Sábado, 29 de abr de 2017
Valledupar, Colombia.

Del latín femĭna (mujer), el feminismo es la doctrina social favorable a la mujer. Con esta doctrina se han alcanzado resultados significativos para las mujeres como: el voto femenino, la igualdad ante la ley y los derechos sexuales y reproductivos. También han contribuido con la transformación de la sociedad, para hacerla más justa y equitativa para todos y todas.

Las propuestas transformadoras se han planteado visibilizar la importancia del respeto de los derechos humanos de todas las personas sin tener en cuenta su orientación sexual, para que las mujeres nos movilicemos con libertad en los espacios públicos y privados, sabiendo que nuestro cuerpo no es lugar de pecado y que tenemos derecho al goce pleno de nuestra sexualidad.

Que el acceso al estudio en todos los niveles sea en igualdad de condiciones para niñas y niños, y se pueda elegir la profesión sin ser estigmatizadas y cobrar los mismos salarios por las mismas oportunidades laborales.

Seguimos promoviendo las relaciones libres y autónomas entre hombres y mujeres, y que ellos no tengan temor a ser cuestionados por expresar sus emociones en público, sembrando en los niños y las niñas la importancia del autocuidado y sean criados en iguales circunstancias y en un ambiente tolerante que permita el libre desarrollo de su personalidad de manera responsable, lo que permitirá mujeres emocionalmente independientes y económicamente autónomas; empoderadas para elegir si quieren o no ser madres y disfrutar de su maternidad y su profesión.

Una de las prácticas más horrenda de violencia sexual contra las mujeres es la mutilación genital a niñas y mujeres; los movimientos feministas la han visibilizado para crear conciencia y erradicarla del planeta, lo mismo que la muerte por lapidación pública de mujeres acusadas de ser infieles con sus maridos.

Concientizar y visibilizar que la violencia contra las mujeres es una violación de los derechos humanos, con esto buscamos prevenir y erradicar que las mujeres y las niñas sufran violencia sexual, psicológica, física y cesen los feminicidios por causa de sus parejas, ex parejas, novios o familiares cercanos en sus hogares o en la calle y que estos casos no queden impunes.

Del mismo modo aceptar que las mujeres lesbianas y transexuales tienen derecho a una opción sexual diferente y por esta razón no sean discriminadas ni castigadas. Que se reconozca que la trata de personas es una violación y se adelanten campañas para erradicar esta práctica.

El feminismo nos aportó la importancia de organizarse en redes para defender nuestros derechos, para ayudarnos mutuamente, para no ser discriminadas por factores de etnia, religión, edad, idioma, ideología o clase socioeconómica.

Entonces, tenemos que seguir hablando del feminismo, porque mientras en el mundo se sigan violando los derechos de las mujeres y las niñas, será un tema que se mantendrá vigente, porque se hace necesario seguir deconstruyendo los imaginarios culturales donde persisten el machismo. Nuestro ideal es tener una sociedad mejor, donde los hombres tomen conciencia que cuando deciden compartir la vida con una mujer, los deberes del hogar y la crianza de los hijos es una responsabilidad compartida.

Mi invitación es a seguir luchando por la igualdad y que las mujeres nos atrevamos a una participación política y social activa para que este legado que ha costado tantas vidas no quede en el olvido.

 

Beatriz Ramírez David


Mundo en femenino
Beatriz Ramírez

Administradora de Empresas, egresada de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia “UNAD”, estudiante de la Maestría en Género, Sociedad y Políticas en Prigepp-flacso. Cuento con habilidades y competencias que me han permitido desarrollarme en las áreas de gestión humana, en los sectores públicos y privados. Con capacidad de liderazgo y trabajo en equipo; con amplia experiencia como facilitadora en temas de Género, empoderamiento de las mujeres, igualdad de derechos e Inclusión Social, manejo de personal y trabajo social con comunidad en alto riesgo de vulnerabilidad.

[Leer columna]

Artículos relacionados

La reforma tributaria de Santos contra las mayorías
La reforma tributaria de Santos contra las mayorías
La mejor ejemplificación de la inequidad reinante en Colombia la leí del Senador...
Crecer en el Caribe colombiano
Crecer en el Caribe colombiano
Nacer en un pueblo del Caribe es una experiencia única que entraña un aprendizaje de...
Lactancia en público: ¿Prejuicio moral o hipocresía social?
Lactancia en público: ¿Prejuicio moral o hipocresía social?
Con muy buenos argumentos, la revista Fucsia en su edición No 175 del mes de octubre...
Privilegiar el amor
Privilegiar el amor
Crecimos enchufados a la hermosa tradición decembrina del pesebre. Mi querida Mama...
Crecer duele
Crecer duele
  ¡Es  cierto! Crecer duele, así me lo decía mi madre, cuando el dolor de piernas...
.::Homenaje al Festival vallenato::.
.::Orígenes del Festival Vallenato::.