Lunes, 27 de mar de 2017
Valledupar, Colombia.

“Un libro de cocina puede cambiar vidas. El libro Cocina palenquera para el mundo cambió la vida de quienes lo escribieron. Crea también una profunda emoción a los que lo leen. Es un ejemplo perfecto que un gran libro de cocina es semejante a la ficción o a la literatura: el espíritu de los autores brilla a través de las páginas del libro. Después de haberlo leído, usted se sentirá diferente, mejor, y sentirá que conoce a los autores”.

Con estas palabras Edouard Cointreau, presidente de Gourmand World Cookbook Awards, hizo entrega del premio al mejor libro de cocina del mundo.

Todo llega en su momento, y para que los habitantes de San Basilio de Palenque redactaran lo que es hoy considerado el mejor libro de cocina del mundo, Kumina ri Palenge pa tó paraje, no solo tuvieron que pasar cinco siglos desde su fundación, ser el primer pueblo libre de América, darle a Colombia el primer campeón mundial de boxeo, ser reconocidos por la UNESCO como patrimonio de la humanidad y entregarle al mundo su música, sino que también debía llegar el Plan Integral de Desarrollo Palenque 2015, de la Gobernación de Bolívar.

Así como ya lo vivimos con la maravillosa selección colombiana de fútbol, es claro entonces que el único camino para el éxito real como país, es el de trabajar de forma colectiva. De esta manera, cuando el Gobernador de Bolívar, Juan Carlos Gossaín, pone en marcha el Plan Palenque 2015 bajo el liderazgo del Despacho de Gestión Social de la Primera Dama del departamento, Ana Elvira Gómez, se logra generar un proceso en el que Colombia entera vuelve sus ojos a Palenque, pero de manera activa.

Es así como la Fundación Semana, la Fundación Carvajal y la Fundación Saldarriaga Concha, con el decidido apoyo de la Gobernación de Bolívar, logran convocar a las entidades estatales y privadas, las cuales ponen en marcha diversas actividades en los ámbitos cultural, económico, educativo y social, buscando lograr que Palenque sea una comunidad sostenible, pero partiendo de su historia, su cultura y sus grandes logros individuales.

Es en este entorno de trabajo colectivo, con una visión de desarrollo integral que permite aunar esfuerzos y recursos de diferentes vertientes, que el programa educativo Son ri tambóde la Fundación Transformemos, encuentra espacio para desarrollarse y, a través de un proceso de educación formal adelantado en la Institución Educativa Benkos Biohó, se convoca a 550 jóvenes y adultos palenqueros iletrados para iniciar su inclusión en la cultura escrita, aprendiendo a leer y escribir en palenquero y español, para continuar con sus estudios hasta que culminen su bachillerato.

Hoy, gracias al Plan 2015 y la voluntad política de la Gobernación de Bolívar, el proceso educativo ha logrado mantener su continuidad. Con ello, estos hombres y mujeres palenqueros, no solo han aprendido a leer y más de cuatrocientos ya inician sus estudios de básica secundaria, sino que además han escrito el libro Kumina ri Palenge pa tó paraje, que fue declarado como el mejor libro de cocina del mundo por Gourmand World Cookbook Awards, en su versión 2014 en Beijing, China.

“Palenque lleva 500 años ahí; son un maravilloso grupo de seres humanos que, en una lucha silenciosa, han logrado preservar su cultura, su música, su lengua, su gastronomía y brillar con luz propia frente al mundo. Lo que se ha logrado gracias al esfuerzo de todos los que estamos en el Plan 2015, es aunar esfuerzos y darles continuidad, de tal forma que los palenqueros encuentren un piso sobre el que están construyendo una comunidad sostenible, que continúe siendo un símbolo de libertad para el mundo y un referente de la cultura afro”, afirma Rodolfo Ardila, Director de Desarrollo de la Fundación Transformemos.

 

Habitantes de San Basilio de Palenque Son ri tambó

Desde que los palenqueros, liderados por Alfonso Cassiani, Miguel Obeso, Basilia Pérez, el maestro Justo Valdés y los profesores palenqueros que habían participado en el proceso educativo de Cartagena, presentaron a Transformemos ante el Consejo Comunitario de Palenque, y estos autorizaron desarrollar el proceso educativo, todo se ha llevado a cabo de manera colectiva.

Bajo la orientación de la Directora Pedagógica de la Fundación Transformemos, Aurora Carrillo, un equipo de lingüistas, historiadores, músicos, lideres culturales y etnoeducadores, adelantó la investigación de base que permitió elaborar el libro Son ri tambó, que es la mediación didáctica básica para enseñar a leer y escribir en palanquero y español e iniciar el proceso de educación formal, y que hoy va a cumplir cuatro años, gracias a la decisión política de la Gobernación de darle continuidad al proceso.

Es en este proceso colectivo que los estudiantes de Transformemos toman en el año 2013 la decisión de escribir un libro con sus recetas ancestrales, las cuales corrían el riesgo de desaparecer, puesto que son transmitidas de forma oral. Además, sugirieron acompañar esta obra con la música del Sexteto Tabalá y Son Palenque, dos importantes leyendas del corregimiento.
“Uno de los recuerdos que a mi más me llega es el momento en que, reunidos con docentes y estudiantes, comenzamos a pensar qué nombre debía llevar el libro… imagínense a 500 papás pensando el nombre de su hijo y, luego de descartar cientos de nombres, se paró el celador del colegio, Encarnación Padilla, el famoso “Caná”, y dijo: `Este libro debe llamarseKumina ri Palenge pa tó paraje´, que traduce comida palenquera para el mundo. Jamás imaginamos que estábamos bautizando el mejor libro de cocina del mundo”, recuerda Ardila.

Palenque está viviendo no solamente una reorganización física a través de las obras de infraestructura, sino también un proceso de reencuentro con sus sueños, sus esperanzas y sus grandes valores, todo lo cual se traduce en obras que hoy deben ser orgullo de Colombia y una muestra más de que el quehacer colectivo, dirigido a través de un plan con visión de futuro, que aúne esfuerzos y tenga en cuenta procesos integrales y formales de educación, transforma positivamente a la sociedad y convierte en generador de desarrollo y gestor de paz a todo un pueblo.


Carlos Alberto Forero


Artículos relacionados

La cocina es un campo de batalla: Alejandro Daza Gnecco
La cocina es un campo de batalla: Alejandro Daza Gnecco
Trabajar doce horas diarias en medio de stress, groserías, gritos, alegrías,...
El maíz: su origen, historia y expansión
El maíz: su origen, historia y expansión
El maíz (Zea Mays) es una planta gramínea anual, originaria de México, introducida...
La cocina como manifestación cultural e histórica
La cocina como manifestación cultural e histórica
Normalmente, cuando se analiza la historia de un país, o de un pueblo determinado, uno...
Siete recetas de dulces típicos de semana santa
Siete recetas de dulces típicos de semana santa
Son una tradición de la costa Caribe, y en especial de la región vallenata....
El reto de reinventar los sabores de la tradición culinaria
El reto de reinventar los sabores de la tradición culinaria
  ¿Han llegado a imaginar una arepa de huevo, un arroz de coco o pescado y un...
.::Por la memoria y futuro del teatro colombiano::.
.::La historia del teatro de Títeres::.