Sábado, 20 de ene de 2018
Valledupar, Colombia.

Plaza Alfonso López (Valledupar)

Fui con mi papá y mis hermanos Álvaro e Ismael, al inolvidable Ateneo el Rosario, en 1964, cuando inició su histórica como enaltecedora gestión formativa, educativa y humanística.

Desde entonces ennovié con la franja ancha del callejón de la purrututú y adquirí el hábito de re-crearlo cada día desde el recuerdo imborrable del palito de llantén y el de uvita. Por la plaza Alfonso López, pasaba diariamente con mi abuelo materno, rumbo a la casa de Dios. Saber que la plaza es el nido afectivo del centro fundacional de Valledupar explica su hidalguía, la humilde pose y el gran valor cultural que representa.

Fernando Carrión, quien dedicó parte de  su vida a estudiar el desarrollo urbano, la planificación y las políticas de seguridad ciudadana, escribió 10 libros, editó 22 y publicó más de un centenar de artículos, precisó en 2009 que “el centro histórico es concebido como un espacio que abarca fenómenos diversos y que, en la actualidad, constituye una forma de comunicación e intercambio de información. Opera como un espacio simbiótico en donde confluyen percepciones distintas a partir de símbolos cons-truidos en varias etapas de la historia”.

En el mundo se promueve el rescate, la preservación, la promoción y la divulgación del contenido cultural, social, material e inmaterial de los denominados centros históricos. En Estambul, que es la mayor ciudad de Turquía y la más poblada de Europa, considerada por su espléndido valor artístico y su ubicación en el Bósforo como una de las ciudades más bellas del mundo, sus zonas históricas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985, por sus monumentos y restos históricos. En El Cairo, capital de Egipto, permanece Cairo Islámico, el centro de El Cairo histórico en el que se encuentran La Ciudadela, Jan el Jalili y muchas de las antiguas mezquitas, así como la ciudad de los muertos. En París se mantiene el eje histórico: conjunto de monumentos, edificios y vías públicas que va desde el centro, en dirección oeste. El distrito Centro de Madrid es la zona más antigua de la ciudad, contiene la mayor parte de los teatros de Madrid, que presentan todo el año una oferta bastante variada. En el centro histórico de Toronto se encuentra la zona llamada Little Italy, el barrio griego, un barrio chino, así como la pequeña zona llamada la Villa Portuguesa. Son áreas culturalmente muy ricas, donde es posible disfrutar de numerosas posibilidades en sus museos, o simplemente pasear por sus calles y disfrutar la arquitectura.

En México, en el año 2000, se creó el fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México, fue diagnosticada la zona y se aplicaron estrategias para rescatarla del abandono y combatir la delincuencia que la azotaba. Constituyó un esfuerzo conjunto con el liderazgo presidencial y la participación del sector privado, fue revitalizado mediante el rescate de viviendas abandonadas y/o deterioradas, rehabilitación de edificios históricos, aumento de la seguridad y el mejoramiento urbano de dicho espacio, en procura de mantenerlo como lugar de convivencia pública y atractivo turístico hasta convertirlo en referente de la ciudad y del país.   

En Colombia, a la luz de la Constitución Política, “El Estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la Nación Colombiana” y además que “Es obligación del Estado y de las personas proteger las riquezas culturales y naturales de la Nación”, en desarrollo de lo cual el Ministerio de Cultura aplica un esquema de protección para los Bienes de Interés Cultural. Ello incluye los diferentes Bienes declarados, como son: elementos arqueológicos, muebles, paisajes culturales, arquitectura, esculturas en espacio público, accidentes geográficos, entre otros, con especial énfasis en los sectores urbanos de interés, por tener un alto impacto en la configuración e identidad de los centros urbanos y por concentrar en sus perímetros Bienes que individualmente cuentan con valores patrimoniales reconocidos a través de diferentes tipos de declaratorias. A través de la Dirección de Patrimonio, adelanta el Plan Nacional de Recuperación de Centros Históricos –PNRCH–, como respuesta a la necesidad de recuperar, conservar y actualizar las funciones de los centros históricos de las ciudades con una visión de futuro, donde los cascos urbanos fundacionales, actualicen sus funciones como áreas verdaderamente activas de la ciudad y se promueva el desarrollo de manera sostenible.

Con el gran paso del tiempo, Cartagena ha desarrollado su espacio urbano, conservando el centro histórico y convirtiéndose en uno de los puertos de mayor importancia en Colombia, el Caribe y el mundo así como célebre destino turístico.  Su centro histórico, la «Ciudad Amurallada», fue declarado Patrimonio Nacional de Colombia en 1959 y por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1984.

