Miércoles, 29 de mar de 2017
Valledupar, Colombia.

Presentación en Maderos Teatro

Hace un poco más de un año me llegó una invitación de la apertura de un nuevo espacio cultural en Valledupar. Se trataba específicamente de un lugar que se dedicaría a mostrar teatro, cosa que me alegró profundamente debido a la escasa oferta teatral que se ofrecía en la ciudad hasta el momento.

La tarjeta de aquella invitación estaba firmada por ‘Maderos Teatro’, un nombre desconocido para mí y creería yo, para la mayoría del gremio cultural y seguidores del arte dramático en el Cesar. Sin embargo, no dudé en acudir a la cita, la curiosidad me ganó. Además que la gran apertura no fue el 27 de marzo, ‘Día Mundial del Teatro’.

Al llegar a la dirección indicada en la tarjeta, me encuentro con una vieja casona con fachada colorida, ubicada en la 7a con 14 del centro histórico de Valledupar, lo que para mí fue un gran indicio, tanto color me indicaba que estaba a portas de entrar a un universo diferente. Ya adentro pude apreciar la asistencia de muchos amigos y conocidos hasta que por fin me enteré de las personas que estaban detrás de la hazaña. Sí, una hazaña, hay que ser valiente para atreverse a hacer teatro en Colombia.

No podían ser otras personas sino las que años atrás había conocido haciendo un teatro aguerrido en la Universidad Popular del Cesar; ex miembros del grupo ‘La Carreta’ que representaron no solo al alma mater ante Colombia, también a todos los cesarenses; incluso a los adoptivos como yo. Después de participar en cuanto festival de teatro universitario existente en el país y de traerse a Valledupar muchos premios, sintieron la necesidad de abrirse camino en las grandes ligas, en el teatro profesional y dejar a un lado el rotulo de teatreros universitarios.

El talento y las ganas de hacerlo estaban solo faltaba organizarse para empezar a construir un camino lejos de la dependencia de la universidad, sin desconocer la trayectoria  lograda en ‘La Carreta’; esa gran escuela que los catalogo como los mejores. A la vez, el aliento de los conocedores y críticos del teatro nacional   fueron determinantes a la hora de tomar la decisión de organizarse y dar el gran salto a la independencia.

Todo comienzo es difícil y el de ‘Maderos Teatro’ no fue la excepción. Entre el 2008 y el 2010 cuando algunos de sus miembros terminaban sus carreras universitarias, empezaron a organizarse y a trabajar fuera de ‘La Carreta’ pero seguían dependiendo del espacio de la universidad, aunque lograron hacer funciones por fuera de la ciudad, continuaban utilizando el espacio de la facultad de Bellas Artes para ensayar y para mostrar sus producciones al público de Valledupar.

Un espacio propio se convirtió en su gran necesidad y, luego de hacer una indagación con sus profesores y con las personas que habían hecho teatro antes que ellos, identificaron las fallas en las que habían incurrido sus antecesores para consolidar un espacio teatral sostenible. Con la convicción que la construcción de un espacio físico para la creación y divulgación de teatro no era fácil, menos en una ciudad donde la gente no está habituada a verlo y consumirlo, donde el ojo del espectador no es un ojo apasionado, se embarcaron en la tarea de gestionar una sede para mostrar lo que mejor saben hacer.

Con la idea clara de ser independientes y de no soportar su proyecto  exclusivamente en el oficialismo, empezaron a prepararse en la cimentación de una empresa cultural. Con el ahorro económico de cada uno de sus miembros y con el compromiso de ver su sueño realizado buscaron opciones en el centro histórico porque según indican este debe ser el epicentro cultural de esta ciudad.

Cual drama, el encuentro con la casa fue un hecho de ‘amor a primera vista’, a pesar de las ruinas en las que se encontraba coincidieron todos que era hermosa y que era la adecuada. En cuanto la vieron supieron dónde quedaría ubicado cada espacio y de inmediato entraron en negociación con los propietarios e iniciaron el proceso de restauración. Cabe anotar que una restauración en cualquier centro histórico del mundo requiere una gran inversión de dinero, dinero con el que Maderos no contaba pero que gracias al compromiso y habilidades del colectivo y la ayuda de otros artistas pudieron superar.

Lista la casa solo quedaba presentarla ante ese público que durante años les siguió en cada presentación. Por ello, como les contaba al principio, escogieron la fecha conmemorativa y más representativa del teatro desde 1961, el 27 de marzo. Ese día se estrenaron con el montaje ‘La muerte del personaje’, una obra del colectivo que mezcla sus textos con algunos de Gabriel García Márquez y José Manuel Freidel. La representación dramática es una metáfora a la muerte del teatro en la ciudad, hacía referencia al abandono de los entes a esta rama de las artes escénicas.

Celebración del aniversario de Maderos Teatro Esa noche, la hermosa y colorida casona estuvo llena, desde ese mismo viernes y todos los que siguieron hasta hoy, recibe a decenas de personas ávidas por conocer, seguir y convertirse en amantes de cada espectáculo que impecablemente el colectivo de ‘Maderos Teatro’ ha presentado: ‘La muerte del personaje’, ‘El médico a palos’,  ‘Pullus’, ‘Roja canción de cuna para Humberto’ y ‘La farsa del gallo’; recientemente estrenado. Todos de gran factura actoral y de una cuidada puesta escénica y musical.

Un año es poco pero son muchos los logros. Cinco obras presentadas y ovacionadas, han afianzado un programa de residencias artística con el que han recibido a las compañías internacionales Bistoury Physical Theatrede Miami y Finalis Terra, provenientes de Chile; al maestro Antonio Caro, Carlos Rojas, dos actrices formadas en la Universidad Nacional del DF de México; quienes están aprendiendo a tocar el acordeón.

