Domingo, 24 de sep de 2017
Valledupar, Colombia.

Diego Rivero / Foto: Samny Sarabia

Contrario a lo que muchos pensarían, la primera ópera vallenata creada en la historia musical  de Colombia se estrenará primero en el viejo continente que en su lugar de nacimiento.

‘Hoy, desde el origen’ es el título de esta obra dramática musical que se presentará el 22 de enero de 2016 en la localidad de Monachil, provincia de Granada, España. En el teatro ‘Príncipe Felipe’ ante más de 500 personas, se interpretará durante  45 minutos el sueño realizado del violinista Diego Rivero Galvis, un santandereano que llegó hace tres años a Valledupar a abrirse nuevos  camino en la música.

La idea de la creación y realización de una ópera que representara los orígenes y los cuatro aíres del folclor de Alejo Durán nació en el 2012 cuando el licenciado en música, Diego Rivero, pisó tierras vallenatas. Seducido por la musicalidad de la región y la gran cosecha de músicos, contempló la posibilidad de expandir el vallenato y sus ritmos al mundo; mostrándolo en un formato sinfónico, diferente al tradicional, que fuera  comprensible para que otros músicos lo pudieran tocar con partituras.

Sin embargo, esa armonía que arropa a la gran región vallenata y la naturalidad de sus músicos no era suficiente para ver materializada su idea. Se necesitaban  intérpretes que tuvieran un manejo y un diseño metodológico amplio. Tocaba poco a poco ir construyendo académicamente, una estructura fuerte con mucho peso a la hora de interpretar los diferentes instrumentos, lo cual requería mucho tiempo y dinero.

Después de dedicarse entre otros proyectos, a la dirección de la Orquesta Sinfónica de Batuta en Valledupar, a la creación del Quinteto de cuerdas ‘Francisco el hombre’ y al posicionamiento de su banda de rock USB, en octubre de 2014, el joven músico coincide en un recital de poesía realizado en Valledupar con Ivonne Sánchez Barea, una poeta nacida en Nueva York, nacionalizada en Colombia y actualmente residente en España; quien se convertiría en la cómplice ideal para concretar uno de sus propósitos más ambiciosos del momento.

Luego de conversaciones y acuerdos por correo electrónico y Skype, Ivonne emprende una investigación juiciosa por varias bibliotecas, entrevistas con personajes y recorriendo lugares emblemáticos de la ciudad de los Santos Reyes, surgen los textos originales de ‘Hoy, desde el origen’, representados en ocho actos escritos por la poeta a quien también se le deben las gestiones para la presentación de la ópera vallenata en España. Con los textos de Ivonne Sánchez, la dirección editorial y musical de Diego Rivero, hacía falta un elemento, la dirección de arte, es así como el actor Boris Serrano se suma al proyecto para aportar sus conocimientos y experiencia a esta gran iniciativa.

El libreto de la obra empieza por narrar el inicio del mundo, de cómo los elementos de la naturaleza se mezclan para darle vida a lo que hoy es Valledupar. Desde sus pájaros y plantas características, relatos representativos como los del Cacique Upar y Cervantes, el mito de la sirenita, entre muchos otros, se contextualiza la  tradición vallenata conservando sus elementos históricos.

Una verdadera fiesta vallenata se vivirá a cargo de los cerca de 40 músicos del coro y la orquesta que realizará la primera presentación de la ópera en Monachil, de los cuales solo Diego Rivero es cuota colombiana, el resto son todos españoles, de lejanos orígenes dirían muchos pero cobijados al igual que los vallenatos por una extensa e imponente Sierra Nevada. Sin duda, la realización de este evento es un logro más para el vallenato que poco a poco y gracias a su grandeza, se hace más universal.

Diego es enfático es resaltar que la ópera está pensada para montarse en Valledupar y para que la gente de aquí la toque. Su deseo es que  este tipo de proyectos se acoja con la misma efusividad y agrado con que lo hizo la localidad de Monachil y su alcalde, el señor José Morales Morales; quien envió unas comunicaciones a su similar de Valledupar, Fredy Socarras Reales,  al Gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo Gnecco y al Decano de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Popular del Cesar, Efraín Quintero Molina expresándoles su complacencia por el intercambio cultural logrado y dejando abierta la posibilidad de hacer nuevos en el futuro.

Por otro lado y sin salirnos del tema, la noticia de la declaratoria del vallenato tradicional como patrimonio inmaterial y cultural de la humanidad, realizada por la UNESCO para salvaguardar esta expresión ancestral llega en buen momento para este ambicioso proyecto, ya que el propósito es que resuenen los acordes y ritmos propios de la región en el mundo, y con esto no se estaría irrespetando el legado realizado por los juglares vallenatos, al contrario, se engalanaría y se haría más universal.

Según las palabras de Rivero Galvis “el vallenato en su esencia tiene una estructura musical que lo define como tal y tiene sus instrumentos característicos pero la música no pierde su esencia al tocarse con otro instrumento. Obviamente, pierde un poco su textura pero si se toca desde el origen, pensándolo a partir de las situaciones y vivencias propias del pueblo, de su gente, de su movimiento y su cultura se mantiene su naturaleza y no deja de ser vallenato”. 

Mientras tanto, los que conocen previo a este artículo el proyecto de la ópera vallenata, ya se imaginan y anhelan su realización en Valledupar. Y como hay que ser justos y consecuentes con la historia, no podría hacerse en un lugar diferente a la legendaria plaza Alfonso López y su tarima ‘Francisco el hombre’, porque según su creador, la pieza puede ser realizada en campo abierto siempre y cuando se cuente con los requerimientos técnicos adecuados.

No es algo imposible de realizar, en una primera etapa se necesitarían mínimo cuatro violines, dos violas, dos violonchelos, un contrabajo, una flauta, dos clarinetes, dos gaitas (hembra y macho), una batería, una guitarra acústica, un bajo eléctrico, y por supuesto, una caja, una guacharaca y tres acordeones: dos diatónicos y uno cromático. El apoyo a la implementación de esta propuesta y a su difusión, una tarea que cómodamente podrían realizar conjuntamente los nuevos directores de cultura de Valledupar y el Cesar.

 

Samny Sarabia

 

Artículos relacionados

La noche que Gabo cantó vallenatos
La noche que Gabo cantó vallenatos
La noche del sábado 2 de mayo de 1992, debajo de la tarima Francisco El Hombre de la...
Un Rey Vallenato en el Mundial de Brasil
Un Rey Vallenato en el Mundial de Brasil
En los últimos años, el Rey Vallenato 2001, Álvaro Meza Reales –conocido también como...
El tamborito panameño
El tamborito panameño
Siempre se ha sostenido que entre las necesidades esenciales del hombre se encuentra...
Gustavo Gutiérrez: “Hay que cantarle al amor”
Gustavo Gutiérrez: “Hay que cantarle al amor”
Nacido un 12 de septiembre, en frente del Santo Ecce Homo, Gustavo Gutiérrez es uno de...
Mandy Pulido: “Decidí seguir la trayectoria de mi papá”
Mandy Pulido: “Decidí seguir la trayectoria de mi papá”
Su nombre suena con frecuencia en las emisoras de Valledupar. Es el fenómeno más joven...
.::Cortometraje - Nomofobia::.
.::Conversación con Alvaro Mutis - Uno no es de donde nació...::.