Martes, 12 de dic de 2017
Valledupar, Colombia.
Error
  • JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING

Jorge Eliécer Gaitán y Darío Echandía

Fue la pregunta que realizó Darío Echandía el 9 de abril de 1948 en medio del llamado bogotazo, cuando se le pidió que liderara un movimiento para tumbar a Mariano Ospina Pérez, quien gobernaba el país en momento del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán.

Muchos lo cuestionaron por tan absurda pregunta; pero quizás no analizaron detenidamente la profundidad de su interrogante, en momentos en que el país se iniciaba una crisis política y hasta el momento no se estaban previendo las consecuencias; como ocurre en este país, él sería el Sancho Panza y los demás embaucadores encarnarían al Quijote.

En la actualidad, muchos sí conocen y saben para qué sirve el poder, varios de nuestros representantes políticos lo han utilizado para satisfacer sus vanidades y muy poco para liderar cambios que favorezcan a toda una comunidad ávida de desarrollo y soluciones efectivas al bienestar común.

Este mismo interrogante, en la actualidad, es necesario que se lo realicen científicos, políticos, organismos no gubernamentales, deportistas, docentes, artistas; en fin todo aquel que gracias a su poder adquirido por el rol en el que se desenvuelve puede interceder para que, por ejemplo, se tenga en cuenta a su comunidad, o viendo el caso de nuestro extinto escritor Gabriel García Márquez, que fue duramente cuestionado porque algunos consideraron que no utilizó sus influencias para generar desarrollo en su ciudad de nacimiento como lo es Aracataca, ya que el gobierno central no miraba hacia las necesidades de la tierra del escritor, y de pronto con un guiño de “Gabo” pues se encontrarían prontas soluciones.  

El poder ¿para qué?, pues para generar cordialidad, desarrollo, paz, consecución de leyes, bienestar para los pueblos y para hacer a un lado los obstáculos que impiden el crecimiento económico de nuestro país. Es la visión que debería encarnar toda aquella persona que pretende llegar a alcanzar una curul en el Congreso de la República, concejo, alcalde, diputado o desenvolverse en su profesión. Mostrar desde una representación significativa la puesta en práctica de su capacidad de  gestión saliéndose un poco del egocentrismo que en muchos casos quiere apoderarse de los pensamientos sanos y sinceros de los que quieren utilizar el poder para generar desarrollo y productividad en el ámbito en el que se ocupe.  

El poder de conmover masas, de liderar cambios en la orientación de jóvenes que desde los análisis de la cotidianidad se apropian de la razón de realizar un mejor proyecto de vida siempre y cuando se está yendo por el camino equivocado; hoy la capacidad del docente como guía y orientador debe estar más próxima a los medios de persuasión como modelo de su quehacer pedagógico en el cual redunde más la confianza y el afecto sin desconectarse del carácter primordial que impida que el joven abuse de la confianza y mal interprete la orientación del docente.

De todas formas un poder bien administrado en provecho de cambio, enfocado a complacer los afanes de desespero producto de un mal enfoque, es lo que a la final permitirá sociedades más justas; con políticos reales que interpreten la esencia del arte de la política, que proyecten con eficacia y no con improvisaciones que los hacen soñar con las riquezas a costa de las necesidades de toda una comunidad, con justicia social no morirán más niños por desnutrición, no existirían más comunidades consumiendo agua no potable, mermaría la abrumadora cantidad de atracos y fleteos, más atención a los dependientes de las drogas alucinógenas que por problemas de adicción acuden a ellas.

Pensemos el poder. El poder sirve para generar cambios reales y justos, lo mejor de todo es que los que manejan los hilos de la miseria se hacen los inocentes al momento de cuestionárseles en medio del manejo del poder.

 

Luis Alcides Aguilar P.

 

Buscando
Luis Alcides Aguilar Pérez

Luis Alcides Aguilar Pérez (Chiriguaná- Cesar). Lic. En Ciencias Sociales de la Universidad del Magdalena. Docente de secundaria. Fiel enamorado del arte de escribir. Publicaciones: La Múcura de Parménides – Compendio de cuentos, poesías y reflexiones; Sueños de libertad – Cuentos, poemas y diez reflexiones; Chiriguaná. Historia y Cultura. Novela inédita “¡Y la culpa no es de Dios!”

[Leer columna]

Artículos relacionados

Editorial: La inevitable relación entre academia y música vallenata
Editorial: La inevitable relación entre academia y música vallenata
El pasado fin de semana fue de gran relevancia para el folclor y la música vallenata....
El Festival como política pública
El Festival como política pública
La eterna discusión sobre si es mejor un festival organizado por la empresa privada o...
La política y la mentira
La política y la mentira
La política, que debería ser el arte de servir a las gentes, se ha convertido en el...
Otra anécdota de Diomedes
Otra anécdota de Diomedes
En el vasto anecdotario del folclor vallenato, destaca el protagonismo del Cacique de...
La niñez, un tesoro inapreciable
La niñez, un tesoro inapreciable
La constitución política consagra la prevalencia de los derechos de los niños sobre...
.::Los peces en el río - Villancico típico colombiano::.
.::Feliz Navidad - Villancico típico colombiano::.