Lunes, 21 de ago de 2017
Valledupar, Colombia.

Camilo Namen y Nafer Durán / Foto: Archivo de PanoramaCultural.com.co

A paso lento pero seguro, la alta figura del compositor se iba abriendo camino entre la multitud, el color de su guayabuera rosada no pasaba desapercibido, como tampoco su pequeña acompañante, Camila, quien sonriendo lo condujo al escenario.

Sumidos en una increíble complicidad, padre e hija se miraron por unos segundos e improvisaron los versos de La cometa loca, acompañados por el acordeón, la caja y la guacharaca en el Encuentro de Compositores realizado en el Club Campestre de Valledupar durante la 49 versión del Festival de la Leyenda Vallenata.

El público emocionado veía como Camila cantaba las estrofas de La cometa loca, que sería apenas el abrebocas de la presentación del compositor Camilo Namen Rapalino. Del intenso calor del medio día, pasamos a la tan esperada lluvia, que vino a refrescar el ambiente vallenato con un viento helado que produjo un escalofrío tan bravo, como aquel que sintió seguramente Namen en su Encuentro con el diablo, la segunda canción de su repertorio.

Mientras lo veía en el escenario, moviendo las caderas al ritmo de la música, agitando sus largos brazos, pasaron por mi memoria momentos compartidos con el artista en las parrandas de mi familia y cómo lograba manejar el bullicio del público para que cada letra penetrara en nuestros oídos, alternando con hermosos versos que cantaba a capela para agradar a sus amigos y anfitriones. Por algo Camilo es un reconocido juglar que hace enmudecer al más ruidoso, porque la fuerza de sus palabras remueve las fibras más sensibles del corazón.

Con razón a más de uno se le aguaron los ojos escuchando “Mi gran amigo”, tema que inspiró en el 2009 al extinto Ernesto McCausland a preguntarle a Namen sobre la historia de su canción, en un conmovedor encuentro que está inmortalizado en un video de la fundación del periodista barranquillero. Y justo ahora en el 2016 a Pilar Tafur y Daniel Samper Pizano se les ocurre incluir esta misma pieza en la nueva edición de su libro 100 años de vallenato, decisión muy acertada por ser la personificación del vallenato puro.

Camilo, el ex alcalde de Chimichagua, el compañero de parranda de Rafael Escalona; el hombre del Pechiche, de Recordando mi niñez, de La Ceiba del puerto, de El pintor enamorado, el ganador de la canción inédita 2007 en el Festival Vallenato, ése que recita cada estrofa sin necesidad de un teleprompter; que no necesita hacer maromas en el escenario para llamar la atención, a ése que le llueven los versos del alma, se muere de la pena al reconocer que el Festival de la Leyenda Vallenata no le ha hecho nunca un homenaje.

Con una sonrisa tímida me abraza y me explica: “Mi obra es lo que quiere la Unesco, lo que quiere el pueblo, pero el Estado tiene que ayudarnos a rescatar el folclor vallenato, porque se ha vuelto sólo un negocio, sin importar los verdaderos valores de la música tradicional”.

La deuda con los juglares vallenatos

“No somos cantantes, pero interpretamos nuestros sentimientos de algún modo”, con estas palabras Camilo resume su participación en el Encuentro de Compositores, rodeado de su famosa hermana María Namen y su hermano Ismael, quienes se regocijan al igual que el público asistente con los versos del autor de “Recordando mi niñez”, canción que todos queremos escuchar en una parranda para revivir instantes sublimes de nuestra infancia.

Pero en medio del jolgorio, Ismael Namen decide elevar su voz de protesta: “Ha habido un abandono total de parte de la Junta Directiva del Festival Vallenato porque hay varios compositores en mora de ser homenajeados como sucedió este año con los Hermanos Zuleta. Decidieron darle el reconocimiento a Leandro Díaz cuando estaba tan enfermo, un compositor que preñó el vallenato de notas, hasta la saciedad. Armando Zabaleta falleció hace como cinco años y tampoco le hicieron un homenaje; Adriano Salas murió amputado de ambas piernas en una pobreza increíble y no se le apoyó con un solo peso para su salud, todos estos autores permanecen en el anonimato”. Con emoción el hermano de compositor agrega: “Mi hermano Camilo es un trovador innato, improvisa versos de 8, 9, 10 y 12 y 9, ha sido el ganador de la Canción Inédita, lo han homenajeado en Chimichagua, Riohacha, Cartagena, Plato, menos en la capital mundial del vallenato”.

