Lunes, 25 de sep de 2017
Valledupar, Colombia.

Jorge Armando Otálora / Foto: La Otra Cara

Las violaciones son una realidad mundial.

 Tanto en los países ricos como en los pobres,

 pese a las diferencias culturales, religiosas y sociales,

las mujeres siguen consideradas frecuentemente con meros objetos.

Sandrine Treiner

Durante los últimos días he sabido sobre diferentes criterios, opiniones o entrevistas que ilustran de una u otra manera, la situación en la que el Defensor del Pueblo Jorge Armando Otálora es acusado de acoso laboral y sexual, en contra de una de sus colaboradoras, es decir, una mujer.

La paradoja de un defensor del pueblo es que termine siendo defendido y (peor) justificado por sus acciones; apoyado por algunos periodistas que fácilmente dejan ver que tienen dudas de quien acusa de acoso al “defensor”; es decir, de Astrid Helena Cristancho y que demuestran el interés de que su amigo o su “defendido” quede como el hombre más enamorado, sutil y entregado.

Gran paradoja la del defensor que es defendido en lugar de defender, que sale muy sereno, jovial y expresivo a dar diversas entrevistas, casi que dando clases de enamorado enloquecido que ante tanta belleza su único pecado fue erotizar algunas conversaciones y (dice entre líneas) que en líos de pareja nadie se puede meter; haciendo honor al mito que arraiga conductas machistas, en las cuales, las mujeres son percibidas como objeto y propiedad de un hombre que para este caso, tiene un cargo de poder y muchas relaciones que lo blindan. Lo primero que debió hacer sin dejar pasar tantos días y antes de dar entrevistas, fue renunciar o en su defecto el presidente pedirle de inmediato la renuncia como decisión ejemplarizante.

El abuso de Otálora no solo es contra Cristancho, sino contra todo un pueblo, una sociedad; y esto se comprueba en las diversas entrevistas, en las cuales, justifica de manera equivocada la defensa de las acusaciones que recibe, especialmente en la entrevista realizada por Vanessa de la Torre, en la cual, tuvo todo el tiempo para buscar convencer que él ha sido un hombre respetuoso y la periodista provocaba la repetición de afirmaciones, en las cuales, él está (supuestamente) obligado por una mujer herida a develar la hermosa relación que sostuvieron; pero esto no se trata de eso, la reflexión debe llevar más allá de prejuicios que solo arraigan practicas violentas.

He podido leer algunos trinos u opiniones en las redes sociales en las cuales, algunas mujeres afirman que “La actitud de Astrid es propia de una mujer herida por la ruptura de la relación” “Que el defensor se ve seguro en sus opiniones y entrega declaraciones con facilidad y que ella no sale a decir la verdad” “que a él se le nota una tranquilidad y la aceptación del rompimiento de la relación”

Esto corresponde a una cultura de culpar a las víctimas y justificar a los victimarios, es historica la costumbre social de no tener solidaridad con las víctimas y de buscar alguna excusa para el victimario, porque hasta ser atractiva puede ser usado en su contra.

Me permito citar una de las declaraciones, que debe llevarnos a reflexionar respecto a los perfiles de las personas que asumen cargos que tienen que ver con temas de derechos humanos, género, poblaciones y gestión social; también sobre la perspectiva de género y al respeto por las mujeres.

En adelante cito apartes de lo expuesto por Susana Rodríguez:

Defensora delegada para los Derechos de la Mujeres y Asuntos de género de la Defensoría del Pueblo, expresó su respaldo la gestión del defensor, a través de un comunicado asegura que la Defensoría a través, de esta oficina ha alcanzado grandes logros en materia del respeto a la mujer, en la reducción de la violencia de género y en acciones para prevenir el flagelo, en especial en la población vulnerable del país.

La funcionaria señaló que en aras de respaldar el trabajo que han venido realizando y evitar que se desdibuje la labor de la entidad en esa materia, es necesario hacer un llamado a los entes de control e investigación del país, para que adelanten los procedimientos pertinentes con diligencia, en el marco de los derechos de las mujeres y respetando el debido proceso y las garantías a la defensa del defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora.

Dicha comunicación se conoció, después de que uno de los funcionarios más cercanos al defensor, Manuel Castro, delegado para Asuntos Constitucionales, renunciara a su cargo y solicitara que Otálora se defienda de las denuncias por acoso laboral y sexual, fuera del cargo.

Hasta el momento en el cual, escribo estas letras el “defensor” continúa en su cargo, dicen los medios que le quedan pocas horas a Otálora como defensor, pero en realidad, lo importante aparte de la renuncia, es que esto no se quede en el furor de una noticia de pocos días, es preciso que como sociedad entendamos que no se trata de un problema efímero que en poco tiempo es un “periódico de ayer”; es tiempo de hacer consciencia de que esto no es un juego de defender a unos y condenar a otros, sino de transformación cultural, dignidad y rehumanización. Así mismo, es preciso prestar atención sobre  los vacíos de la justicia, pues la impunidad no puede ser la respuesta (más) común dada a los casos de violencia basada en género, específicamente, la de tipo sexual.

 

Fabrina Acosta 

Evas&Adanes
Fabrina Acosta Contreras

Mujer natal de la hermosa tierra Guajira, nieta de Rita Contreras mujer de 105 años leyenda viva de Villanueva, es Psicóloga, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia, actualmente cursa la Maestría en estudios de Género y violencia intrafamiliar, y ha realizado diversos diplomados en gerencia social, trabajo con comunidades indígenas e infancia.

Creyente absoluta del Arte en todas sus manifestaciones, considera que la literatura es el camino a la libertad pacifica de los pueblos. Amante fiel de la lectura y firme aprendiz del arte de escribir. Eterna enamorada de las tertulias y del arte en general, encuentra en ello el camino adecuado para el desarrollo social.

Es creadora y directora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, se proyecta como una empresa social de alto impacto para el desarrollo de la Guajira y lidera diversas actividades como la iniciativa cultural denominada: Foro Concierto La Mujer en el Vallenato.

Autora del libro Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, como poseedor de la magia de sus vivencias en diferentes culturas donde descubrió historias femeninas que metafóricamente tejen ese universo de la Mujer sin Receta; Autora del libro Evas culpables, Adanes inocentes.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Je ne suis pas Charlie (Yo no soy Charlie)
Je ne suis pas Charlie (Yo no soy Charlie)
Parto aclarando antes que nada, que considero una atrocidad el ataque a las oficinas...
Escribir y hablar como aldeana
Escribir y hablar como aldeana
Me sucede  que cuando escribo o cuando hablo, me dicen que  lo  hago como aldeana y...
Reconciliación política
Reconciliación política
Bajo el título de “La primera reconciliación es política”, el artículo de León...
Asi escriben y opinan nuestros lectores
Asi escriben y opinan nuestros lectores
  A raíz de la polémica que se ha suscitado con la aparente crisis por la que...
Concurso de personeros: resultó peor el remedio que la enfermedad
Concurso de personeros: resultó peor el remedio que la enfermedad
Son muchísimos los casos a lo largo y ancho del territorio nacional, en los cuales...
.::Cortometraje - Nomofobia::.
.::Conversación con Alvaro Mutis - Uno no es de donde nació...::.