Sábado, 24 de feb de 2018
Valledupar, Colombia.

Desde el comienzo de los años 2000, el modo de acceder y procesar la información que ofrecen los medios ha cambiado de manera radical. El fenómeno está ligado a un cambio profundo en los medios y la diversificación de las fuentes de información. Todo esto ha sido posible gracias a Internet, que ha facilitado la irrupción de canal con posiciones más críticas.

Así lo resalta Olga Rodríguez, defensora del lector del periódico español El Diario, para quien “Internet ha originado una novedad importante en el periodismo: la aparición de la reacción de los lectores, de forma inmediata, sin filtros ni cortapisas”.

Esto cambió la dinámica en el ejercicio de informar, pues “antes de Internet los receptores eran casi invisibles”. Con el traslado de los diarios a Internet, los lectores pudieron comenzar a manifestarse “sin ningún filtro, de forma instantánea, mostrar su postura, su acuerdo o desacuerdo, subrayar errores, corregir datos”. Atrás quedaron los tiempos en los que una “aristocracia de opinadores [lanzaba] sus ideas” y como éstas no podían ser controvertidas por los lectores, el periodista formaba a la opinión pública a su antojo.

La aparición de la ventana de comentarios ha permitido a los lectores tomar la palabra y manifestar, sin filtros ni cortapisas, sus reacciones de forma inmediata. La visualización de las posturas de los lectores ha favorecido la democratización en la formación de la opinión pública, porque éstos incluyen en su percepción de los hechos, de los que se enteran por los medios, la visión que sus pares tienen de los mismos. En síntesis, la emergencia de la ventana de comentarios ha llevado a que informar y formar a la opinión pública deje de ser un acto “unidireccional”. Siguiendo esa lógica podría decirse que los comentarios que los lectores de noticias y columnas de opinión hacen hoy parte de la información.

El primer hito que se registró en los últimos veinte años, dentro de la oleada de cambios sucedidos en los medios de información, fue la aparición del Real Audio. Este dispositivo técnico permitió escuchar emisoras en línea que se encontraban al exterior de su territorio. Según el portal Ehow en Español, que documenta la historia de la radio en Internet, la primera emisora que se valió del Real Audio fue la emisora de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, que produjo la primera emisión de radio en línea en 1994. En cuanto a las emisoras de Internet, Radio HK de California fue la primera. Esta emisora se creó para difundir los trabajos de bandas de música alternativa, que no llamaban la atención de la radio musical comercial.

En lo que toca a los periódicos, el portal NewsPaper informa que el primer periódico digital del mundo fue el Daily Oklahoma, de Oklahoma, Estados Unidos, que se mudó a una plataforma digital en 1993. Después le siguió The New York Times y luego el Daily News. En 1994, el diario The New York Times estrenó su servicio vía Internet, lo que dio paso del “diario impreso al de formato electrónico”. Se dio de ese modo inicio a la era de los diarios interactivos, en los que se volvieron comunes los foros especializados, los chats, las encuestas en líneas y la participación regulada de lectores.

Dentro de ese contexto, como lo resalta la investigadora social de la Universidad Nacional del Rosario Natalia Raimondo Anselmino, que estudió el comportamiento de los lectores en línea de los periódicos argentinos El Clarín y La Nación durante 15 años, surgieron las expresiones “¡Envía tu comentario!”, “¡Responder a este comentario!”, “¡Denunciar este comentario!”, “¡Califica esta noticia!”, “Noticias más leídas”, “Más comentadas”. Para esta investigadora, esas son “las voces con las cuales los diarios online, casi a gritos, invitan a sus lectores al “diálogo” con ellos.

Fue dentro del plano de una estrategia de márquetin, cuyo objetivo principal era el de retener y atraer lectores en línea, como la mayoría de los diarios del mundo terminaron creando espacios de intervención y participación del lector. Cada periódico creó su propia estrategia. Unos le apostaron a la evaluación de la noticia con un me gusta o no me gusta. Otros se concentraron en presentar el escalafón de las noticias más leídas del día.

En cuanto a los comentarios, Raimondo Anselmino afirma que fue La Nación Online la que optó por abrir sus páginas virtuales a la opinión de los lectores, abriéndoles una ventana de comentarios para que expusieran directamente debajo de las noticias sus puntos de vista. Esta iniciativa lo convirtió en el primer diario del mundo que permitió a los lectores tomar la palabra.