El hermano menor de los Namen Rapalino cuenta con orgullo cómo donde el compositor se anima una parranda, pues sus canciones nos llegan al alma, pero es enfático en afirmar que no existe solidaridad con los compositores, además las regalías son paupérrimas, con tristeza argumenta: “los grandes baluartes de nuestra cultura mueren sin una pensión digna, sin que se le exija nada a Sayco, o la misma Sony, por eso vemos a un Máximo Móvil en una pobreza tan grande, no tiene ni para comprar un dolex”.

Ismael cuenta que, de igual manera, no se homenajeó a tiempo a Hernando Marín, autor de La Creciente, canción grabada por el Binomio de Oro. Nando, otro que tantas glorias le dio a nuestro folclor, murió en un accidente automovilístico el 4 de septiembre de 1999 en carreteras del departamento de Sucre, llevando consigo su legado como ´Canta Conmigo´ grabada por Diomedes Díaz en 1989 o Los Maestros, un canto que expresa la protesta de los educadores públicos, y muchos éxitos más.

El hermano menor de Camilo aclara que toda esta problemática se reduce a una sola razón: “hay una rosca que no permite que sean protagonistas los demás artistas, es el caso de Alfredo  Gutiérrez, quien ostenta tres coronas de Rey Vallenato, pero como tuvo diferencias con la *Cacica, en vida, ha sido vetado prácticamente en el Festival, un excelente acordeonero, compositor, cantante que interpreta el acordeón con los pies, no le dan el valor que merece, no le reconocen sus dones, lo han dejado votado en el camino por darle relevancia a los amigos de la rosca”.

La lista de Ismael es grande y va en aumento, también mencionó a Octavio Daza Daza, quien falleció tan joven, pero es otra gloria del folclor a quien se le adeuda un reconocimiento y remata diciendo: “Ucho Sánchez, Edilberto Daza Gutiérrez, Yeyo Núñez, Marciano Martínez, Isaac Carillo y Adolfo Pacheco todos son leyendas que merecen tener un tratamiento especial, pues son los cultivadores de nuestro folclor, pero no les dan ni una boleta para ir a la inauguración del Festival".

Por el momento es grato saber que Pilar Tafur y Daniel Samper reencaucharon su libro incluyendo grandes nombres como el de Camilo Namen o el de Adolfo Pacheco, a quien resaltan como uno de los cinco compositores más grandes de todos los tiempos y le hacen un homenaje como intérprete. Además, el próximo 20 y 21 de mayo se hará un homenaje al tres veces Rey del Festival de la Leyenda Vallenata, el maestro Alfredo Gutiérrez, quien estará acompañado de la Fundación Orquesta Sinfónica de Bogotá (FOSBO), bajo la dirección del maestro Zbigniew Zajac para interpretar maravillosos clásicos como Anhelos, La negra, Ojos indios, La muerte de Abel Antonio.


Natalia Gnecco

@Nataliagnecco 

 

Agradecimientos: Camilo e Isaac Namen R.

Natalia Gnecco Blog
Natalia Gnecco

Natalia Gnecco es una periodista y comunicadora social independiente. Ganadora del Premio Literario y Periodístico Cesar Vallejo 2011 (Caracas, Venezuela). Su columna “Natalia Gnecco Blog” contiene su trabajo periodístico producido en Canadá y en Colombia sobre personajes interesantes, temas culturales, sociales y turísticos.

[Leer columna]

Artículos relacionados

“Diomedes Díaz, el cantante más grande del Mapamundi”
“Diomedes Díaz, el cantante más grande del Mapamundi”
Ahora que está en todo su furor la telenovela de Diomedes Díaz, ‘El Cacique de La...
Buen viaje, Titán
Buen viaje, Titán
  La música siempre evoca muchas cosas, muchas veces imposibles de definir. Siempre...
Luis Yamid Sánchez, gran promesa de la lutería en la costa Caribe
Luis Yamid Sánchez, gran promesa de la lutería en la costa Caribe
  En una motivación adicional para su avance profesional y un verdadero...
Rafael Santos: “Mi papá, para mí, fue un poeta”
Rafael Santos: “Mi papá, para mí, fue un poeta”
Pocas semanas después de la muerte del cantante Diomedes Díaz, su imagen volvió a...
Los K-Morales: diferente acordeonero pero mismas ganas de disfrutar
Los K-Morales: diferente acordeonero pero mismas ganas de disfrutar
La importancia del acordeonero en un grupo de música vallenata fue uno de los grandes...
.::Totó la Momposina - Documental "El Asunto"::.
.::La historia de Luis Caballero: pintor destacado del arte colombiano.::.