Viernes, 26 de may de 2017
Valledupar, Colombia.

Esta segunda semana de febrero nos deja pensativos  en todos los sentidos. Recuerdo en mis tiempos de estudiante un tema propio de economía, “La mano Invisible”, del cual habló en su libro “La riqueza de las naciones”, Smith. Ya casi van tres siglos y sigue vigente (la mano, no Smith).

Hoy hablamos del  caso “elección de personero en Valledupar” y la mano invisible está ahí, no es pelea jurídica, casi política, tampoco es novela como creemos. El Papa Francisco llega a México y ya veremos cómo nos dará la mano. Mientras llega a Colombia, la Guajira sigue seca como hace siglos y sus niños mueren como hace tiempo, solo que ahora son visibles.  Mientras la directora del ICBF y Oneida Pinto gobernadora peninsular con sus mantas guajiras conversan, para todo y para que la cosa siga igual.

A Vargas Lleras, nuestro vicepresidente, le recomiendan radioterapia, mientras se mejora de su pierna derecha—sí, la derecha—y precisamente, la Corte recomienda sacar de nuestro lenguaje términos como discapacitados, minusválidos, inválidos, y utilizar otros más correctos. Lo ideal es sustituir esos vocablos por persona con discapacidad, persona con diversidad funcional, con movilidad reducida. Seguro que en la costa lo llamarían sus enemigos políticos, el “Manco” Lleras. Es la mano invisible. En la gobernación un grupito ruega por su salud cada tarde, pero apenas uno lo conoce. ¡Qué vaina!

En Bogotá tres modelos armaron zafarrancho por celos profesionales, --entiéndase envidia,-- antier un grupo de policías cayeron por drogas en el Bronx sector capitalino, hoy otro grupo del mismo uniforme cae por clonación de tarjetas en cajeros electrónicos en la misma ciudad. Pobre general Palomino. El equipo del Observatorio de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales (LIGO, por sus siglas en inglés) confirmó el jueves la detección de las ondas gravitacionales, algo que por lo complejo nos tiene asombrados. Pero bueno, tratemos de comprenderlo todo.

La Guajira es lugar de encantos y desencantos, nuestros cantores lo vienen canturreando desde hace décadas. El Maestro Escalona en “La Golondrina” y en “El Bachiller”, Beto Murgas en “Grito en la Guajira”, Romualdo con  “Yo soy el Indio”. Hoy una gobernadora con manta guajira viaja semanalmente a Bogotá, para mostrar en cada viaje una manta que no le pertenece, pues no es wayúu, pero es quien los representa. Aquí también en cada festival vallenato vestimos a un cachaquito de aruhaco sin serlo, y no pasa nada.

Volvamos a la doctora Pinto, al parecer en cosas de amores, la gobernadora tuvo un pasado negro hace algún rato, por lo tanto se presume que estuvo ligando y ya despejamos el tema de los agujeros negros y la enredada teoría gravitacional de LIGO. Y los niños, y la sed, y el hambre ahí, antes y después de ella.

El Papa Francisco anuncia visitarnos el año entrante, es muy posible que como lo hizo con Kiril, gran patriarca ortodoxo de los rusos, lo haga con nuestro alcalde que, entre otras cosas, su eslogan “Primero la Familia” es su punto de conexión. Otra cosa es que la alcaldía permanezca llena de tíos, primos y demás. Si no ayudamos a los cercanos, ¿entonces a quién? La mano invisible existe.

Tres modelos se pelearon en Bogotá, entre sus amenazas dicen hablar de amigos poderosos. Es la mano invisible. Ayer la Ministra de lo que sea, dejó plantado a un grupo de periodistas locales que querían entrevistarla. ¿Qué mano invisible actuó?

Hoy críticos de todos los pesos y colores critican las ciclorutas de Valledupar, antes todos pedían las mismas. Qué mano invisible puede mejorarlas. ¿Qué mano invisible las construyó?

Me cuentan unos colegas que la invitación a la biblioteca Carrillo Lúquez, que hizo la gobernación -creo- resultó un fiasco, el animador no logró ni un ápice de optimismo en el grupo. ¿Fue un dedo invisible o la mano completa? No busquemos culpables, al menos que encontremos la mano…

A propósito, ¿por qué fueron tan poquitos a la misa de periodistas,  si en los chat y grupos de las redes cada mañana envían largas oraciones? Y  quienes están autorizados para darlas, que son los sacerdotes,  ¿por qué no los acompañamos?

Una de las preocupaciones del actual tránsito municipal, es la defensa de los motociclistas y por ende mototaxistas con un decretico flaco que nada soluciona, y es la policía quien será la responsable de mejorar tremendo lío, con años de empeoramiento en cada administración. Ahí sí que ha faltado una mano visible, desde hace tiempo.

Les dije que la Guajira es encanto y desencanto. Fue allí en  Riohacha donde el hoy senador Uribe y Piedad Córdoba -ayer senadora- se dieron picos de reconciliación, ella con turbante como Kiril y manta como la de la gobernadora guajira. Fueron las estrellas de las fiestas de  la “Vieja Mello”. Es la mano invisible.

Pasándonos al vallenato -no todo puede ser raro-, Peter Manjarrez anuncia sus nuevos clásicos que esperamos sean tan buenos como los primeros, es posible que silencien un ratico al “Cacique” Diomedes que sigue intacto en el sentimiento nacional, pero también reviven a Poncho Zuleta que será noticia de abril por el homenaje. ¿Qué se inventará Oñate para hacerse visible? ¿Qué mano invisible aparecerá?

Muy bien estuvo el Círculo de Periodistas CPV en la celebración de su día, en lo que le correspondió, poco a poco se logra armonía, pero algunas manos invisibles desean lo contrario. Es lo normal. Y viéndolo bien, ¿será que con el abrazo de Kiril y el Papa Francisco, la ensalada rusa que ahora  llaman “de payaso” volverá a su nombre original? Lo digo porque esta columna en vez de chorro resultó ensalada.

 

Edgardo Mendoza Guerra

Tiro de Chorro

Tiro de chorro
Edgardo Mendoza

Edgardo Mendoza Guerra es Guajiro-Vallenato. Locutor de radio, comunicador social y abogado. Escritor de cuentos y poesías, profesor universitario, autor del libro Crónicas Vallenatas y tiene en impresión "50 Tiros de Chorro y siguen vivos", una selección de sus columnas en distintos medios. Trata de ser buena gente. Soltero. Creador de Alejo, una caricatura que apenas nace. Optimista, sentimental, poco iglesiero. Conversador vinícola.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Los Zuleta, el Old Parr y yo
Los Zuleta, el Old Parr y yo
I Me parece que la idolatría es un pretexto cínico para no razonar, un acto de...
Editorial: La Educación como prioridad
Editorial: La Educación como prioridad
El discurso de posesión del presidente Juan Manuel Santos del pasado jueves 7 de...
La canción del sombrero vueltiao
La canción del sombrero vueltiao
En el Concurso de la Canción Inédita, en el  Festival 46, el jurado hizo eco del...
Diáspora y génesis afrocaribeñas (V): Bautizo cultural de caribeños
Diáspora y génesis afrocaribeñas (V): Bautizo cultural de caribeños
La palabra “criollo” aparece en el siglo XVI, significando hombre nacido en América,...
Cuerpos, amor y salvación
Cuerpos, amor y salvación
Es importante tener como punto de partida la siguiente reflexión; que tiene que ver...
.::21 de Mayo: Día nacional de afrocolombianidad::.
.::Grupo Bahía - Te Vengo a Cantar::.