Martes, 21 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

El monumento La María mulata de Enrique Grau en Valledupar (Colombia)

 

Inaugurada  en el año 2000 para celebrar los 450 años de la fundación de Valledupar, la Mariamulata es uno de los monumentos más conocidos en la ciudad. Sus trazos originales en medio de la rotonda de la carrera 16 con la calle 18 nos recuerdan la fauna de Colombia: su gran riqueza natural.

El monumento fue regalado por el ilustre colombiano Enrique Grau (1920-2004): un escultor y pintor que, a lo largo de su carrera, expuso sus obras en los mejores escenarios del mundo como el museo Guggenheim de Nueva York o el museo de Artes Modernas en París.

Su creación se caracteriza por integrar los elementos que identifican a Colombia y su costa: el componente humano, la mezcla de etnias, los animales y la fauna.

La María Mulata es una de las pocas obras del artista que pueden observarse en Valledupar, pero sorprendentemente no es la única de ese estilo. En realidad, hace parte de un conjunto de esculturas muy parecidas que el escultor regaló a la ciudad de Cali (inaugurada en 1997, tres años antes de la de Valledupar) y a Barranquilla, entre otras ciudades.

Más que un experto en mariamulatas, Grau es un enamorado de ellas. Ese pequeño pájaro negro inofensivo retuvo su atención de manera insólita. No sólo se dedicó a pintarlas o esculpirlas, también estudió minuciosamente datos relacionados con su forma de vivir, su alimentación y sus desplazamientos.

En los últimos años de su vida se dedicó a trabajar en “Las mariamulatas”: un proyecto que integra pinturas al oleo, dibujos al carboncillo y al pastel, serigrafías, esculturas en bronce, etc…

Dentro de este conjunto de obras se destacan seis esculturas en bronce, todas del año 1995. Sus títulos son Mariamulata caminando, Mariamulata mirando arriba (la de Valledupar), Mariamulata hembra, Mariamulata macho, Mariamulata  en éxtasis y Gran mariamulata.

Así pues, Valledupar puede regocijarse de contar con la escultura de un artista apasionado y perfeccionista, que no dejó ningún detalle al azar. 

 

PanoramaCultural.com.co

Artículos relacionados

Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander
Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander
Rebasando los límites del Cesar, a pocos kilómetros del municipio de Río de Oro, Ocaña...
El mural “Valledupar Tierra de dioses” y sus secretos
El mural “Valledupar Tierra de dioses” y sus secretos
La ciudad de Valledupar cuenta con varios murales representativos del foclor pero el...
Mi pedazo de acordeón, un monumento en homenaje a Alejo Durán
Mi pedazo de acordeón, un monumento en homenaje a Alejo Durán
El acordeón es el alma de Valledupar. Se escucha en su música, se elogia en las...
El Carnaval de Barranquilla, Patrimonio de la humanidad
El Carnaval de Barranquilla, Patrimonio de la humanidad
En estos días de Febrero tiene lugar en la costa colombiana una de las celebraciones...
Riohacha, el Caribe en su estado más auténtico
Riohacha, el Caribe en su estado más auténtico
Sentada frente al mar, y acariciada por un calor caribeño acogedor, Riohacha tiene esa...
.::La Parranda Vallenata: un rito de amistad::.
.::La arepa de queso: una delicia vallenata::.