Con Internet el acceso al periódico y la escritura en él, privilegios históricamente reservados a la clase media educada y a las élites ricas, se volvió accesible a una franja de público más amplia. Amplios sectores sociales han pasado así de ser espectadores marginales del proceso de generación de opinión, para comenzar a intervenir en él, en el escenario mismo donde se lleva a cabo su producción: el medio de información. Internet le ha permitido a los destinatarios de la información impactar de forma significativa la manera como los medios producen sus noticias.

Eso ha introducido innovaciones en las políticas editoriales de algunos diarios, como la adoptada por un diario pequeño, publicado en el condado de Litchfield, en el estado de Connecticut, en Estados Unidos. Según Leah Silver y Nicole Martinelli, The Register Citizen —en su afán de conservar sus lectores y aumentarlos— ha acuñado la política de “transparencia extrema”, que consiste en “permitir a lectores ser parte de reuniones editoriales”. Al adoptar dicho comportamiento, el periódico busca mejorar la precisión en el manejo de la noticia, minimizar los errores, corregir rápidamente aquellos que se cometen, adaptar contenidos según la preferencia de su público y obtener información importante de éste (IJNet).

Pero el gran salto en materia de democratización de la información y de producción de opinión ha sido el blog. Este recurso le ha permitido a un sinnúmero de personas apasionadas por el ejercicio que conduce a la generación de opinión pública, pero que no tienen acceso a un espacio en la nómina de columnistas de un diario, de crear ellos mismos su medio de información y de influir sobre el público. Con el auge del blog entra en escena el prosumidor de información, pues el bloguero es al tiempo productor de opinión, promotor de la producción de opiniones ajenas y regulador y orientador de éstas.

La aparición del blog refrescó el mundo de los medios, pues los blogueros se han dado a la tarea de interpretar las noticias, de recrear y de informar sobre aquellos temas que los medios tradicionales no informan. Si bien un alto porcentaje de los blogs se centran en temas light y técnicos, también hay un alto porcentaje de blogueros que se han dedicado al análisis de la realidad social y la vida política de cada país, arrebatándole a los medios tradicionales su rol de orientadores y formadores de la opinión.

Desde los medios periodísticos tradicionales se insiste en que los blogueros no son periodistas. Sin embargo desde a mediados de la década 2000, los blogs han ganado una gran notoriedad como medios alternativos de información. El fenómeno ha tenido fuertes efectos en el mundo del periodismo formal. Según el periodista y bloguero Juan Varela, el auge de los blogs se debe a que:

- En la era digital, la blogosfera representa el nuevo espacio para el ejercicio de lo público;

- Los blogs permiten la comunicación directa entre los ciudadanos más activos de la sociedad;

- La blogosfera le permite a la persona intelectualmente inquieta construir una identidad de dominio público;

- La entrada en escena del blog le ha permitido a los activistas sociales crear comunidades virtuales, que si bien son coaliciones frágiles, su elasticidad les permite moverse alrededor de intereses y motivaciones muy concretas y vitales, que giran en torno de valores comunes.

- La blogosfera permite desinstitucionalizar las relaciones en materia informativa. Dentro de ese contexto la actividad comunicacional se rige sólo por los intereses comunes, gobernados por las relaciones virtuales

- La blogosfera le permite a los individuos crear una narrativa propia a la hora de tratar los temas que les interesan, o sobre su propia vida, socializando con sus lectores y comentaristas o con quienes se enlazan a su blog (ver blog Periodistas21).

Ha sido tan efectiva la actividad del blogueo en materia de tratamiento de la información que, según Raimondo Anselmino, El Clarín focalizó su relación con los lectores a partir de una plataforma de weblogs, estimulando al lector a producir contenidos bien estructurados sobre temas de interés general o particular. Una estrategia parecida parece tener el periódico El Heraldo de Barranquilla, donde hay una invitación que estipula: “ Únete a nuestra red de bloggers”.

