Miércoles, 13 de dic de 2017
Valledupar, Colombia.

El artista Ricardo Valbuena y la periodista Natalia Gnecco / Foto: Natalia Gnecco

“Cada cuadro tiene una vida única. A veces no sé cómo continuar, por un ataque de pasión destruyo lo que estoy pintando o eso se convierte en algo diferente hasta que el óleo encuentra su propia identidad”. Con la naturalidad que estas palabras brotan de sus labios, el artista Ricardo Valbuena nos abre las puertas a su exposición en Bogotá, abierta del 1 al 13 de diciembre en la Fundación Enrique Grau.

Este reencuentro con el público colombiano es especial para Ricardo, quien, luego de unos años de ausencia, regresa con una obra que condensa magistralmente los patrones clásicos de la naturaleza como el agua, el fuego, la tierra y el aire, toda una energía que proviene de su genio creador pero que al mismo tiempo despeja un espacio íntimo para explorar la luz, la trascendencia humana y la perfección del movimiento.

Saboreando un cappuccino en la terraza del restaurante Lina, este trotamundos por convicción, que siempre supo cómo rebuscarse para vivir dignamente de su arte en los doce países y cuatro continentes en donde fue a parar, me confiesa que estudió arquitectura y medicina en Bogotá, pero rápidamente decidió que la pintura era su camino.

El trago amargo que vivió la última vez que estuvo en Colombia a causa de la trágica muerte de su hermano, le permite ahora ver con otros ojos la realidad y mostrarnos cómo interiorizó ese episodio a través de obras como “Surrander”, “Into the light”. Suspirando me relata: “Después del suicidio de mi hermano en el cañón de Chicamocha, me nació una inspiración de verlo a él entrando hacia la luz en una pasiva contemplación de la muerte, un éxtasis existencial muy vinculado a su desaparición, que dio como resultado esta serie de pinturas”.

Prácticamente, el arte se convirtió en un bálsamo para todo su sufrimiento, debido a esa constante exploración e inclinación de asumir retos pictóricos que caracterizan a Valbuena, fue así como en los Emiratos Árabes se deleitó contemplando el contraste entre lo moderno y lo antiguo, emocionado me dice: “soy místico, me gusta ese paisaje de luz, de bosques de niebla, ese paisaje interior, la luz interna que se absorbe en el mar, algo que he podido explorar bien porque viví tanto en la Costa Oeste de Irlanda como en la de California, vislumbrando y meditando en cada paisaje”.

No es de extrañar por eso que la versatilidad de la obra de Ricardo cautive inmediatamente al espectador, de una figura perdida en la neblina, pasa a la fuerza y nobleza del caballo, concentrándose hábilmente en su galopar, como en su obra “Reflexión”, de la cual explica: “Ha sido un reto simbólico poder captar esa energía, porque siempre vemos representados a los caballos quietos, o en una pose, pero llevo años tratando de pintarlos en movimiento”.

No quiero imaginar lo que puede ser este dilema de logar un movimiento natural en una obra de arte, por eso Ricardo, con la franqueza que lo caracteriza me cuenta esta anécdota: “Cada vez que me sentía perdido, con problemas por la ténica iba a donde los maestros, ellos me revelaron sus secretos, me solía parar en frente de una obra de Rembrandt en National Gallery en Londres y le decía ¡abuelo ayúdame! Era mi dialogo en silencio”.

El dibujo es lo esencial

Captar la perfección del reflejo de la luz en el agua, es quizás otro de las maravillas que nos regala Valbuena en su nueva exposición, obras como “Sea Light” invitan a descubrir los secretos del mar, a dormir arrullados por las olas, a flotar en su inmensidady ¿qué decir de su serie “Waterfalls” de las cataratas de Hawai? que nos recuerda lo insignificante que somos ante la naturaleza salvaje.

