Lunes, 22 de ene de 2018
Valledupar, Colombia.

La Chichamaya de Valledupar

 

Dentro de la veintena de monumentos de la ciudad de Valledupar, hay uno que pasa muy a menudo desapercibido. Se trata de la Chichamaya: una escultura en bronce situada cerca de la Villa Olímpica.

Su autora, Elma Pignalosa, es una escultura bogotana que ha contribuido especialmente al desarrollo del patrimonio en Valledupar. Es también la autora de Los Galleros: una obra expuesta en una de las rotondas más concurridas de la capital del Cesar.

Pero en este artículo queremos centrarnos en el significado de la Chichamaya y conocer el origen de la palabra. Si indagamos en su origen descubrimos que se refiere a una danza  de la etnia wayuu, oriunda de la Guajira.

Esta danza representa una auténtica lucha entre el hombre y la mujer en la cual aparecen muchos elementos de la vida familiar en la Guajira (que hacen referencia a la pareja o la poligamia).

En pleno baile, las mujeres se suceden para atacar a los hombres con el fin de mantener un equilibrio simbólico. En la práctica, existen muchos otros significados como el de marcar positivamente el inicio de un matrimonio, el comienzo de la etapa de una mujer o los éxitos económicos dentro de una comunidad.

Esta danza encierra muchos misterios espirituales ya que los chamanes wayuu la solicitan para curar a algunos habitantes o llamar a ciertos espíritus. Por ese motivo, la Chichamaya puede considerarse un baile de múltiples significados que ayuda a organizar la vida cotidiana de las poblaciones indígenas.

Pese a su larga edad y la cercanía con otras civilizaciones, la danza chichamaya sigue siendo una de las expresiones colectivas más populares en la actualidad. Se practica con mucha frecuencia y permite la conservación de algunos elementos identificativos de la región como la caja, la casera (los palos con los que se toca la tambora), el Pioui (el círculo para danzar), la Kialoja (un pañuelo largo) y el Paluse (pintura facial).

La presencia del monumento de la Chichamaya en Valledupar recuerda la cercanía de la Guajira y su importante legado en la cultura local. Es un reconocimiento a las culturas indígenas: esenciales en la identidad cesarense.

 

PanoramaCultural.com.co 

Artículos relacionados

El monumento de las guitarras: un homenaje al foclor vallenato
El monumento de las guitarras: un homenaje al foclor vallenato
En el barrio Primero de Mayo de Valledupar, la guitarra es el instrumento más querido....
Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander
Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander
Rebasando los límites del Cesar, a pocos kilómetros del municipio de Río de Oro, Ocaña...
Mi pedazo de acordeón, un monumento en homenaje a Alejo Durán
Mi pedazo de acordeón, un monumento en homenaje a Alejo Durán
El acordeón es el alma de Valledupar. Se escucha en su música, se elogia en las...
Un paseo por Santa Marta y su centro histórico
Un paseo por Santa Marta y su centro histórico
En sus calles nace el sentimiento de un pasado glorioso. Santa Marta no fue...
Seis lugares para visitar en Kingston
Seis lugares para visitar en Kingston
Un fuerte del siglo XVII, la casa museo de Bob Marley, Kings House (la casa del...
.::Fiestas del 20 de enero en Sincelejo::.
.::Había una vez en Colombia... El Carnaval de Barranquilla::.