Martes, 23 de ene de 2018
Valledupar, Colombia.

Las huellas que dejamos a nuestro paso son las luces que señalan el camino que hemos recorrido a lo largo de la vida. Por las huellas que dejamos pueden los demás conocer las cosas que hemos realizado y los lugares que hemos visitado; en otras palabras, acceden al conocimiento de todos nuestros actos. Como dice la frase bíblica, por sus obras los conoceréis.

Aunque dejar huella es algo importante para muchos, existe un problema ambiental importante relacionado con la huella que estamos dejando en nuestro planeta. Las actividades, agrícolas, domesticas, empresariales e industriales, generan impactos al medio ambiente y a los recursos naturales que afectan drásticamente su existencia.

La preocupación por el Medio Ambiente ha tomado fuerza en la conciencia colectiva, dado el evidente deterioro que han sufrido los recursos naturales del planeta Tierra, a causa del desarrollo y el progreso de los países.

Por esta razón la Constitución Política de Colombia, ha establecido que “el Estado planificará el manejo y aprovechamiento de los recursos naturales, para garantizar su desarrollo sostenible…[1]” El Desarrollo Sostenible es uno de los ejes temáticos en la conservación ambiental mundial. El Desarrollo Sostenible es el paradigma global de las Naciones Unidas. El concepto de Desarrollo Sostenible fue descrito en 1987 en el Informe de la Comisión de Bruntland como un “desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades”[2].  

Pero esto, no debe ser una preocupación exclusiva de los países, o de las organizaciones mundiales como la ONU; la contaminación es una problemática que nos afecta a todos, y todos somos responsables de ella. Como dije antes, nosotros los humanos, impactamos el medio ambiente con todas nuestras actividades, incluyendo las domésticas. Nuestra verdadera Huella en el planeta es la CONTAMINACIÓN que le ocasionamos a diario.

La huella de carbono o la huella ecológica, no son precisamente una marca positiva de nuestros actos y acciones, se les considera como el impacto ambiental que realizamos al medio ambiente, para cada actividad; domestica, empresarial o industrial.

 ¿Qué tanto contaminamos el mundo con cada uno de nuestros actos? Es una pregunta importante en el camino para desarrollar una vida sustentable.

La huella ecológica es un indicador ambiental que permite medir y evaluar el impacto sobre el Planeta de una determinada forma de vida en relación a la capacidad de la naturaleza para renovar los recursos al servicio de la humanidad.[3]

Medir muestra huella ecológica o de carbono, es el primer paso una vida amigable con el Medio Ambiente. Dicho cálculo nos sirve para conocer cuál es el impacto de nuestra forma de vida hacia el Planeta.

Existen muchas páginas reconocidas que realizan el cálculo de nuestra huella, para realizar estos cálculos, las páginas web utilizan los datos de nuestros consumos domésticos y el de nuestra familia. Aquí dejo una lista de calculadoras online de nuestra huella de carbono:

http://huellacarbono.cundinamarca.gov.co/modules/mod_calculo_personal/

http://www.soyecolombiano.com/site/nuestra-huella/huella-ecologica/mide-tu-huella.aspx

http://www.ecopetrol.com.co/especiales/calculadoraambiental/co2.html

http://calcula.mihuella.cl/

Según la página Soyecolombiano.com,  mi estilo de vida exige la capacidad regenerativa de 1.6 planetas. Es decir, que debo seguir mejorando mis hábitos de consumo, si quiero tener una vida sustentable.

Por último, la Corporación Autónoma Regional del Cesar, está realizando la campaña de posconsumo de celulares y baterías. Estos dispositivos son fabricados con elementos altamente contaminantes para el medio ambiente, por dicha razón, su disposición final debe ser segura y organizada. Apoyemos esta campaña llevando los celulares y baterías viejas a los sitios de recolección[4].

 

Diego Andrés Miranda Guzmán



[1] Constitución Política de Colombia de 1991, Título 2 - De los derechos, las garantías y los deberes, Capítulo 3: De los derechos colectivos y del ambiente, Artículo 80, (Bogotá, 1991)

Crónica ambiental
Diego Andrés Miranda

Abogado Especialista en Derecho del Medio Ambiente, Asesor en temáticas de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible. Aborda en sus artículos temas más actuales relacionados con el medio ambiente de Colombia y el Caribe.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Leonardo Boff y la idea de una paz ecológica
Leonardo Boff y la idea de una paz ecológica
“La Tierra es algo vivo y nosotros somos la Tierra”. Escuchar al teólogo Leonardo...
Diario de un pescador
Diario de un pescador
Rodrigo abre los ojos y se sienta en su lecho. A tientas, calza las chanclas que ha...
Un Jaguar es consentido en Montes de María
Un Jaguar es consentido en Montes de María
Es un individuo que despierta pasiones distintas y distantes. Algunos le temen y lo...
Biodiversidad y cacería indiscriminada en el Balcón del Cesar
Biodiversidad y cacería indiscriminada en el Balcón del Cesar
Que Colombia sea uno de los países más privilegiados en materia de biodiversidad es...
Las tuquecas de cualquier lugar
Las tuquecas de cualquier lugar
Hemidactylus mabovia. Un nombre extranjero y científico sin familiaridad entre...
.::Fiestas del 20 de enero en Sincelejo::.
.::Había una vez en Colombia... El Carnaval de Barranquilla::.