Sábado, 29 de abr de 2017
Valledupar, Colombia.

Como docente, en más de una ocasión he notado que en un alto porcentaje, los educandos están interesados en el conocimiento solo por el momento, el conocimiento acerca del tema tratado para, en un instante de evaluación, obtener una nota que le signifique, quizás según él, su único objetivo de estar en el colegio.

Muchos a pesar de conocer previamente lo que se quiere alcanzar con el desarrollo de la clase, según el logro propuesto, la competencia a desarrollar, no son conscientes “aparentemente” sobre la real importancia de su participación en la compleja necesidad de cimentar unos conocimientos básicos para adquirir destrezas, para bien de su desarrollo en su vida cotidiana, en la casa, en el colegio, calle o universidad.

Según el profesor Robert Swartz, profesor emérito de la Universidad de Massachusetts (EEUU), dice: “El sistema de evaluaciones escolares puede probar puntualmente la memoria del alumnado, pero no muestra su inteligencia y creatividad y tampoco contribuye a su desarrollo.” También es necesario comprender que la monotonía en el desarrollo de un marcado seguimiento al texto o clase del momento sin experimentar o ensayar la aplicación (significar con ejemplos, etc.) del contenido con la puesta en práctica o la realidad del desenvolvimiento de lo orientado, para bien del manejo en la vida diaria del educando, ocasiona un desinterés en el joven por los temas tratados, este aspecto es sabido por los docentes sin necesidad de reseñarlo en un marco especial.

Es atrevido tratar de insinuar que un docente no esté fundamentando en los educandos el liderazgo; capacidad que permitirá a los jóvenes de hoy ser los profesionales o gobernantes del futuro. Este accionar está ligado al interés del joven, interés que en nuestro medio está un poco absorbido por otros intereses los cuales el educando considera más provechoso, hoy en día, muchas veces lo orienta a una sección de chat por internet en el aula de clases y en medio de una clase; con la ayuda de su celular, tratando, algunas veces de esquivar la mira del docente para evitar una posible llamada de atención. Agregando también el desinterés por la lectura, el debate, las disertaciones y el desarrollo de su creatividad, la misma que el joven quiere aplicar a su manera en su tiempo y bajo sus condiciones, desconociendo que se encuentra en una Institución diferente a aquellas en donde se orienta con currículum abiertos donde el educando escoge como ocupa su tiempo.

En la actualidad una de las políticas del Ministerio de Educación en Colombia es el desarrollo de las “Tecnologías de la información y la comunicación” (TIC) las cuales por el avance tecnológico han tomado un papel muy significativo en la sociedad y lógicamente la academia no podría apartarse de su implementación como mecanismo que ayude liderar o generar cambios en bien de la expansión del conocimiento y la interactividad utilizando herramientas como páginas web, correo electrónico, foros, mensajería instantánea, videoconferencias, blogs, etc. Respecto a lo anterior desde un punto de análisis; Robert Swartz afirma: “Las tecnologías han permitido abrir nuevas ventanas al conocimiento y constituyen una "verdadera revolución", por lo que el papel del profesorado está cambiando y debe adecuarse también a proporcionar "referencias" para que los alumnos puedan distinguir por sí mismos, porque "deben ser conscientes de que en internet cualquiera puede poner lo que quiera".

El docente actual necesariamente debe ir de la mano con los nuevos enfoques pedagógicos, nuevos desde el punto de vista de la utilización de herramientas que nos permitirán un avance en la complejidad del saber, ya que los modelos pedagógicos que la mayoría de docentes implementamos están basados en las concepciones expuestas por los ya conocidos Montesori, Piaget, Bacon, y otros que por tanto que intentemos profundizar más, vamos a encontrar mucho de lo que ellos exponían como manera de ir comprendiendo en un ideal de enseñanza y orientación indicadas para el desarrollo de la labor docente y la aplicación en la educación. Una significativa parte en los aspectos del proceso de orientación de los jóvenes educandos están sujetas a la disposición del docente en su quehacer pedagógico, y así como existen alumnos con poca disposición para atender su clase, también existen profesores fuera del enfoque de su verdadera misión, sería poco razonable, no reconocer que también tenemos nuestros errores o falencias metodológicas en la enseñanza aprendizaje, en ciertos momentos nos quedamos dormidos en los laureles.

