Miércoles, 22 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

 

Las artesanías y prendas indígenas son reconocidas en Colombia por sus técnicas ancestrales y sus diseños particulares, pero también por el significado simbólico que subyace en cada una de ellas.

El sombrero wayúu –o uwomü– es uno de esos accesorios coloridos que han ganado protagonismo en las últimas décadas al lado de las célebres hamacas, mantas y mochilas, sin embargo, su uso generalizado es relativamente reciente.

En las descripciones de jefes wayúu de principios del siglo XX, el sombrero casi nunca aparece aunque sí forma parte de la indumentaria del palabrero –o putchipüu– quien gana a través de él un grado de distinción.

A lo largo del siglo XX, y sobre todo a finales, el sombrero gana en presencia en el seno de la comunidad y aparece en la cabeza de hombres y mujeres, primero adornado de una cintilla de iraca, y después con los colores extraídos de la pintura de aceite (cruzados de rojos, azules, amarillos y verdes).

Una de los grandes intereses del sombrero es el reflejo de una clara división del trabajo dentro de las costumbres wayúu. El sombrero uwomü es –junto con las guaireñas, el calzado típico– uno de los adornos elaborados exclusivamente por los hombres. Las otras (mochilas, pulseras, chinchorros, hamacas y mantas) son dominio de las mujeres quienes en grupos generacionales se encargan de mantener vivas estas tradiciones.

La técnica empleada en la elaboración del sombrero se llama comúnmente la técnica de “sarga” o tejido en diagonal con hilos planos o cintillas de paja de isii o mawisa.  Los colores también tienen su importancia, dos suelen predominar: el crudo natural de la fibra con la cual se teje y un color negro, aunque últimamente, el uso de colorantes y pintura de aceite ha favorecido la incorporación de otros colores no tradicionales como el rojo, amarillo verde y azul.

El sombrero wayúu se compone de tres partes muy diferenciables: (1) la base de la copa que representa un círculo de textura plana, (2) el “cuerpo” de la copa en forma de cilindro, y (3) el ala que tiene una extensión variable y sobre el cual se aprecian dibujos en relieve.

Más allá de estos datos técnicos, el sombrero wayúu alude a un estilo de vida y un trabajo minucioso donde la calidad es un elemento fundamental. Elaborar un sombrero siguiendo las costumbres tradicionales requiere habitualmente un día de trabajo. Por eso, su fama y longevidad son incuestionables.

 

PanoramaCultural.com.co

Artículos relacionados

Música de chicote, la herencia del pueblo Kankuamo que se resiste a desaparecer
Música de chicote, la herencia del pueblo Kankuamo que se resiste a desaparecer
Durante uno de los tantos viajes que ha realizado Benito Antonio ‘Toño’ Villazón por...
¿Latinoamericanos o Latinos?
¿Latinoamericanos o Latinos?
Si paseamos por una ciudad española; si leemos en la prensa de reparto gratuito en...
Quiero recuperar el legado árabe: Cindy Zawady
Quiero recuperar el legado árabe: Cindy Zawady
Después de leer el artículo “La tragedia de los árabes, una civilización en ruinas que...
¿Sabía que el español está lleno de palabras africanas?
¿Sabía que el español está lleno de palabras africanas?
Tanto que nos han hablado los lingüistas y los defensores de la “pureza” de la...
Los kunas: historia de un pueblo amenazado de muerte
Los kunas: historia de un pueblo amenazado de muerte
  Entre 1500 y 1501 llegaron los conquistadores españoles a las costas colombianas...
.::La Parranda Vallenata: un rito de amistad::.
.::La arepa de queso: una delicia vallenata::.