Domingo, 21 de ene de 2018
Valledupar, Colombia.

Ricaurte SolorzanoHace tiempo que Ricaurte Solorzano se dedica a observar los problemas que socavan la vida cotidiana de la Universidad Popular del Cesar. Este joven estudiante de Derecho, director de una fundación humanista activa en el ámbito universitario, denuncia algo que ve crecer con el paso de los años: la deserción permanente de estudiantes.

Aprovechando el marco de la Feria de emprendimiento organizada en la sede Sabanas, Ricaurte Solorzano presentó un proyecto dirigido a frenar esa tendencia. El estudiante no andaba solo. A su lado,  le acompañaba un grupo de cuatro personas –Ildemira Celedón, Lilianan Escobar, Gina Maestre y Andrea Muñoz–: todas ellas lo bastante motivadas para enfrentarse a una ola de calor abrumadora.

El problema de la deserción no es tan fácil de percibir. Para detectarlo es preciso manejar cifras concretas y entender las dinámicas de la vida estudiantil. “En la universidad somos alrededor de 13800 estudiantes –explica Ricaurte–, y si consideramos que el año pasado entraron alrededor de 1500 estudiantes más, hoy deberíamos ser 15000”.

La contradicción es sutil, pero elocuente. Mientras crece la capacidad de acogida de la Universidad, la cifra de los estudiantes se mantiene idéntica. ¿Y a qué se puede deber este fenómeno?

Según Ricaurte, múltiples estudios se han hecho al respecto y todos demuestran lo mismo: una gran parte de los estudiantes tienen que trabajar para financiar sus estudios y con frecuencia, muchos de ellos deben interrumpir sus estudios entre un semestre y otro. Al final, deciden no volver y dedicarse a trabajar sin concluir sus estudios.

Ahí es cuando interviene el proyecto humanista de Ricaurte: Generando empleo y tutorías entre universitarios. “Queremos llevar a cabo este proyecto dentro de la universidad para dar la oportunidad a los estudiantes de desempeñar un trabajo ligado con su carrera, facilitarles la orientación y apoyarles durante el año académico, aconsejarles en ciertos momentos de crisis personales”.

“Generando empleo y tutoría” funcionaría como un ente independiente dentro de la universidad, con sus dirigentes y su filosofía. Usando los servicios de estudiantes especializados (que percibirían una remuneración o un incentivo), se ofrecerían servicios de tipo socio-asistencial.

Resuelto y voluntarioso, Ricaurte se muestra seguro de que este proyecto tiene futuro. Para él, esta iniciativa no sólo se limita a ofrecer un servicio necesario sino que rellena un vacío muy palpable en la sociedad.

“El deterioro de hoy en día se debe a las relaciones interpersonales –comenta Ricaurte–. Hoy no tenemos relaciones y, por ese motivo, es difícil hacer cosas. Nosotros queremos incentivar un vínculo Universidad-sociedad, para que la universidad realmente se involucre en lo que sucede fuera”.

Artículos relacionados

La Carreta de la UPC, distinguida en el Festival regional de teatro
La Carreta de la UPC, distinguida en el Festival regional de teatro
Año tras año, el grupo de teatro “La Carreta” de la Universidad Popular del Cesar,...
Un servicio de empleo y emprendimiento para los egresados
Un servicio de empleo y emprendimiento para los egresados
El Primer Congreso de Egresados de la Universidad Popular del Cesar nos dejó algunas...
El Primer Festival universitario de música Vallenata
El Primer Festival universitario de música Vallenata
La música vallenata tiene un espacio de honor en nuestro folclor, al punto de ser la...
VII Feria del emprendimiento: el caso del restaurante Entomology Gourmet
VII Feria del emprendimiento: el caso del restaurante Entomology Gourmet
En los últimos días, la Feria del emprendimiento en la Universidad Popular del Cesar...
Las elecciones de la UPC, según Twitter
Las elecciones de la UPC, según Twitter
Las redes sociales han provocado un gran cambio en la difusión de los hechos de...
.::Fiestas del 20 de enero en Sincelejo::.
.::Había una vez en Colombia... El Carnaval de Barranquilla::.