Para sumergirse en cada uno de estos paisajes, Valbuena recurre siempre al Yoga, sonriendo me comenta: “Trabar elementos como el agua y el fuego es una exploración espiritual, he ido mucho a Hawai para captar la lava, toda esa energía, esa fuerza del agua con la imponencia de las cascadas, cataratas, columnas verticales donde penetra la luz, yo conecto mi interior con toda esa temática”.

Lo interesante es que toda esta disciplina espiritual que adquirió en la India está ligada a su formación en Colombia. Si bien su experiencia en el Asia del Sur le ha dado un toque trascendental a su obra, haber estudiado con un maestro como David Manzur también influyó notablemente en Ricardo, quien recuerda con nostalgia: “Manzur me inculcó el amor por el dibujo como la expresión más esencial del arte, tomaba el papel más barato con carboncillo hasta aprender a perfeccionar el dibujo”.

Gracias al rigor y la disciplina que le impuso el maestro Manzur, Valbuena hizo un pacto sagrado con el dibujo, al acordarse de esta época no deja de reírse y con picardía me confiesa: “En medio de mi rebeldía, pensé que debíamos cambiar toda esa rigidez a punta de aguardiente para trabajar un mural colectivo, David se enteró de la famosa parranda y me puso de patitas en la calle. Estudié año y medio, pero el maestro me despertó la pasión y la disciplina por el dibujo”.

Las anécdotas de Ricardo son innumerables, pero no  puedo pasar por alto la manera como salió del anonimato, con serenidad narra: “quise estudiar pintura pero no lo pude costear, entonces pintaba paredes, murales y logré vender mis cuadros en Londres cuando no era nadie, gracias a una amiga que presentó mi obra en Cork Street, se llevó mis dibujos y buscó las galerías. Ella fue mi mecenas,  me consiguió la primera exposición en 1985”.

Para Ricardo salir con su caballete, descalzo a observar la naturaleza, ver el sol, sentir el viento, es una rutina de nunca acabar. Siente una admiración total por la obra de Caballero, a quien considera el mejor dibujante de Colombia y no escatima adjetivos al calificar el trabajo del maestro Obregón. Para finalizar, le pregunto cuál sigue siendo el mayor reto de los artistas y, sin dudarlo un segundo, me mira fijamente y me responde: “poder vivir de tu propio arte, algo que a veces se vuelve irrealizable”.

 

Natalia Gnecco

@NataliaGnecco

 

Natalia Gnecco Blog
Natalia Gnecco

Natalia Gnecco es una periodista y comunicadora social independiente. Ganadora del Premio Literario y Periodístico Cesar Vallejo 2011 (Caracas, Venezuela). Su columna “Natalia Gnecco Blog” contiene su trabajo periodístico producido en Canadá y en Colombia sobre personajes interesantes, temas culturales, sociales y turísticos.

[Leer columna]

Artículos relacionados

De la escuela de artes a los tatuajes
De la escuela de artes a los tatuajes
En el mundo de los tatuajes no hay nada definido y hay tantos estilos como tatuadores....
Las artes del Islam en el museo del Louvre
Las artes del Islam en el museo del Louvre
  En septiembre del 2012, el Museo del Louvre abrió al público una sala de arte...
Madre e hijo demuestran su amor por el arte en Valledupar
Madre e hijo demuestran su amor por el arte en Valledupar
Thania Judith López es socióloga de profesión pero el arte ocupa un espacio importante...
Joner Rojano: “La única forma de transformar este lugar es con arte”
Joner Rojano: “La única forma de transformar este lugar es con arte”
Para un artista plástico, cada exposición representa un reencuentro con el público, un...
Se acerca el salón departamental de Artistas del Cesar 2012
Se acerca el salón departamental de Artistas del Cesar 2012
El Salón Departamental de Artistas es una ventana a la producción plástica del Cesar,...
.::Los peces en el río - Villancico típico colombiano::.
.::Feliz Navidad - Villancico típico colombiano::.