Domingo, 22 de oct de 2017
Valledupar, Colombia.

La Semana Santa es un tiempo en el que se habla del perdón, la reflexión y la reconciliación. Desde la psicología, estas palabras invitan al cambio, a la transformación, a soltar ataduras de odio, resentimiento, rencores del pasado y a vivir feliz el presente.

Es una semana donde se promulga el recogimiento, el silencio y el amor universal. Desde todas las creencias religiosas, este espacio es sanador para cualquier corazón.

Todos pedimos salud, todos pedimos amor, todos pedimos paz. Salud es sinónimo de amor, de amor incondicional. El amor incondicional es un cambio enorme de percepción, donde elegimos ver sin juicios, ver lo mejor de cada uno.

Durante estos días festivos, quiero aconsejarles que se den permiso de descansar, de pensar sobre su vida actual y los sentimientos que tienen en su día a día.

Estar resentidos nos lleva también a cultivar pensamientos bajos de venganza, y a vivir en constante agonía y desconfianza hacia el mundo, por miedo a que nos vuelvan a herir. Es una de las cargas más pesadas que una persona puede llevar consigo. Físicamente nos enferma, mental y emocionalmente nos deprime, y espiritualmente nos estanca. Es por esto que aprender a perdonar y reconciliar es muy importante, y, aunque no sea muy fácil para algunos, es posible y sanador.

Que esta semana santa traiga a tu vida renovación, que puedas dejar atrás la mochila que cargas con dolor y sufrimiento, rompe las cadenas del sufrimiento, para decidir avanzar en la vida con seguridad, confianza en ti mismo y en las personas que te rodean. En la medida en que seas capaz de perdonar y mirar a tus seres queridos, a tus vecinos, amigos o colegas con amor, vas a avanzar con menos peso y con más libertad.

Celebrar la reconciliación en Semana Santa es atreverse a abandonar el odio, la guerra, la injusticia, la discriminación; para llegar al perdón abundante, para una nueva vida llena de sentimientos positivos.

Ya no debemos hablar de qué fue mejor o peor, debemos aceptar el pasado y cambiar nuestra actitud en el presente para labrar un mejor futuro, tenemos que reconciliarnos, vivir en paz y amor, como todas las personas que nos rodean.

Practica los siguientes pasos durante estos días y te aseguro que te sentirás más feliz:

- La paz empieza por casa. No intentes cambiar el mundo. Cambia tú y cambia tu entorno cercano antes de decidir ayudar a otras personas.

- Busca que el respeto reine en tu hogar. Que cada una de tus palabras hacia tus seres queridos no hiera, no lastime y que sólo muestre el inmenso amor que sientes por ellos.

- Demuestra tu amor. Aunque muchas veces les hayas manifestado tu amor con palabras y con gestos, recuerda que el amor dentro de todas las relaciones (padres-hijos, pareja, amigos, etc) es como una planta, necesita ser alimentado para seguir creciendo.

- Recuerda que todos los seres humanos buscamos la felicidad y, aunque algunos no muestren señales de querer serlo, es porque no saben cómo hacerlo.

- Busca los espacios para hablar con las personas que hace mucho tiempo no escuchas y que son importantes para ti.

- Complace a los que amas. Complacer es agradar al otro en sus gustos, mostrar atención y afecto por la otra persona. Complacer es una muestra de que aquí estoy para acompañarte a cumplir tus deseos.

- Acércate a las personas mayores, siempre tienen algo que contar y algo muy importante que enseñar. Aprende a escucharlos.

- Piensa en servir, en ayudar, en dar sin esperar nada a cambio, y disfruta haciéndolo. Ten un detalle con personas de tu entorno, una llamada, una invitación, unas palabras de aliento.

- Busca espacios de silencio durante estos días, donde tomes consciencia de qué te gustaría que fuera diferente en tu vida. Qué sientes que puedes cambiar y qué te haría sentir muy orgulloso de ti.

- Descansa, dale tiempo a tu cuerpo y a tu mente de descansar. Aunque sientas que descansar es perder el tiempo, después vas a sentir que la creatividad y los niveles de productividad aumentan.

Disfruta de cada instante y que la palabra “Gracias” te acompañe en estos días.

¡Buen Viento y Buena Mar!

 

Maira Ropero

@MairaRopero

Bien estar
Maira Ropero

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

[Leer columna]

Artículos relacionados

El masaje: sus técnicas y sus beneficios
El masaje: sus técnicas y sus beneficios
Existen diferentes tipos de masajes, y aunque se recomiendan algunos para fortalecer...
La comunicación de un diagnóstico y la recuperación del paciente
La comunicación de un diagnóstico y la recuperación del paciente
La comunicación del diagnóstico inicia cuando el médico anuncia al paciente la...
La enfermedad que impide expresar las emociones
La enfermedad que impide expresar las emociones
Cuando Marta le pregunta a Alfredo "¿Qué sientes?", la respuesta siempre es "No sé"....
Vitiligo: la enfermedad de las manchas psicológicas
Vitiligo: la enfermedad de las manchas psicológicas
Rosibel González, caraqueña de 34 años, se considera una mujer con “los tacones bien...
La violencia empieza en casa
La violencia empieza en casa
El compromiso de conseguir la paz en el mundo es de todos. No podemos delegar esta...
.::Cumbia, Salsa, Salsa Choke, Bachata, Merengue - en 7 minutos::.
.::¿Cómo hacer arroz con coco colombiano?::.