Sábado, 18 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

Adiel Zambrano / Foto: Juan Rincón Vanegas

En Chimichagua –pueblo de las playas de amor y lugar donde el que nace Dios le multiplica las bendiciones– vive desde siempre Adiel Alfonso Zambrano Arias, el hombre que marca sus pasos con unas muletas y que, durante la mayoría de sus 58 años, se ha dedicado a escribir poesía narrativa, que lleva de su puño y letra a hojas de cuaderno las que guarda como su mayor tesoro.

Sus poemas tienen una particularidad ya que remplaza las palabras que comienzan con la letra C por la K. “La idea es recuperar la K y pongo mis poemas al servicio de esa causa. Esto viene del idioma ladino donde se utiliza la K por la C, una mezcla de español con judío”.

Entonces, hizo una extensa argumentación. Se metió en el intríngulis de los promotores del modernismo para que fluyera la parafernalia de este acontecimiento literario. Después, preguntó si había entendido porque, de lo contario, estaba dispuesto a dar una explicación más profunda.

Al aprobársele su tesis ‘Kasista’, puso un ejemplo con uno de sus más de mil poemas.

Koncédeme-¡oh, Dios!-

la gracia de un verso

que abra kamino al alma.

bajo el palmar, el rumor

alegre la korriente del agua.

Ese kanto, ése  korrer, esos bríos.

El día se llenó de pájaros

su kanto es la salmodia,

el kanto de acción de gracias.

En kada tejido

en kada rincón

en kada verso,

está viva mi palabra.

Aunque el universo

komo el hombre,

tomen otros rumbos

no se apaga la palabra.

Mi palabra que existe

komo existe mi karne

absorbida de olvido.

El amor de Adiel Zambrano por la literatura comenzó al escribir una buena cantidad de cuentos. Su hermana Claribel encontró en el lugar equivocado esas hojas, pensó que no servían y las quemó.

Todo eso dio un viraje y como se había dedicado por varios años a leer a Francisco de Quevedo, Pablo Neruda, Oscar Wilde y Mario Benedetti, entre otros, se montó en el caballo de la poesía y no se ha bajado nunca a pesar de los rechazos, indiferencias y nulo apoyo a su obra.

“Me puse a darle mente a la idea de pasar de los cuentos a la poesía y, como tengo bien entendido que los dioses regalan los primeros versos, después vino el trabajo de darle forma a todo. Antes de sacarlos al ruedo les hago la maduración necesaria para que tengan la aceptación ideal”.

Alguien, que viene de la kalle

o del otro lado del tiempo.

Alguien que a las primeras luces,

se asoma-toca a la puerta-

la mano de mi verso,

toca a mi korazón

apresurado de deseos.

Algo toca a mi puerta…

mis pobres versos tristes,

komo tardes de pueblos.

Yo me asomo

a la vida de los días

komo fruta madura

que kae al suelo.

Seguidamente, Adiel Zambrano, el poeta de la K, hace varias precisiones. “Antes, estaba cabellón y barbón, pero me quité todo eso para que la inspiración pudiera aterrizar bien. No tengo mujer, ni tampoco hijos. Solamente le pido a Dios que no me quite la vida para ver el producto de mi trabajo y poder descansar en paz con la poesía. Que mi poesía vea la luz, que mi poesía deje huellas. La poesía es como un hijo que pare el sentimiento y lo arrulla la inspiración”.

Al dar la explicación cambia de semblante, se pone sentimental, agacha la cabeza, no llora, piensa y, al cabo de un rato, declara: “Vivo de los buenos corazones, no tengo de qué vivir. Vivo con mi mamá Mariela Arias. Sufro de parálisis cerebral parcial que afectó mi sistema psicomotor. Soy un milagro de Dios”.

Ante esta realidad palpable del hombre que con su esfuerzo ha logrado mostrar su talento, no hay otra alternativa que darle la mano y hacer realidad su sueño.

Señor Gobernador Luis Alberto Monsalvo, éste es un llamado para que ponga A Salvo la poesía de Adiel Zambrano.

Poema… Delicioso suspirar

poema, olor de poma rosa

en un bosque de Eucalipto.

Allá en el fondo,

el sonar del agua

exorciza - korre libre-

por la tierra - la tierra kanta-

poema, sensibilidad, ternura…

Un poema es un misterio

la materialización del alma.

Poema, suave textura

que roza nuestras manos

sobre la piel del fruto.

La despedida del poeta

Adiel Alfonso Zambrano Arias, seguirá siendo el dueño de la letra K, y no se cansa de añorar que sus poemas sean plasmados en un libro, cuyo nombre ya lo tiene listo.

Al despedirse, cuando la tarde agonizaba y la luna quería dar las buenas noches, recalcó que no iba a olvidar la amena charla que le recordaron esas viejas tertulias donde las letras encontraban suprema compañía. “Esto no puede quedar en el tintero”, recalcó.

Se subió incómodamente a un ‘bicitaxi’ cuyo conductor se ofreció para llevarlo gratis al barrio Villa Esther. Se fue contento de narrar su historia de vida, pero cuando iba a pocos metros asomó su cabeza y dijo a plena voz: “Juancho, si tocas la mente, el cuerpo la sigue solo”. Adiel, nació para estar al servicio de las letras.

Esta es la crónica que siempre quise escribir con los dedos del alma porque desde muy joven el bardo Chimichaguero hizo posible que convirtiéramos las poesías, los cuentos, las crónicas y los relatos en la más grande diversión del cerebro y su mayor interés fue darnos lecciones de vida al lado de los libros.

Por eso nunca olvidaré esas noches oscuras y eternas en la Chimichagua de ayer, donde, alumbrados por un mechón, Adiel Zambrano declamaba a palo seco:

Si algún día me ves triste no me digas nada, solo quiéreme.

Si me encuentras en la soledad de la oscura noche, no me preguntes nada, solo acompáñame.

Si me miras y no te miro no pienses nada, compréndeme.

Si lo que necesitas es amor no tengas miedo, ámame.

Pero si alguna vez dejaras de quererme no me digas nada.

Recuérdame.

 

Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

Cultivo de folclor vallenato
Juan Rincón Vanegas

Periodista, escritor y cronista, natural de Chimichagua, Cesar y ganador de distintos premios de periodismo con historias del folclor vallenato y sus distintos personajes. Actualmente se desempeña como Jefe de Prensa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.

[Leer columna]

Artículos relacionados

El pirómano renovador
El pirómano renovador
En Sagarriga de La Candelaria todo andaba bien. El año había culminado y sus...
Philip Roth o el retrato del mundo tal cual
Philip Roth o el retrato del mundo tal cual
Escapar de la pobreza es como escapar de la maldición; sin embargo, Herman Roth creía...
“La poesía es vida”: Holmes Pinto
“La poesía es vida”: Holmes Pinto
La poesía puede ser un modo eficaz de transmitir mensajes didácticos y valores. Una...
El lenguaje de James Joyce: exilio de la palabra
El lenguaje de James Joyce: exilio de la palabra
Hay algo superficialmente ingenuo en los personajes que pueblan Exiles, la única obra...
Tres Marías
Tres Marías
  No quería ver a Alejandra. Pensaba que sólo se necesitaba un poco de suerte y...
.::La Parranda Vallenata: un rito de amistad::.
.::La arepa de queso: una delicia vallenata::.