Miércoles, 29 de mar de 2017
Valledupar, Colombia.

En un entorno tan poco natural como son las ciudades puede parecer muy difícil o prácticamente imposible llevar una vida respetuosa con el medio ambiente. Sin embargo, esto no es así. Existen formas de cambiar costumbres en nuestro día a día que nos lleven por la senda del desarrollo sostenible, porque, al final, todo suma, que es lo importante.

En lo que a un ciudadano de a pie respecta, puede actuar sobre los siguientes aspectos de su vida cotidiana si quiere llevar una vida más respetuosa con el medio ambiente: el transporte, los productos de consumo, los residuos y la energía. El reto es bien sencillo: reducir las emisiones de CO2 producidas, las materias primas consumidas, los residuos generados y la energía utilizada derivados de las acciones efectuadas por cualquier persona en su vida diaria.

Los vehículos a motor queman siempre algún tipo de combustible para poder moverse, proceso en el cual emiten, entre otros gases nocivos, dióxido de carbono. Los híbridos son más limpios, pero siguen siendo contaminantes, mientras que los eléctricos, además de ser todavía caros y tener poca autonomía, no son ecológicos si la energía utilizada para generar la electricidad consumida no lo es.

Dicen que la mejor energía es la que no se consume, así que las medidas a tomar pasarán por reducir al mínimo el uso del vehículo privado, utilizando el transporte público, haciendo piernas con la bici en los desplazamientos cortos o, incluso, andando. Existen otras posibilidades como el “carpooling” que fomenta el uso compartido de los vehículos privados o el “Carsharing”, que permite el alquiler de coches por horas, con todo incluido y disponibilidad inmediata, aunque, por ahora, están disponibles en pocas ciudades de latinoamérica.

Si no queda más remedio que usar el vehículo privado, existen muchos hábitos en la conducción que se pueden cambiar para reducir el consumo de combustible: evitar velocidades superiores a los 120 km/h, llevar un buen mantenimiento del vehículo, huir de los acelerones…

Los productos de consumo

Los productos de consumo incluyen todos aquellos adquiridos para ser consumidos y utilizados en el hogar, comprendiendo alimentos, ropa, mobiliario, etc… En este aspecto, el abanico de opciones es muy amplio, pero implicará la elección de los productos minimizando el impacto que su fabricación y transporte han tenido sobre el medio ambiente. Esto es fundamental, dado que los vendedores y distribuidores no tienen más remedio que plegarse a los gustos de la gente, que tiene un poder de influencia absoluto sobre ellos.

En cuanto a los alimentos, bastará con elegir, en la medida de lo posible, productos locales y de temporada, lo que evitará grandes desplazamientos y el uso de pesticidas y abonos que contaminan los suelos.

Para el resto de los productos se vigilará que sus procesos de fabricación hayan sido lo menos contaminantes posible y que las materias primas utilizadas se hayan obtenido de forma sostenible.

En ambos casos, existen tiendas ecológicas especializadas, ya sean de ropa, de alimentación, de materiales de oficina, o de todo tipo de productos que operan en Internet y también en algunas ciudades en las que es fácil informarse sobre este asunto. Además, las grandes superficies están empezando a ofrecer productos ecológicos en algunos de sus establecimientos.

Los residuos: reducirlos al mínimo y reciclarlos

Los residuos se están convirtiendo en un gran problema en nuestras ciudades, ya que cada vez se generan más. En este sentido, lo mejor será recurrir a la regla de las tres erres: reducir, reutilizar, reciclar.

Una primera medida será, pues, reducir los residuos a la mínima expresión, evitando los envases pequeños e individuales y los materiales no reutilizables, no reciclables o no biodegradables. Siempre será preferible comprar a granel llevando el recipiente que comprar los productos ya envueltos, como se hacía antiguamente. El vidrio será preferible al metal de las latas, pues es más fácilmente reciclable. Habrá que elegir los embalajes de papel o cartón frente a los de plástico.

La segunda opción será reutilizar. Los envases de vidrio se pueden usar para almacenar el aceite usado, las conservas, las legumbres… Los tetra-bricks se pueden reutilizar como envases para guardar alimentos o congelarlos.

¿Qué hacer con lo que no es reutilizable? En este caso habrá que reciclar, pero sabiendo lo que se hace. Por ejemplo, el papel o el cartón que tiene restos de comida no es reciclable. Las tapas metálicas de los envases de vidrio deben ir al contenedor amarillo. Los residuos peligrosos (pilas, aceite, pinturas…) deberán ir a los puntos limpios habilitados por los ayuntamientos.

La energía: la mejor es la que no consume

En cuanto a la energía, la medida principal será reducir el consumo al mínimo posible, usando la calefacción y la climatización de forma racional, mejorando el aislamiento de los edificios, utilizando combustibles menos contaminantes, colocando bombillas de bajo consumo, comprando electrodomésticos eficientes.

Como se ha visto, llevar una vida más ecológica y sostenible en la ciudad no implica unos gastos extraordinarios ni la conversión al fundamentalismo ecologista más radical, sino que pasa por realizar pequeños cambios en nuestros hábitos diarios que, si son aplicados por la mayoría de los ciudadanos, pueden reducir de forma importante su impacto en el medio ambiente.

 

Daniel Pons 

Artículos relacionados

El deshielo en el ártico: entre engaños y petróleo
El deshielo en el ártico: entre engaños y petróleo
El Ártico ha sufrido en los últimos 30 años, la desaparición de las tres cuartas...
La iguana: un símbolo de la costa Caribe
La iguana: un símbolo de la costa Caribe
Pregunte alrededor suyo cuáles son los animales que más fascinación generan en la...
2016 está rompiendo las barreras climáticas
2016 está rompiendo las barreras climáticas
Alarma hubo en abril. Los records de temperatura se rompieron en ese mes de 2016 y...
El protocolo de Kyoto o 15 años del ambientalismo light
El protocolo de Kyoto o 15 años del ambientalismo light
El 12 de diciembre de 1997 en la ciudad de Kyoto (Japón) 189 Estados de las Naciones...
¿Y el cambio climático, qué?
¿Y el cambio climático, qué?
El cambio climático es, sin lugar a dudas, el tema ambiental que más discusiones...
.::Por la memoria y futuro del teatro colombiano::.
.::La historia del teatro de Títeres::.