De igual manera es oportuno dar reconocimiento a muchos educando que siempre han estado dispuestos a comprender sobre la necesidad de su desempeño en las exposiciones, debates, toma de decisiones, y otras prácticas que él en su razonamiento comprende que son aspectos básicos que en el diario vivir encontrará el espacio ideal para poner en función lo que ha ido desarrollando en su colegio, como; la manera de expresarse ante su comunidad, cimentado gracias a sus exposiciones en clases, la orientación personal o a su comunidad sobre redactar una petición ante un determinado ente gubernamental para exigir sus derechos y así sucesivamente va dándose cuenta que su aptitud de estudiante aplicado es ganancia para su crecimiento intelectual, personal, cultural y social.

También es de examinar que muchas veces algunas Instituciones tienen prioridad en preparar al joven para unas pruebas, confundiéndose el interés en prepararlo u orientarlo en realidad para que se desenvuelva en la vida diaria; además es factible comprender que con jóvenes con fundamentación de liderazgo y autonomía, se forman personas dispuestas a desenvolverse, actuar y aportar para desarrollar pruebas que le permitan alcanzar sus objetivos o sueños.

Dentro de las posibles estrategias de solución al problema, podríamos considerar los siguientes aspectos:

1-. Un compromiso real de los padres o acudientes, con respecto a su acudido.

2-. Incentivos de parte del docente, partiendo de su rol de orientador.

3-. Constantes motivaciones por parte de la comunidad educativa.

4-. Afianzar el interés por la lectura crítica en el momento adecuado y buscar a través de ella la comprensión profunda.

5-. Compromiso del educando consigo mismo y en su razonar necesario, en la participación en el desarrollo de actividades y su disciplina.

6-. Desarrollo de clases con actividades activas participativas.

7-. Descentralizar algunos procesos de clases (salir del aula) en determinadas acciones pedagógicas.

8-. Realización de concursos o muestra de su creatividad a través de la oratoria, redacción de ensayos, cuentos, crónicas. Lógicamente en lo relativo a la materia del momento.

9-. Concederle responsabilidades al educando (monitor, organizador de eventos, entre otros).

10-. Fortalecer el valor de la solidaridad. Despertar el espíritu investigativo; ejemplo, consultas sobre la historia local, cultura, etc., o lo respectivo a la asignatura tratada.

Lógicamente al tratar cada uno de los anteriores aspectos se realizarán actividades que a través del progreso de un tema en particular se incorporarían acciones enfocadas a la búsqueda de ir acercando al educando a la necesidad imperante de ser parte activa de un componente que lo incite o invite realizar un aporte que le signifique el reconocimiento a su gestión intelectual.

De acuerdo a ciertas condiciones del medio en el que se desenvuelve el joven: sentido de pertenencia, de interés particular, de situaciones de indisciplina, unidad familiar, de condiciones sociales; es un reto liderar fundamentaciones masivas que busquen afianzar el sentido de liderazgo en nuestros jóvenes, desde la perspectiva de un ideal de contar en el futuro con personas que asuman desafíos y permitirse una sociedad más justa, solidaria con un gran sentido de la responsabilidad afinando su arma intelectual y social para vivir en paz y en procura de un desarrollo sostenible.

 

Luis Alcides Aguilar P.

Buscando
Luis Alcides Aguilar Pérez

Luis Alcides Aguilar Pérez (Chiriguaná- Cesar). Lic. En Ciencias Sociales de la Universidad del Magdalena. Docente de secundaria. Fiel enamorado del arte de escribir. Publicaciones: La Múcura de Parménides – Compendio de cuentos, poesías y reflexiones, Sueños de libertad – Cuentos, poemas y diez reflexiones.

[Leer columna]

Artículos relacionados

“El primer requisito en el mundo es saber inglés”
“El primer requisito en el mundo es saber inglés”
En esta espiral de crecimiento que conoce Colombia, se nos habla a menudo de apertura...
La Primera Escuela de Liderazgo de mujeres del Cesar, en acción
La Primera Escuela de Liderazgo de mujeres del Cesar, en acción
La semana pasada dio inicio a uno de los grandes planes de formación de la Gobernación...
Educación, la cenicienta hoy se viste de gala
Educación, la cenicienta hoy se viste de gala
Por estos días la Educación deja de ser la cenicienta y se convierte en la niña...
Orlando Saavedra y el reto constante de ser útil a la sociedad
Orlando Saavedra y el reto constante de ser útil a la sociedad
Desde hace un año y cuatro meses, Orlando Saavedra se desempeña como director...
Argentina: un destino preciado por los estudiantes colombianos
Argentina: un destino preciado por los estudiantes colombianos
Estudiar al extranjero abre horizontes y enriquece la hoja de vida. Esta opción seduce...
.::Homenaje al Festival vallenato::.
.::Orígenes del Festival Vallenato::.