar hacia el espectador y transmite una sensación de cercanía. Detenerse a observar un cañaguate florecido es levitar en la magia de la luz.

¿Cuál es el secreto del esplendor amarillo en las flores de cañaguates? Para los estudiosos de la física el color es fenómeno luminoso, y explican que la luz que viene del sol es una mezcla de siete colores (los del arco iris: rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul, índigo y violeta), cada color tiene una longitud de onda especifica. Las estructuras moleculares de las sustancias presentes en las envolturas florales del cañaguate absorben las longitudes de ondas de seis colores, menos la del color amarillo, que la rechazan o reflejan y por eso toman esa coloración. Como este árbol florece en pleno verano, cuando el cielo está despejado y el brillo del sol es más intenso, sus flores se ven radiantes.

Las flores del roble,  no son menos  hermosas que las del cañaguate. El hábitat natural de éste árbol no es el clima cálido, pero aquí se ha adaptado, porque la generosidad de la tierra vallenata, es también para las plantas;  en las mañanas de febrero y de marzo muchas calles de Valledupar amanecen adornadas por una sedosa estera de colores formada por las flores moradas de roble.

Una invocación a la estética de la vida es este bullir de campanas de vientos que caen de los robles, para que el color gris del pavimento se llene de fiesta vegetal. Esbeltas mujeres taconean en zigzag para no pisar la belleza de las flores y con sonrisas en sus ojos contemplan los colores de la sedosa estera. He visto ancianos abrir caminos con su bastón para que la serenidad otoñal de sus pies no anticipe el tiempo final de las flores. Ahora, que llueva se verán en el cerro de la Popa y otros lugares alrededor del rio Guatapurí las fascinantes flores amarillas del árbol de Puy, que muchos confunden con el cañaguate.

En el jardín de algunas casas tradicionales está un pequeño arbusto herbáceo de tallo flexible, conocido como “Varita de San José”. Y lo curioso, únicamente florece en estos días, próximos al 19 de marzo, en que se celebra la fiesta de San José; sus flores blancas de noche expelen la fragancia semejante a la azucena.

 

La Varita de San José

 

La varita de San José:

flores blancas perfumadas

es una planta sagrada

siempre la conservaré,

y  tiene un misterio que

florece siempre en el día

del Santo de su alegría,

que es en marzo diecinueve;

su recuerdo me conmueve

porque mi madre la tenía.

Artículos relacionados

Décimas a Valledupar, de José Atuesta Mindiola
Décimas a Valledupar, de José Atuesta Mindiola
La décima es una de las formas poéticas de mayor arraigo y distribución en toda...
Evelio Rosero: “Una obra se escribe palabra por palabra”
Evelio Rosero: “Una obra se escribe palabra por palabra”
El caso de Evelio Rosero es el espejismo de un gran número de escritores colombianos...
El secreto de Isaías
El secreto de Isaías
Era un día de más de tantos que transcurrían en el pueblo, acompañado por un sol que...
Francisco Turijo: “América no viene de Amerigo”
Francisco Turijo: “América no viene de Amerigo”
Llegó de Codazzi (Cesar) con el fin de presentar su libro en el Segundo Festival de...
Albert Camus: un siglo de presencia e influencia
Albert Camus: un siglo de presencia e influencia
¿Es posible una religión sin dios? ¿Se puede ser verdaderamente humano y a la vez...
.::La historia del diamante de Diomedes Díaz::.
Hubo un error cargando el vídeo, verifique que tiene habilitado JavaScript y el complemento Flash.
.::La yuca y la taja - Iván Villazón y Saul Lallemand::.
Hubo un error cargando el vídeo, verifique que tiene habilitado JavaScript y el complemento Flash.