El papel de los blogs como herramienta de educación política está bien precisado en el trabajo de José Luis González Esteban, profesor de la Universidad Miguel Hernández de Alicante España. En su análisis de la victoria de Barak Obama en las elecciones de 2008, en el Estado de Carolina del Norte, un estado que vota tradicionalmente conservador, González Esteban resalta que una de las claves de Obama consistió en montar un equipo de blogueros profesionales, que trabajó sin parar para generar análisis positivos sobre sus acciones y contrarrestar, con análisis argumentados, los ataques de los formadores de opinión hostiles a su campaña (revistasocialesyjuridicas).

Otra prueba de la efectividad de los blogs como herramienta de información alternativa es el periódico The Huffington Post, lanzado en 2005 a partir de una confederación de blogueros liberales, que querían controvertir los contenidos de portales como Drudge Report. El portal se convirtió en un sitio de información alternativa exitoso y en febrero de 2011 sus fundadores Arianna Huffington, Kenneth Lerer y Jonah Peretti lo vendieron a America Online (AOL) por 315 millones de dólares.

La historia de The Huffington Post, las elecciones de los Estados Unidos en 2008 y el caso del blog Generación Y, de Yoani Sánchez, dan testimonio de manera fehaciente del lugar que hoy ocupa el blog en el mundo del debate político.

Sin embargo, la emergencia del blog significó apenas un primer paso en lo que concierne a la historia de las herramientas virtuales para el ejercicio activo de la ciudadanía. Dicho proceso se aceleró con la aparición de las redes sociales y particularmente con el auge de Facebook. Estas herramientas han transformado el ejercicio de la presión ciudadana sobre los actores de poder, pues para influir sobre los gobiernos, sobre las empresas o sobre los medios, los ciudadanos no están hoy obligados a crear grupos formales de presión. Como lo resalta Juan Varela, la tendencia de hoy consiste en crear comunidades virtuales, que se multiplican rápidamente, visibilizan un fenómeno, generan un impacto en la opinión pública y “desaparecen una vez conseguidos los objetivos propuestos”.

Por eso no es ilógico que en el portal español Puro Marketing se afirme terminantemente que “las redes sociales han transformado el papel de los medios de comunicación”, o que la agencia EFE sostenga que, en países como los Estados Unidos, las redes sociales son “un nuevo y rentable termómetro político en las elecciones”.

En efecto, como lo precisa Liliana Gómez, Internet está influyendo fuertemente en la movilización sociopolítica de los ciudadanos. Esto puede traducirse en el mejoramiento de su participación en la vida política de los países y en el mejoramiento de la democracia, pues Internet ha puesto a disposición de los ciudadanos una serie de dispositivos que “permiten desarrollar una comunicación bidireccional entre todos los que están interesados” en el debate social.

En lo que concierne a los medios de información, Gómez destaca que Internet los ha revolucionado, porque puso a disposición de las personas un abanico de herramientas que han sido fundamentales para “genera nuevas formas de comunicación”. Estas herramientas han forzado cambios sustanciales en las prácticas de los medios masivos a la hora de informar al público. Esto era improbable que sucediera en el pasado, pues los medios a “través de su historia” han sido —y siguen siendo— “predominantemente unidireccionales” (Monografías).

 

Enoin Humanez Blanquicett



Artículos relacionados

Periodismo participativo: ¿Una oportunidad o una amenaza?
Periodismo participativo: ¿Una oportunidad o una amenaza?
Existen tres formas de percibir la información en la sociedad. La primera es que las...
El Carnaval de Barranquilla tiene su premio de crónica
El Carnaval de Barranquilla tiene su premio de crónica
A pocas semanas del inicio del gran evento de la Costa Caribe, la organización...
Las Fuerzas Armadas de Colombia se culturizan
Las Fuerzas Armadas de Colombia se culturizan
Tras participar a un taller de producción radial de tres días con énfasis cultural...
Nicho cultural, un punto de encuentro de la identidad colectiva
Nicho cultural, un punto de encuentro de la identidad colectiva
Un domingo de abril de 2013 estuvo al aire por primera vez. El reloj marcó las 10 en...
Rafael Baena: el reportero y escritor que escribió sobre un país violento
Rafael Baena: el reportero y escritor que escribió sobre un país violento
Destacado periodista y reportero gráfico, Rafael Baena –fallecido el 14 de diciembre...
.::EC= Cómo leer poesía, por Pablo Boullosa::.
.::Snorri Eldjárn "El Islandés del vallenato" - Sin medir distancias::.