Sábado, 20 de ene de 2018
Valledupar, Colombia.

En la búsqueda incesante de un mejor vivir, la recuperación de la ciudad construida es derecho fundamental de los ciudadanos y en ello juega un papel preponderante la revitalización del centro histórico como instrumento global para la restauración integral del ámbito urbano, afectado por dificultades de diverso orden: déficit habitacional, deterioro urbanístico social y económico, erosionamiento de la calidad de vida, baja autoestima relacional, aislamiento intrafamiliar, irritabilidad personal y colectiva, decaimiento del sentido de pertinencia y pertenencia, niebla permanente en el diálogo vecinal, sensación de ahogo social, extinción de la soberanía institucional, a través de la integración, la coordinación, el fomento, la promoción y la divulgación de actuaciones positivas que agentes públicos y privados puedan llevar a cabo, es ese espacio vital.

Se le llama centro histórico al espacio físico original, de planeamiento y construcción de un área urbana, casi siempre el más atractivo cultural, social, económico y político, caracterizado por contener “riqueza” vinculada con la historia de una determinada ciudad, desde la cultura que la originó. Si la ciudad es el elogio de la vida, la sede idónea del tejido humano local, no solo se ha constituido históricamente como archivo cultural, en razón de lo cual los centros históricos son el estante –la superficie mediática según Boris Groys- “donde se manifiestan sus signos más reconocibles, además de la duración temporal reconocida como una continuidad de caracteres propios en el espacio y en el tiempo.” (Moreno Pérez y de la Iglesia, José Ramón y Félix, 2009. Archivar la ciudad para mejorar su habitabilidad Sevilla).

El Ministerio de Cultura de Colombia, a través de la Dirección de Patrimonio, acciona el Plan Nacional de Recuperación de Centros Históricos –PNRCH- en pro de la recuperación, conservación y actualización de las funciones de los centros históricos de las ciudades “con una visión de futuro, donde los cascos urbanos fundacionales actualicen sus funciones como áreas verdaderamente activas de la ciudad, donde se promueva el desarrollo de una manera sostenible desde la preservación de las estructuras representativas del Estado e involucra directamente a todas las personas en la promoción y conservación de nuestro patrimonio cultural.  El PNRCH busca un mejoramiento en la calidad del espacio público, la recuperación digna del uso de vivienda para sus habitantes, y propiciar además un progreso social y económico articulado con el turismo cultural en beneficio de los habitantes.”

El Documento del Consejo Nacional de Política Económica y Social – CONPES 3658, de abril 26 de 2010, Lineamientos de Política para la Recuperación de los Centros Históricos de Colombia, con participación directa del Ministerio de Cultura; Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial; Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y el Departamento Administrativo de Planeación Nacional, determina que Los Centros Históricos (CH) son oportunidades de desarrollo para un grupo de municipios del país que por sus características patrimoniales particulares, representan un potencial excepcional para la dinamización de ciudades y municipios, a través de la oferta de espacio público, turismo cultural, vivienda y servicios de calidad (…).

Para ello es necesario reconocer el potencial de los CH, con el objeto de aprovechar efectivamente sus cualidades históricas, arquitectónicas y urbanísticas como ventajas competitivas respecto de otros sectores de la ciudad, para transformarlos en lugares atractivos para la inversión, el turismo cultural, la vivienda y la habitabilidad, lo que permitirá la conservación y revitalización del patrimonio cultural desde una óptica de integración de éste a las dinámicas urbanas.

Los lineamientos se fundamentan en la necesidad de articular las estrategias de preservación del patrimonio cultural y las de ordenamiento territorial, para definir una estrategia integral “que permita potenciar las características de los mismos como portadores de memoria y elementos clave para para el desarrollo económico y urbano de las ciudades”. Tales lineamientos se orientan a conservar el rol de centro urbano de los centros históricos, para garantizar el equilibrio de las diversas actividades que allí se desarrollan y han de contribuir a lograr al balance idóneo entre conservación y cambio, en la consideración de que se trata de espacios vivos y escenario de los procesos sociales, económicos, culturales y urbanos en ciudades con transformación continua.

Para alcanzar tales propósitos se diseñó el plan especial de manejo y protección como herramienta por excelencia de planeación y gestión para preservar los bienes de interés cultural. Con la implementación de los PEMP sería posible, de una manera integral, dar solución a los problemas de los entornos físico, social, administrativo y financiero de los CH. El siguiente cuadro da cuenta del contenido de los PEMP para CH:

CONTENIDOS

DETALLE

Área Afectada

Demarcación física del inmueble o conjunto de inmuebles

Zona de Influencia

Demarcación del contexto circundante

Niveles Permitidos de Intervención

Nivel 1: Conservación integral Nivel

Nivel 2: Conservación del tipo arquitectónico.

Nivel 3: Conservación contextual

 

 

 

 

 

 

 

Condiciones de Manejo

 

 

 

Aspectos físico – técnicos

Objetivos y Directrices de la propuesta del Plan

Propuesta urbana

· Movilidad - Espacio Público - Ambiental

· Vivienda

· Infraestructura de Servicios Públicos

· Equipamientos

· Normativa urbana

Aspectos administrativos

Esquema de manejo administrativo del BIC

 

Aspectos financieros

Incentivos y compensaciones

Financiamiento de los programas y proyectos

Instrumentos de gestión del suelo (Ley 388 de 1997)

Plan de Divulgación

Estrategia de apropiación, participación y divulgación del BIC

Fuente: Decreto 763 de 2009, Ministerio de Cultura

Continuará.

 

Alberto Muñoz Peñaloza

@AlbertoMunozPen

Cosas del Valle
Alberto Muñoz Peñaloza

Alberto Muñoz Peñaloza (Valledupar). Es periodista y abogado. Actualmente desempeña el cargo de director de la Casa de la Cultura de Valledupar y su columna “Cosas del Valle” nos abre una ventana sobre todas esas anécdotas que hacen de Valledupar una ciudad única.

[Leer columna]

Artículos relacionados

El centro histórico de Valledupar IV
El centro histórico de Valledupar IV
El epicentro del sector histórico de Valledupar, constituye un espacio ancestral...
Sobre el enviado, el asiento pegao´ y la piedra del Ermitaño en Rincón Hondo
Sobre el enviado, el asiento pegao´ y la piedra del Ermitaño en Rincón Hondo
  Rincón Hondo, es un pueblo de mucho significado económico, cultural y político...
San Antonio, el patrono del amor
San Antonio, el patrono del amor
–Él es el patrono del amor –le dijo Maye– Si usted le pide con fe, él le ayuda a...
“Los vallenatos en el fondo de su corazón son ecologistas”
“Los vallenatos en el fondo de su corazón son ecologistas”
Considerado uno de los mejores alcaldes de la capital del Cesar, Rodolfo Campo Soto...
El padre Cañas
El padre Cañas
  Quiero aclarar que mi único talante al escribir mis artículos es resaltar los...
.::Fiestas del 20 de enero en Sincelejo::.
.::Había una vez en Colombia... El Carnaval de Barranquilla::.