El centro histórico de Barranquilla, espacio de surgimiento de la ciudad, donde se desarrolló la vida comercial, cultural y política desde su establecimiento en el siglo XVII hasta la década de los ochenta. Fue siempre un sector importante de la ciudad en términos comerciales y económicos y zona estratégica para su futuro integral. Declarado Bien de Interés Cultural de Carácter Nacional por el Ministerio de Cultura mediante resolución 1614 de 1999. Desde la década de 1990, se encuentra en proceso de recuperación, consolidado en 2008, con la convocatoria del Ministerio del «Concurso Público de Anteproyecto Arquitectónico para el Diseño de Diferentes Sectores Urbanos para la Recuperación del Espacio Público del Centro Histórico de Barranquilla». A nivel de la administración local, el desarrollo del centro de Barranquilla es promovido por la Promotora del Desarrollo del Distrito Central de Barranquilla S.A. (Promocentro), entidad descentralizada adscrita a la Alcaldía Distrital.

El ya recuperado Centro Histórico de Santa Marta, ubicado entre la calle 22 y la Avenida del Ferrocarril, es actualmente un gran atractivo turístico de la ciudad que esconde variada riqueza histórica, joyas arquitectónicas e interesantes lugares como casas antiguas, parques y plazas coloniales. Declarado Monumento Nacional en el año 1963. La iniciativa de recuperación fue acogida por el gobierno nacional a través del Ministerio de Cultura y materializada en obras desde el año 2007, como apuesta por el patrimonio y una memoria viva de la ciudad.

En nuestra querida Valledupar, el eje fundacional reside en la plaza Alfonso López, desde donde se extendió el pueblito de entonces, el pueblo luego y crece la ciudad que hoy. Depositaria de la realidad histórica, cultural, social, productiva y del carácter vital de sus moradores.

Tengamos presente que en el Centro histórico de Valledupar se encuentra uno de los sitios sagrados de la llamada línea negra, de gran importancia espiritual para todos los Pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta. El Consejo de Monumentos Nacionales, reunido en la capital del país, el 2 de marzo de 2000, declaró Centro Histórico de Valledupar la zona comprendida por la Plaza Alfonso López y las ocho manzanas que la circundan, luego de ser analizados los resultados del estudio realizado en Valledupar a finales del año pasado por Alberto Escobar y Luis Carlos Colón, funcionarios de Monumentos Nacionales.

En 2014, el 27 de noviembre, el Ministerio de Cultura promulgó la resolución No. 3722, por medio de la cual se modifica la Resolución 795 de 2000 y se expide el Plan Especial de Manejo y Protección del sector fundacional de Valledupar. El alcalde de Valledupar Fredys Socarrás Reales, aseguró entonces, que con la firma de este documento se dio un paso importante para el Centro Histórico de Valledupar. “Trabajamos con mucho esfuerzo y dedicación para lograr que el Ministerio de Cultura aprobara el PEMP a través de resolución y de esta manera asegurar el fortalecimiento del centro histórico para la inversión de recursos”. Continuará.

 

Alberto Muñoz Peñaloza

@AlbertoMuñozPen

Cosas del Valle
Alberto Muñoz Peñaloza

Alberto Muñoz Peñaloza (Valledupar). Es periodista y abogado. Actualmente desempeña el cargo de director de la Casa de la Cultura de Valledupar y su columna “Cosas del Valle” nos abre una ventana sobre todas esas anécdotas que hacen de Valledupar una ciudad única.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Editorial: El papel de la familia en el posconflicto
Editorial: El papel de la familia en el posconflicto
La reciente Marcha en contra de la Educación de género fue probablemente una de las...
Madres a consecuencia de una violación
Madres a consecuencia de una violación
  A esta hora en cualquier calle, bar, rincón, casa y montarral de Latinoamérica,...
Hablando del diablo y aparece su rabo
Hablando del diablo y aparece su rabo
Si hay algo que resaltar en la política colombiana, es que en el siglo XXI han...
Vamos todos por la paz
Vamos todos por la paz
Pocos creen en un final feliz de las conversaciones de La Habana. El anuncio del...
Editorial: Leer es el cuento de todos
Editorial: Leer es el cuento de todos
De todas las urgencias educativas y culturales que padecen las regiones de Colombia,...
.::Fiestas del 20 de enero en Sincelejo::.
.::Había una vez en Colombia... El Carnaval de Barranquilla::.