Jueves, 24 de ago de 2017
Valledupar, Colombia.

Esta frase la he escuchado con mucha frecuencia en personas que no se sienten felices con lo que hacen, sin embargo son muy buenas en eso que no les gusta. Reciben halagos, comentarios positivos y muy buena remuneración económica.

El gran dilema empieza cuando se dan cuenta que eso no es lo que quieren hacer, aunque lo hagan bien y aunque tengan asegurado un “futuro exitoso” con lo que los otros reconocen como una fortaleza.

Jhonatan, es un contador de 35 años que llega a la consulta con una crisis emocional porque no quiere seguir con su trabajo y sus clientes. Llaman permanentemente para solicitarle servicios.  Un día tomó la decisión de no seguir haciendo el mismo trabajo porque sentía ira al ver que era muy bueno en algo a lo que no quería dedicar su vida. Sin embargo, la gran dificultad se le presenta cuando se da cuenta que eso no le gusta, pero que tampoco sabe lo que quiere hacer.

Un caso similar le ocurrió a Mercedes de 27 años, que sentía que tenía su vida organizada y con el pasar de los años empieza a notar que no está feliz con su actividad, que cada día le gusta menos y se está sintiendo muy frustrada por continuar en lo mismo.

Tanto Jhonatan como Mercedes, padecen del mismo malestar. Han pasado muchos años de su vida sin evaluar si se sentían realizados con lo que hacían. Todo lo que han hecho les ha servido de experiencia, sin embargo hoy lo sienten como si hubieran perdido el tiempo, como si todos estos años fueran tirados a la basura porque no hicieron lo que querían. Adicionalmente para ellos, es aun más frustrante porque sienten que al hacer el trabajo sin disfrutarlo, no lo hacen del todo bien, sienten que no dan su cien por ciento de capacidades.

Cuando sientes que estás haciendo lo que quieres, te sientes realizado y muy motivado por avanzar. Cuando te sientes en paz y en tranquilidad contigo mismo es porque sabes que cada día estás luchando por hacer realidad tus sueños. Cuando sabes que estás luchando para llevarlos a cabo, cuando la culpa no te acompaña, te das cuenta que tus acciones están alineadas con tu propósito de vida.

¿Quién soy?, ¿Qué vine hacer en este mundo?, ¿Cómo quiero que me recuerden? y ¿Cuál es el legado que quiero dejar para mis seres queridos y las personas que me rodean? En el momento en que encontramos respuestas a estas preguntas la vida se vuelve un poco más complicada y más sencilla. Más complicada porque ya sabes lo que tienes que hacer y no puedes dar marcha atrás. Más sencilla porque todo fluye en tu vida, el amor, la pasión y la coherencia te acompañan; es como si tuvieras la claridad que estás haciendo lo que tienes que hacer, no te cuestionas, y te sientes en paz y feliz por todo lo que haces.

- Cada día al final del día, pregúntate: ¿Qué me hizo feliz de este día? ¿Con qué me siento orgulloso de mi mismo?

- Define objetivos a corto, mediano y largo plazo: Mensualmente toma un día para revisar tus avances y si hay algo que te gustaría que fuera diferente.

- En cuanto sientas que no estás siendo feliz con tu trabajo, revisa qué es lo que no te gusta y qué puede ser diferente.

- Toma decisiones. En algunas ocasiones sentimos que quedándonos en el mismo sitio aunque sea incomodo es una buena decisión. Los cambios son difíciles en algunos momentos, sin embargo, cuando ya te has lanzado a lo que quieres eres más feliz.

- Arriésgate. No hay nada seguro. Prueba con lo que creas que puede ser bueno para ti. No hay garantías de éxito si no das el primer paso.

- Confía en ti y en tus instintos. Si has tenido ideas o sueños antes, persevera. Define bien lo que quieres, planea y actúa. El camino viene con dificultades y tropiezos pero todos ellos se pueden superar, solo si TIENES CLARIDAD HACIA DONDE QUIERES IR.

¡Buen Viento y Buena Mar!

 

Maira Ropero 

@MairaRopero 

 

Bien estar
Maira Ropero

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Me cansé de estar estresado
Me cansé de estar estresado
¿Alguna vez te has sentido abrumado por no tener control sobre tu nivel de estrés?...
Bajar de peso sin sacrificarse: dos formas sencillas
Bajar de peso sin sacrificarse: dos formas sencillas
  La disciplina y la constancia son esenciales para generar un hábito saludable y...
Colores de la vida
Colores de la vida
  Cuando cumplió sus trece años, Liliana advirtió un par de manchitas debajo de sus...
Lo tengo todo y no soy feliz
Lo tengo todo y no soy feliz
Esta frase me genera mucho dolor y la escucho frecuentemente en mi consulta, en los...
La obesidad: enfermedad del siglo XXI
La obesidad: enfermedad del siglo XXI
  Mucho se ha hablado sobre el tema de la obesidad, no solo en Colombia, sino en el...
.::Totó la Momposina - Documental "El Asunto"::.
.::La historia de Luis Caballero: pintor destacado del arte colombiano.::.