Martes, 25 de abr de 2017
Valledupar, Colombia.

Celebrar el día de la mujer, es burlar la sangre derramada de aquellas que entregaron su vida por la causa,

o algo así como hacer una fiesta cuando una mujer es víctima de violencia.

Facosta

El 8 de Marzo, muchas personas creen que es solo un día más que se celebra por la costumbre que se tiene no solo en nuestro país sino en el mundo entero. Más allá de una fecha especial donde las mujeres reciben flores, chocolates y demás detalles, se conmemora un día en el cual, unas valientes y esforzadas mujeres lucharon con el fin de lograr la igualdad y equidad de género, tal vez, inconformes con tantas situaciones de desigualdad y/o de mayores garantías para los hombres que para ellas, emprendieron movilizaciones sin miedo a la muerte, porque me atrevo a afirmar que después de la fatiga extrema de vivir sometidas, negociar con la muerte no les causaba miedo.

Por lo tanto, a pesar de la opresión que se vivía al principio de los años 1900, en contra de la mujer, ellas se atrevieron a luchar para ser tratadas con dignidad. En aquella época los estereotipos de las mujeres eran trazados como tinta en la piel, exclusivamente impuestos y opresores de cualquier intento de pensamiento crítico/revolucionario, por esta razón, es pertinente exaltar que nuestras antecesoras lucharon por nuestros derechos y forjaron su futuro en nuestro presente.

Ellas sabían que sus vidas corrían riesgo y no dudaron en enfrentarlo con la fortaleza propia de lo femenino, batallaron dejando su sangre tatuada en la historia, sus suspiros y padecimientos hoy se reflejan en algunos avances en los procesos de igualdad pero eso aun no basta, queda mucho por lograr; por eso las mujeres y los hombres que amamos la cultura de la equidad debemos inspirarnos en aquellas luchas como las de los históricos 8 de Marzo, en los cuales, muchas mujeres ofrecieron sus vidas por la decisión (rotunda) de terminar con situaciones adversas a cualquier opción de desarrollo, para continuar con las luchas del presente que posibiliten una sociedad humanizada y con tendencia a la real evolución social.

No hay que esperar un 8 de Marzo para decirle a una mujer qué tan importante es, tampoco esperar el día de su cumpleaños, de la madre, aniversario u otra fecha especial para obsequiarle lo más anhelado por ella, lo que si sería interesante es poder entender, comprender y convivir con sus diversos lenguajes, sus intereses y perspectivas, la idea es que todos y todas se permitan abrirse a las universalidades que implican lo referente a las diferencias de Género y de cómo se entrelazan  los usos del lenguaje masculino o femenino en la cotidianidad y en la realidad que debemos transformar.

El 8 de Marzo debe representar el compromiso hacia una sociedad de equidad donde la mujer no solo busque o exija sus derechos, sino que se desarrolle a través de la garantía de dichos derechos.

Viva la memoria de las mujeres que murieron por exigir sus derechos y libertades, que vivan las que aún permanecen en la lucha y vivan los 8 de Marzo, que nos recuerdan que la mujer es humana, sensible, fuerte, real, madre, empresaria, hermana, novia, lideresa, política, negra, indígena, y desde su entidad de ser humano tiene derecho a vivir dichos derechos, sin dosificarse la garantía y el acceso a los mismos.

El 8 de Marzo no se celebra, se conmemora.

 

Fabrina Acosta Contreras

@facostac

Evas&Adanes
Fabrina Acosta Contreras

Mujer natal de la hermosa tierra Guajira, nieta de Rita Contreras mujer de 105 años leyenda viva de Villanueva, es Psicóloga, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia, actualmente cursa la Maestría en estudios de Género y violencia intrafamiliar, y ha realizado diversos diplomados en gerencia social, trabajo con comunidades indígenas e infancia.

Creyente absoluta del Arte en todas sus manifestaciones, considera que la literatura es el camino a la libertad pacifica de los pueblos. Amante fiel de la lectura y firme aprendiz del arte de escribir. Eterna enamorada de las tertulias y del arte en general, encuentra en ello el camino adecuado para el desarrollo social.

Es creadora y directora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, se proyecta como una empresa social de alto impacto para el desarrollo de la Guajira y lidera diversas actividades como la iniciativa cultural denominada: Foro Concierto La Mujer en el Vallenato.

Autora del libro Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, como poseedor de la magia de sus vivencias en diferentes culturas donde descubrió historias femeninas que metafóricamente tejen ese universo de la Mujer sin Receta; Autora del libro Evas culpables, Adanes inocentes.

[Leer columna]

Artículos relacionados

La crisis de Ecopetrol no es por petróleo sino por exceso de burocracia
La crisis de Ecopetrol no es por petróleo sino por exceso de burocracia
Cómo no sentir indignación al ver las cifras exorbitantes de los sueldos de los...
A Silvestre, buen viento y buena mar
A Silvestre, buen viento y buena mar
En todo momento, la música vallenata ha vivido de luto, bien sea por la partida...
¿Y la Familia qué?
¿Y la Familia qué?
La semana pasada hubo un fallo histórico que tomó 10 horas de discusión a  los...
Ofrenda a Valledupar
Ofrenda a Valledupar
Valledupar es la novia de Colombia, es la ciudad más cantada, más celebrada y más...
La Noche del río
La Noche del río
  La hospitalidad que la ciudad de Barranquilla le da a la cultura del Caribe...
.::Documental - Orígenes del vallenato::.
.::Vallenato, del Valle de Upar para el mundo::.