Jueves, 21 de sep de 2017
Valledupar, Colombia.

La felicidad es esa emoción por la cual todos los seres humanos hacemos todo lo que hacemos. Todos queremos ser felices, todos soñamos con ser felices e intentamos que nuestras acciones de hoy nos garanticen la felicidad del mañana.

Continuando con la trilogía de artículos sobre las hormonas y neurotransmisores que nos producen placer, bienestar, felicidad y motivación; hoy profundizaremos en la Serotonina.

Cuando los niveles de serotonina son adecuados, tu cerebro es capaz de producir emociones y pensamientos positivos, mientras que cuando son demasiado bajos predomina la negatividad, tiendes a pensar lo que te falta por hacer o lo que has hecho mal en vez de enorgullecerte de tus logros, ves el lado negativo de todo y te irritas con facilidad por cualquier cosa.

Se sabe que la serotonina representa un papel importante en la inhibición de: la ira, la agresión, la temperatura corporal, el humor, el sueño, el vómito, la sexualidad y el apetito.

¿Para qué aumentar la serotonina? Muy sencillo, para alejarnos de la depresión,  permanecer en el bienestar, tener un mayor rendimiento mental, mejorar nuestro humor y estado de ánimo.

Hoy les comparto algunos consejos para aumentar los niveles de serotonina y ayudarse a sentir más felicidad:

1 - La mejor forma de conseguirlo es seguir una dieta que sea lo más equilibrada posible: una mezcla variada y colorida de alimentos que contengan una amplia gama de distintos componentes. Y la palabra “colorida” debería tomarse muy en serio: los colores específicos de los alimentos tienen un efecto beneficioso sobre nuestra mente; así, los alimentos naranjas y rojos estimulan, los amarillos animan, y los verdes ayudan a la concentración.

- Los cuatro “alimentos felices” naturales más efectivos son el chocolate, los plátanos o bananos, la piña y el chile o el pimiento.

- Los frutos secos, el pan integral, pastas y arroz. La cebada, la avena, alforfón y verduras ricas en hidratos de carbono como el ñame, la batata y el zapallo. Las legumbres, el queso, los huevos, la leche, la mantequilla de maní, el maní, las semillas de calabaza, las semillas de ajonjolí, la soya y el tofu, son alimentos benefician favorablemente el cerebro.

2 - La oración, el yoga, pilates, la visualización positiva, natación y la meditación son claros ejemplos de saber, manejar y controlar la respiración y la relajación. Al estar estresados, respiramos más rápido y peor por lo que la serotonina baja.

3 - Tener un ciclo de sueño regular: La producción de serotonina para el día siguiente requiere un mínimo de 7 horas continuas de sueño de alta calidad la noche anterior.

4 - El ejercicio aeróbico o cardiovascular, sobre todo al aire libre, nos ayuda a cuidar nuestro cuerpo y alma, a liberar tensiones, ansiedad y estrés, por lo que aumenta considerablemente la serotonina.

5 - Tomar el sol. La luz del sol no solo produce en nuestro cuerpo la vitamina D, si no que controla los niveles de la melatonina, hormona que disminuye la producción de serotonina.

6 - Leer libros de autoayuda, son especialmente complementarios.

7 - Participar en largas y profundas conversaciones con una o dos personas.

8 - Visitar un museo, el teatro, asistir a conciertos, o ver películas sobre historias de amor, comedias y otras películas que le hagan sentir bien.

9 - Todas aquellas actividades placenteras como compartir con la familia, los amigos y los seres queridos, recibir un masaje relajante, tener relaciones sexuales etc, influyen en el aumento de la serotonina por eso no las dejes de lado y además de disfrutar y divertirte aprovecha sus beneficios sobre tu cerebro y estado de ánimo.

10 -  Y por último, practica actividades relajantes. Un buen libro, música que te relaje o motive (evita música triste) o un paseo por el campo son actividades que nos producen placer y bienestar.

Para las personas con depresión diagnosticada, les recomiendo tener en cuenta todos estos consejos, practicarlos y consultar a un terapeuta que les ayude a completar con un buen psicólogo o psiquiatra.

Y como dice un dicho en España: “el que no se consuela es porque no quiere”. Tenemos muchas estrategias para alejar la depresión y el malestar emocional de nuestra vida, sólo queda poner en práctica todos los consejos que se han aprendido dentro de estos tres artículos.

¡Buen Viento y Buena Mar!

 

Maira Ropero

@MairaRopero

Bien estar
Maira Ropero

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

[Leer columna]

Artículos relacionados

El estrés también es bueno y nos impulsa a la acción
El estrés también es bueno y nos impulsa a la acción
Cada vez que mencionamos la palabra estrés estamos pensando en algo negativo que nos...
Saber tomar decisiones a tiempo
Saber tomar decisiones a tiempo
En repetidas ocasiones, dudamos a la hora de tomar decisiones que pueden cambiar el...
¿Se puede cambiar a los sesenta?
¿Se puede cambiar a los sesenta?
“Loro viejo no aprende a hablar” es una de las frases que más escuchamos entre las...
Colesterol: ¿amigo o enemigo?
Colesterol: ¿amigo o enemigo?
En consulta es muy frecuente encontrar personas de diferente contextura física con...
Todos los sueños se pueden hacer realidad
Todos los sueños se pueden hacer realidad
Quiero compartirles la importancia de plantearse unas metas claras y precisas en sus...
.::Patrimonio cultural - Crónicas del Caribe::.
.::Documental - ¿De quién es la salsa?::.