Lunes, 11 de dic de 2017
Valledupar, Colombia.

En todo el territorio nacional se aproxima la contienda electoral para la escogencia de los padres de la patria, los cuales legislarán y velarán por la inversión, desarrollo y progreso de las diferentes regiones en el Congreso de la República.

Por eso en nuestro querido Departamento ya se vive el ambiente político con un gran número de ilustres paisanos aspirando a que sus nombres sean tenidos en cuenta para ocupar los cargos de Honorables Representantes unos o Senadores otros.

Ya podemos ver la romería de candidatos untándose de pueblo, demostrando su devoción por los diferentes Santos y Patronos de las diferentes fiestas que se celebran a lo largo y ancho de los diferentes municipios, corregimientos e incluso veredas del Departamento, tropezamos a grandes personajes de la vida pública buscando ser ungidos con el fervor y acompañamiento popular.

Encontramos la presencia de grandes políticos que después de cuatro años se vuelven a acordar que los municipios del Cesar, y en especial los del sur, existen, que sus gentes cuentan, que sus necesidades están insatisfechas y que somos parte del Cesar, que el Departamento no solo es Valledupar, los Municipios del norte y el corredor minero.

Ahora que necesitan nuevamente de nuestros votos, de nuestro apoyo regresan muy alegres y muy majos demostrando su aparente interés, amor y preocupación por nuestros pueblos, olvidándose que durante cuatro años relegaron y confinaron nuestros municipios y a sus habitantes al olvido y abandono total, que a lo largo y ancho de nuestro departamento, en especial en el sur no vemos la gestión de nuestros congresistas y mucho menos la consecución de obras que redunden en el progreso y desarrollo de estas comunidades.

El Cesar vive una crisis dirigencial de su clase política, nuestros representantes y senadores sólo van a calentar silla en el congreso, el Cesar añora, evoca y extraña esas épocas de brillantes y auge de nuestros políticos, donde todos luchaban y buscaban un mismo objetivo: el progreso, desarrollo y bienestar de nuestro departamento.

Por ello grandes gamonales y dirigentes de otros territorios han acaudalado simpatizantes y votos en el departamento, hemos visto en cada elección el transfuguismo de electores a candidatos de otras latitudes que, con astucia y aprovechando el descontento de los habitantes del Cesar por su clase política, reciben el apoyo popular y constituyen fortines político, pero el resultado para el Cesar es el mismo o peor seguimos en el olvido y abandono de los padres de la patria.

En vista de esto y preocupado ya que en las últimas elecciones que se han realizado los candidatos y/o aspirantes oriundo de nuestro departamento se concentran más en agredirse, difamarse, injuriarse y calumniarse entre ellos, que en exponer planteamientos, ideas y soluciones a la problemática que vive nuestro Departamento, región y país.

Por ello propongo a candidatos, políticos y habitantes del Cesar establecer un gran pacto que busca que cada campaña se centre en plantearle a cada uno de los Habitantes del departamento sus ideas, proyectos y compromisos para de esta manera como cesarenses, votemos cesarenses, apoyemos y volvamos a creer en nuestra dirigencia; para que de esta manera podamos escoger los mejores Candidatos, que por sus argumentos, planteamientos e ideas puedan sacar al Cesar del letargo donde se encuentra sumido.

Es hora de cambiar la vieja forma de hacer política, de devolverle la honorabilidad y la transparencia al debate, de afianzar el compromiso y la premisa que la política es el arte de servir. Debemos recordar y tener presente siempre que todos somos cesarenses, todos luchamos y buscamos un mismo objetivo: el progreso, desarrollo y bienestar de nuestro departamento; para de esta manera cumplir a nuestra gente, devolverle la credibilidad a la gente y al Cesar la Importancia Histórica que tenía en el contexto Regional y Nacional.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando
Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Editorial: 50 años del Cesar, ¿hacia dónde vamos?
Editorial: 50 años del Cesar, ¿hacia dónde vamos?
  El 21 de diciembre de 1967 nacía oficialmente el departamento del Cesar tras la...
No voy a Patillal
No voy a Patillal
Esta columna la hubiese podido titular más bien “Me voy pa´ Patillal “ y en...
Cuerpos, amor y salvación
Cuerpos, amor y salvación
Es importante tener como punto de partida la siguiente reflexión; que tiene que ver...
Lactancia en público: ¿Prejuicio moral o hipocresía social?
Lactancia en público: ¿Prejuicio moral o hipocresía social?
Con muy buenos argumentos, la revista Fucsia en su edición No 175 del mes de octubre...
Lo que debe y no debe hacer en el Festival
Lo que debe y no debe hacer en el Festival
Se ha vuelto costumbre para muchos colombianos y extranjeros programar sus...
.::Los peces en el río - Villancico típico colombiano::.
.::Feliz Navidad - Villancico típico colombiano::.