Domingo, 21 de ene de 2018
Valledupar, Colombia.

Sistema de recogida de la basura en Bogotá

Los residuos sólidos -o la basura, como usualmente los conocemos- son todos esos elementos, cosas u objetos que desechamos porque ya no los necesitamos o porque ya han llegado, para nosotros, al final de su vida útil. La disposición de los residuos sólidos ha estado en cabeza de las administraciones locales y su disposición final, ha sido históricamente, un lugar denominado botadero o relleno sanitario.

La basura no es toda igual; existen tipos de residuos que pueden ser reutilizados por sus características químicas o físicas. Como los desechos orgánicos que pueden ser utilizados para la producción de compostaje para huertas domésticas, como el papel, cartón, y sus derivados, que pueden entrar a la cadena producción nuevamente. El plástico, la madera, el caucho, el aluminio, el cobre, entre otros, son elementos que no han agotado su vida útil con el primer uso y por lo tanto se pueden seguir utilizando en los procesos de manufactura e industria, siempre que se separen.

¿Y cuál es el problema? El problema radica en que miles de personas, desconociendo la vida útil que queda en sus residuos, los mezclan y entregan para su disposición final en los basureros. Los basureros o botaderos son extensiones de terreno situados generalmente a las afueras de los centros urbanos al cual se llevan todos los residuos domésticos, ¡para siempre! Recordemos que la mayoría de nuestros desechos como el plástico y el vidrio demoran miles de años para su descomposición. Por otro lado, los desechos orgánicos mezclados y fermentados se convierten en lixiviados que contaminan las fuentes hídricas subterráneas y la calidad del suelo. Los botaderos de basura acumulan los residuos hasta que se llenan y luego hay que utilizar otro.

La separación de los residuos sólidos en la fuente o desde su origen, es una medida previa importantísima para la conservación ambiental. Al separar los residuos garantizamos que puedan ser reutilizados nuevamente en su cadena de producción. En la actualidad, Bogotá, la capital de Colombia, ha implementado de forma obligatoria la separación de los desechos domésticos en bolsas de distintos colores y la imposición de multas patrimoniales por su incumplimiento.[1] Esta medida ha sido criticada ya que el servicio de recolección de basuras recoge todas las bolsas, sin importar el color, en el mismo camión. Parecerían lógicas las críticas, pero es de tener en cuenta que una vez hecha la separación en la fuente, seguirá siendo sencillo su separación por colores, en el basurero o centro de acopio. Caso distinto si nunca se separan y se mezclan unos con otras.

Existen residuos que generan muchísimos daños a nuestro medio ambiente, por esta razón, se han calificado de peligrosos. Los residuos peligrosos son provenientes en mayor medida de las industrias, la cuales utilizan sustancias y compuestos químicos que al ser dispuestos sin el control necesario, ocasionan desastres a la naturaleza irreversibles en la mayoría de los casos. Los residuos peligrosos, lo son, gracias a unas características definidas internacionalmente y adoptadas por el marco jurídico ambiental colombiano en las siguientes; corrosividad, es decir que puede causar daño a tejidos vivos;  reactividad, es decir que reacciona al contacto con otro elemento o sustancia; explosividad; toxicidad, o capacidad de causar daños biológicos; inflamabilidad, o fuente de ignición; patogenicidad, o capacidad para causar enfermedades en humanos o animales; y la radioactividad. En Colombia, la Ley 430 de 2008 enmarca el convenio de Basilea sobre el movimiento transfronterizo de desechos peligrosos y su eliminación.[2]

Las grandes empresas, las industrias, las clínicas y hospitales, son los principales productores de desechos peligrosos en el país, por esta razón, deben implementar los mecanismos idóneos para el manejo interno de estos residuos y contar con el capital humano capacitado para dicha actividad. Garantizar la adecuada disposición de los desechos peligrosos es una obligación del Estado, de las administraciones locales y de las empresas e industrias, según el artículo 79 de la constitucional nacional, según el cual, todos tenemos derecho a gozar de un ambiente sano.

Existen desechos peligrosos que podemos tener en nuestros hogares y que indiscriminadamente los enviamos al basurero local; se trata de los desechos eléctricos y electrónicos, los cuales se deben separar adecuadamente y poner a disposición en los lugares de recolección que el Estado ha instalado para ello. Los celulares, baterías, computadores o sus partes y los demás aparatos eléctricos y/o electrónicos, son fabricados con componentes y elementos altamente contaminantes, los cuales no pueden estar en contacto directo los recursos naturales o el ambiente.

Por último, toda la basura que produce el mundo se ha venido acumulando en botaderos a cielo abierto o en el mar; llegará el momento en que la basura sea tanta que tendremos que vivir entre ella. La clave para evitar ese desastre es producir la menor basura posible y reutilizar las cosas, todas las veces posibles. De nuestros hábitos personales depende la conservación de nuestro medio ambiente. Cámbialos.

 

Diego Andrés Miranda Guzmán



[1] Ver, http://www.bogotabasuracero.com/comparendo-ambiental-empezara-a-regir-desde-el-27-noviembre/

[2] Ver, http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_0430_1998.html

Crónica ambiental
Diego Andrés Miranda

Abogado Especialista en Derecho del Medio Ambiente, Asesor en temáticas de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible. Aborda en sus artículos temas más actuales relacionados con el medio ambiente de Colombia y el Caribe.

[Leer columna]

Artículos relacionados

La minería de hecho: ¿Un peligro para Colombia?
La minería de hecho: ¿Un peligro para Colombia?
Ante el crecimiento del sector minero en el Cesar, la Fundación Universitaria Area...
Bioconstrucción, bioclimática y ecoarquitectura en Valledupar
Bioconstrucción, bioclimática y ecoarquitectura en Valledupar
En el marco del Primer Curso Internacional de Bioconstrucción organizado en...
Cuando el bosque arde, se apaga la vida
Cuando el bosque arde, se apaga la vida
La sentencia es literal. Millones de hectáreas de bosque en el mundo están siendo...
El uso responsable de la electricidad, una historia que empieza por casa
El uso responsable de la electricidad, una historia que empieza por casa
¿A usted se le olvida a menudo  la luz de su habitación prendida durante el día? ¿Deja...
¿Dónde está el guaco, que ya no anuncia las lluvias?
¿Dónde está el guaco, que ya no anuncia las lluvias?
Son las cinco de la tarde. En un extremo del cerro frente a su casa, Anais ve que se...
.::Fiestas del 20 de enero en Sincelejo::.
.::Había una vez en Colombia... El Carnaval de Barranquilla::.