Martes, 19 de sep de 2017
Valledupar, Colombia.

César Bustamante Vides Siempre lo he conocido como una persona inquieta, amante de su trabajo, amigo de sus amigos y un personaje muy significativo para la Chiriguaná de viejos tiempos y la actual.

Un  inquisidor en la búsqueda de la verdad en la solución de los problemas en los equipos electrónicos que llegaban a su taller para darle arreglo total y el cliente regresaba contento a su casa.

Dentro de sus amigos se encontraban los difuntos Julio Morales un inquieto personaje experto en reparación de radiadores de carros y otros arreglos en soldadura, y Joaquín Aguilar, un electricista empírico consagrado a su labor.

A “checha” como le dicen sus amigos; hoy he querido, a través de estos escritos realizarle un pequeño homenaje, a su tesón de visionario y un hombre de sueños como sus actos lo han demostrado.

Nació el 4 de enero de 1936 en Chimichagua, Magdalena, hoy Cesar. Hijo de Enrique Bustamante Mancilla y Dolores Rebeca Vides Royero. Realizó sus estudios primarios en Chimichagua hasta el curso tercero, viajando después a El Banco, Magdalena, donde cursó el  cuarto en el Instituto San Javier, y el quinto en el Liceo Colombiano.

Su curiosidad por conocer el funcionamiento de algunos objetos, como linternas de 6 voltios, diseñadas por grandes empresas, mimas que desarmaba, para idear después un mecanismo que se adaptara a carros de juguetes de madera colocándoles luces que interactuaran con su movimiento y frenado o al detenerse, hace que se interese por el estudio de la electrónica; la que inicia por correspondencia en la National School, de San Francisco, California -Estados Unidos-, el material de estudio se enviaba desde San Francisco a Bogotá y desde allí era enviado a los pueblos del país en donde existían los estudiantes.

Don César llega a Chiriguaná por la vía del río Cesar en el año de 1956. Consagrado como uno de los primeros técnicos, comienza a tener clientela y es así que surgen  en el pueblo los primeros picó o equipos de sonido muy apreciados por los dueños de negocios de cantinas de ese entonces para amenizar la venta de productos propios de estos locales.

En Chiriguaná conoce a su esposa doña Graciela Mejía Martínez, de cuya unión existen siete hijos, y siete más por fuera del matrimonio –diez hembras y cuatro varones-.

En 1959 crea una emisora local con ayuda de una bocina metálica suspendida a una altura de diez metros y con la asistencia de  un amplificador de audio de 35 vatios. Las personas del pueblo escuchaban música, dedicatorias y otros aspectos que tienen que ver con la comunicación.

En 1960 funda la primera emisora del centro del hoy departamento del Cesar, La Voz de Chiriguaná, esta emisora en su desarrollo tuvo muchas interrupciones motivadas por la falta de documentos que le permitiera ser legal; pero de igual manera su accionar en algunos casos fue fortuito, ya que el proceso de legalización era muy costoso. Tres años después de la creación de La Voz de Chiriguaná es cuando surge en Valledupar Radio Guatapurí.

César Bustamante, es el mismo que ayudó al hoy famoso Galy Galiano, en sus inicios de cantante; para acondicionar el parlante de un radio viejo y convertirlo  en un amplificador adaptado a un bajo artesanal, con el cual  Galy comenzó a imitar las notas musicales de las canciones de Alfredo Gutiérrez y Calixto Ochoa que reproducía una radiola.

Este amigo, además de  los sueños y la perseverancia, le ha permitido que en 1997 la Voz de Chiriguaná surja legalmente para convertirse en un medio que  presta un gran servicio local, como a las comunidades vecinas. Además, se ha convertido en una escuela de formación ya que por sus micrófonos han pasado muchos jóvenes, mujeres y hombres, interesados por el periodismo o locución.

 

Luis Alcides Aguilar P. 

Buscando
Luis Alcides Aguilar Pérez

Luis Alcides Aguilar Pérez (Chiriguaná- Cesar). Lic. En Ciencias Sociales de la Universidad del Magdalena. Docente de secundaria. Fiel enamorado del arte de escribir. Publicaciones: La Múcura de Parménides – Compendio de cuentos, poesías y reflexiones; Sueños de libertad – Cuentos, poemas y diez reflexiones; Chiriguaná. Historia y Cultura. Novela inédita “¡Y la culpa no es de Dios!”

[Leer columna]

Artículos relacionados

Editorial: Desarrollar el hábito de la lectura en vacaciones
Editorial: Desarrollar el hábito de la lectura en vacaciones
La promoción de la lectura desde la infancia ha sido en estos últimos cinco años una...
El bravo pueblo
El bravo pueblo
“Ha triunfado la Constitución y la democracia”, dijo Nicolás Maduro cuando pareció...
Malditos los que se roban la plata de las vías
Malditos los que se roban la plata de las vías
  Respecto al doloroso suceso donde perdió la vida el Gran Martín Elías, hecho muy...
La paz no se firma, se firman los acuerdos
La paz no se firma, se firman los acuerdos
El hecho histórico de haber firmado la paz con la guerrilla, como lo anunciaron...
¡Canta conmigo!
¡Canta conmigo!
Sin precisar el año, me asiste el recuerdo de la Casa de la Cultura Cecilia Caballero...
.::Patrimonio cultural - Crónicas del Caribe::.
.::Documental - ¿De quién es la salsa?::.