Miércoles, 16 de ago de 2017
Valledupar, Colombia.

Es increíble la cantidad de límites que los seres humanos tenemos en nuestra mente y, en la mayoría de las veces, son límites impuestos por nosotros mismos.

Los límites son barreras, demarcaciones, líneas, muros, paredes, obstáculos insalvables que nos restringen y que, aunque no son reales, tienen un poder incalculable en la mente de los seres humanos que les impiden actuar con fluidez en muchos aspectos de su vida.

¿De dónde salen?, ¿quién los define?, ¿por qué se dan dichos límites? Estos tienen muchas causas pero tienen que ver con los pensamientos y las percepciones que cada persona tiene de sí misma y de sus capacidades, más que de las circunstancias externas o el entorno que lo rodea, porque los pensamientos son los que nos definen.

La mente ejerce un enorme poder sobre nosotros porque es la que nos define como personas diciéndonos lo que somos, aunque a veces lo que nos dice no sea verdad. ¿Por qué? Porque ella nos puede estar mintiendo haciéndonos creer que somos algo que en realidad no somos. Sin embargo, esa percepción es la que nuestra mente ha aprendido y es la que nos enseña sin importar si es verdad o no, porque ella también puede haber sido engañada.

En otras palabras, la mente puede ser condicionada a ciertos conceptos, ideas y comportamientos limitantes aprendidos a través de nuestra vida y de nuestras malas experiencias que nos marcan de una manera desfavorable, haciéndonos creer que somos incapaces para alcanzar ciertas tareas o destrezas.

Una vez que estos conceptos limitantes se aprenden son reforzados por nuestra mente hasta convertirse en una verdad irrefutable que nos define y que nos dice a diario “tú no puedes” o “eso es imposible” o “no lo vas a lograr”, haciendo que en verdad sea imposible para nosotros alcanzar lo que queremos. Sin embargo, como son aprendidos pueden ser también cambiados y reemplazados por conceptos positivos.

Aunque no es tarea fácil, estas percepciones o conceptos negativos pueden cambiarse si lo hacemos con mucha consistencia, determinación y perseverancia porque se trata de cambiar malos hábitos por buenos. Recuerde que no es lo mismo escribir sobre un plano vacío, a tener que borrar algo y reescribir sobre él.

Sin embargo, es posible superar esos límites que entorpecen nuestro crecimiento, reforzando la confianza en nosotros mismos y permitiendo desarrollar firmemente ese grande y maravilloso potencial con el que hemos sido creados todos. A continuación, un texto de Gary Ryan Blair, escritor, motivador y conferencista establecido en la Florida quien nos enseña a ir más allá de nuestras limitaciones:

¡Piensa en grande!

“Conseguimos lo que creemos que tenemos la habilidad de conseguir. Levanta la barra, aumenta la apuesta, estírate, ve por más, ¡cava más profundo!

Nos traicionamos volando demasiado a ras del suelo, no nos permitimos atrevernos a nuevas alturas. Enfócate en tus posibilidades, no en tus limitaciones. Atreverse a nuevas alturas significa empujar hasta superar tus límites mentales. Explora tu mente en busca de virus y deshazte de ellos.

Si cambias tu manera de pensar, puedes multiplicar tu rendimiento. Permite a tus deseos guiarte, más que a tus miedos. En lugar de discutir sobre tus limitaciones, encuentra las formas de apoyar tu verdadero potencial. Declarale la guerra a tus límites actuales. No te permitas limitarte en forma alguna.

¡Date el permiso de soñar, de arriesgarte, de decir SI en lugar de no! ¡Tú puedes hacer más, mucho más! ¡Dí sí!"

El miedo es un mal consejero

El miedo es un sentimiento aprendido, que incapacita, entorpece y aniquila, y, aunque podamos comprender todo esto, tiene tanto poder que puede llegar a absorbernos de tal manera, que nos impide actuar libremente, nos amarra, nos ata, condicionando nuestra mente y haciéndonos creer que somos incapaces, limitándonos y convirtiéndonos realmente en incapaces, casi sin darnos cuenta, hasta atraparnos irremediablemente.

Es por eso que, como dice el autor, es mejor guiar nuestros pensamientos por nuestros deseos y nuestra fe, más que por nuestros miedos que son muy malos consejeros y engañan nuestra mente. Se trata simplemente de reprogramar nuestra mente y condicionarla positivamente.

Los límites mentales pueden superarse cambiando todos esos pensamientos negativos que ocupan nuestra mente y que limitan nuestras posibilidades, por pensamientos positivos que nos lleven a niveles más altos, más poderosos, que puedan mover nuestra voluntad y nuestros actos hasta conseguir lo que queremos, y eso lo logramos mediante constantes declaraciones positivas, que tendremos que repetir a diario hasta convertirlas en hábitos nuevos y productivos para nuestra vida.

 

Juliana Echeverry 

Artículos relacionados

Cuando el suicidio parece la única solución
Cuando el suicidio parece la única solución
Esta semana quiero compartir con ustedes un artículo sobre el suicidio, porque en...
Protege a tus hijos del abuso sexual
Protege a tus hijos del abuso sexual
Esta semana quiero compartir con ustedes un tema de gran relevancia en todos los...
Lo tengo todo y no soy feliz
Lo tengo todo y no soy feliz
Esta frase me genera mucho dolor y la escucho frecuentemente en mi consulta, en los...
La hormona del amor, esencial en la relación de pareja
La hormona del amor, esencial en la relación de pareja
La relación de pareja puede ser una de las relaciones más importantes y determinantes...
4 ejercicios que puedes realizar al aire libre
4 ejercicios que puedes realizar al aire libre
Como seguramente uno de los propósitos de Año Nuevo es la práctica diaria de...
.::La exposición "Leo Matiz" en México::.
.::El muralista de la lente en México - Gia Todaro::.