Además de ganarse una licitación nacional hecha por Energías de Bogotá han sido ganadores en dos ocasiones del Programa Nacional de Estímulos del Ministerio de Cultura, a mediados del 2015 en la convocatoria ‘Beca de creación teatral’ con la obra de creación colectiva ‘Roja canción de cuna para Humberto’, proyecto que también este año los hizo merecedores de uno de los premios de la  “Becas de circulación: Itinerancias artísticas por Colombia - I Ciclo”, bajo el proyecto “Abrecaminos: un viaje teatral por el Magdalena grande”. El proyecto será presentado en tres municipios que fueron fuertemente azotados por el movimiento paramilitar en la región: Aracataca, Maicao y Becerril.

Sumado a ello han realizado convenio con el festival Enitbar (Encuentro internacional de teatro de Barranquilla) donde en la presente semana serán unas de las compañías teatrales que hará el cierre del encuentro. Tal ha sido el ascenso de ‘Maderos’ que son uno de los referentes del teatro en la costa.

Detrás de dichos logros y del nombre de ‘Maderos’ hay profesionales formados no solo en arte dramático sino en diferentes disciplinas que les han fortalecido a la hora de constituirse como empresa.  Con una base actoral de cinco personas, Nolberto Carlos Campo, Marlen Clarissa Cuadros, Carolina Sofía, Rodríguez, Ángela Moya y Rafael Alberto Moreno, más el director escénico, Deiler Díaz y el director musical, el maestro Jorge Ferreira.

Del mismo modo, cuentan con el apoyo actoral de talentosos como Jhonatan Yerena y Andrés Mendoza Parra; quienes también colaboran en la parte musical y de fotografía respectivamente. En la parte técnica cuentan con Luis Enrique Martínez, y de Claudio Suárez y Andy Tejeda en el diseño del arte de las obras. Así como de Angela Bayeh  y Julio Ramírez en publicidad.

Al igual que sus similares en el país, viven de su público. A él, expresan, deben lo que son después de un año de labores, satisfacciones y sin sabores. Su respuesta es mayor a la que esperaban, no porque no confíen en sus propuestas sino por ser acordes a la realidad.  Más de 3.500 personas han acudido al llamado que cada semana a través de la voz a voz se ha ido expandiendo por Valledupar y sus alrededores.

Con una estética definida bajo la óptica de un director escénico, uno musical y colaboraciones en arte, ‘Maderos Teatro’ ha realizado funciones en medio de la lluvia, del sol y del polvo, todas son respaldadas por el público, muy variado pero cada vez mayor y más fiel a sus puestas en escenas. Sus propósitos son llenar completamente el patio convertido en sala de teatro, saben que lo harán, por el momento se satisfacen con lo que han podido hacer y por la formación de público que han podido lograr pero no se conforman porque tienen la certeza que las cosas serán mejores y que sus obras no solo representarán al Cesar ante  Colombia, sino al país ante el mundo. 

En mayo, algo más que teatro

‘La farsa de gallo’ es la más reciente obra de colectivo ‘Maderos Teatro’, estrenada el 29 de abril, el montaje está basado en ‘Farsa y justicia del señor corregidor’ de Alejandro Casona, pero más enfocada hacía la farsa. La farsa fue un género que se aprovechó para decir muchas cosas; desde el punto de vista estético y artístico con todas las de la ley se hace una denuncia del tema de la corrupción. La obra va hasta junio, todos los viernes y sábados a las 7pm.

Otra oferta importante para mayo en ‘Maderos Teatro’ es la presentación de la muestra plástica ‘Color sin iva’ del artista Claudio Suárez Arzuaga, natural de Codazzi, Cesar. La obra es una crítica a la producción y la comercialización del arte en la ciudad. “Quise hacer una exposición diferente para dejar un precedente de que se pueden hacer las cosas a nivel contemporáneo y que se puede hablar de otra forma”.

En pocas palabras, la muestra es otra mirada desde el arte. Es un collage de casi todos los trabajos de Claudio Suárez en sus 20 años de recorrer artístico. El espectador se encontrará con bocetos y dibujos de su libreta de apuntes, la obra busca establecer una relación entre el artista, el público,  la sala y la ciudad. Estará disponible de lunes a viernes de 8 de la mañana a 12 del mediodía y de 2 a 6 de la tarde.

 

Samny Sarabia 

Artículos relacionados

Philippe Bizot, una estrella de la pantomima en Valledupar
Philippe Bizot, una estrella de la pantomima en Valledupar
El mundo del silencio es un mundo aparte. Un universo desconocido. Pero para Philippe...
Orlando Liñan, el actor idóneo para interpretar a Diomedes Díaz
Orlando Liñan, el actor idóneo para interpretar a Diomedes Díaz
Es locuaz, espontáneo, gracioso, buen cantante y, además, muy parecido a Diomedes...
Acrobacias artísticas en los aires de Valledupar
Acrobacias artísticas en los aires de Valledupar
La Danza contemporánea  no  tiene muchos lugares donde exhibirse en Valledupar.  Su...
Llega a Valledupar “Le Plein Tubes”, un circo de talla internacional
Llega a Valledupar “Le Plein Tubes”, un circo de talla internacional
A partir de las 5 de la tarde del martes 13 de marzo, la Alianza Francesa presenta...
Identidad brasilera en la samba
Identidad brasilera en la samba
Sufriríamos menos si entendiésemos las causas del sufrimiento. Evitaríamos muchas...
.::Por la memoria y futuro del teatro colombiano::.
.::La historia del teatro de Títeres::.