Martes, 23 de ene de 2018
Valledupar, Colombia.

“Casarse por segunda vez es el triunfo de la esperanza sobre la experiencia”, Samuel Johnson.

Perdimos aquellos colombianos esperanzados en sobreponer a las tesis del gobierno respaldadas por la insurgencia, medios de comunicación, ciertos empresarios y la mayoría relativa del pueblo, el debate electoral. Queda reelegido por otro periodo el actual presidente que representa esa voluntad colectiva y el poder económico, sostén de las premisas de paz publicitadas y  orientadas desde Cuba, por quienes se sentirán ahora más que nunca legitimados para exigir del gobierno que se den los pasos considerados y pretendidos condicionantes de la reinserción en sociedad.

Y no ha sido fácil ni para los electores ganadores, ni para el frustrado movimiento opositor, llevar a cabo la campaña más mediática, marrullera, ofensiva, injuriosa que ha incitado a sentimientos de odio y resentimientos entre colombianos, que en últimas olvidó el ejercicio político de argumentar con programas de gobierno para aceptar los conceptos impuestos por apátridas docto-asesores de campañas electoreras, importadores de ideas del marketing político, preparadas para empañar con suciedades la otrora palabrería promesera de  los candidatos.

La consecuencia directa de éste triunfo electoral, es la obligada reeducación que debe someterse el pueblo, por lo menos para estos siguientes 4 años y perpetuarla si queda en firme la decisión de continuar hacia el régimen político que conlleva grandes cambios sociales, o que su fracaso sea tal que amerite al mismo revocarles el voto de confianza y retornar a las percepciones de libertad y democracia conocidas por nuestro Estado social de derecho, en la ahora amenazada Constitución Nacional de 1991.

La generación actual, la que debuta integrándose a la vida política, ha tenido el peor escenario de enseñanza sobre  un proceso electoral, y anteriores generaciones que no estaban ajenas a ciertas técnicas, reafirmaron con cierto aturdimiento los conceptos resistidos en el interior de  la sociedad.

La  traición y la hipocresía, calificados de antivalores morales, hoy son realmente atributos inherentes a la actividad política, la utilización de todas la artimañas de la propaganda negra son básicas para el desarrollo y dinamismo del mismo proceso, pues sin  la injuria, calumnia, irrespeto, mentiras convertidas en verdades, la campaña caería en una modorra incompetente con el resultado esperado.

Aparte de estos elementos valuados en la ética y moral de la comunidad, tendremos que aprender a idolatrar personajes considerados anteriormente de influencia funesta para la humanidad, pero que ahora en adelante serán reverenciados como paladines de la justicia social y rectores de nuestra conducta: Fidel Castro y su ralea, Chávez y Maduro el Magnífico, los Correas y Evos, el debido respeto a benefactores vivos y muertos, Tirofijo, Reyes, Cano, El mono JoJoy, y  la…. la Dra. Piedad Córdoba, al excelentísimo Dr. Gustavo Petro, el honorabilísimo Señor Timochenko  y el muy querido representante Márquez.

Campeará el criterio de los derechos humanos como el que impera favorablemente para quienes militen en los lares del gobierno pero desconocido para opositor alguno, será más fácil acostumbrar al pueblo a los continuos, crueles y despiadados atentados que con violencia explosiva continuarán por parte de la guerrilla en el ejercicio maquiavélico de mantener a sus combatientes activos y de  paso insertar la indolencia, indiferencia y resignación en el alma de la plebe sobreviviente.

Ya está la leche derramada, tardíamente aullar y exteriorizar indignación no va a renovar las falsas promesas ni a acelerar el esperado cambio social, es la voluntad mayoritaria  obligada a ser respetada y es el gobierno que merecemos en Colombia, por andar buscando seguridad, confianza, respeto, prosperidad.

 

Alfonso Suárez Arias

@SuarezAlfonso

Aguijón social
Alfonso Suárez Arias

Alfonso Suárez Arias (Charalá, 1956). Abogado en formación (Fundación Universitaria del Área Andina en Valledupar). Suscrito a la investigación y análisis de problemas sociológicos y jurídicos. Sus escritos pretenden generar crítica y análisis en el lector sobre temas muy habituales relacionados con la dinámica social, el entendimiento del Derecho y la participación del individuo en la Política como condicionamiento para el desarrollo integral.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Dizque un hombre y una mujer
Dizque un hombre y una mujer
No es falso que el artículo 42 de la Constitución política de 1991 señala que la...
Hemos perdido el asombro
Hemos perdido el asombro
  Leyendo a Gilberto Cely Galindo, S.J. encuentro una frase donde cita al Dr. Van...
Entre más preparados, más corruptos
Entre más preparados, más corruptos
  Las nuevas generaciones están enfrentadas a una gran dualidad: (1) ir a la...
¿Concertación o imposición?
¿Concertación o imposición?
En Colombia, en las postrimerías de los años, ocurre un suceso que no es necesario...
Paradigmas tradicionales de la política colombiana
Paradigmas tradicionales de la política colombiana
  En Colombia, a lo largo de toda su historia democrática, se han decantado cientos...
.::Fiestas del 20 de enero en Sincelejo::.
.::Había una vez en Colombia... El Carnaval de Barranquilla::.