Jueves, 30 de mar de 2017
Valledupar, Colombia.

Últimamente he reflexionado sobre el matoneo en redes sociales,  situación que devela la crisis por las que pasa el ser humano, unos podrán llamarlo envidia, cobardía o injuria; no concentraré estas letras en denominarlo, sino en reflexionar sobre la importancia de respetar al otro u otra; no es aceptable que se registren suicidios o conflictos familiares, por causa del matoneo, pareciera que estuviera ocurriendo una masacre tecnológica que en lugar de estrechar afectos y acortar distancias, genera miedo.

El matoneo puede ocasionar depresión, rabia o diversos conflictos, he sido testigo del que padecen algunos amigos e incluso empresas; he visto llorar a personas por considerar injustas las acusaciones que hacen en su contra; la gente que inventa perfiles para perseguir a los demás, no tienen paz o amor en sus vidas por eso pierden el tiempo en actos violentos que le causan daño en primera instancia a ellos mismos, les envenena, les consume, les hace estallar de infelicidad - esa es mi percepción -.

Después de ver varios casos de matoneo, el turno fue para mí, (oh sí), para mí; ahora no me correspondía apoyar a alguien, era el momento de activar mi carácter, contrario a quienes pensaban que me moriría de rabia o tristeza, porque alguien se ha encargado de afirmar cosas negativas en varios perfiles de la causa social que lidero (Asociación Evas&Adanes); yo recordé aquella reflexión que hace mi amiga Ana Teresa Puente “Cuando te lancen piedras, detente, recógelas, brillalas y construye con ellas” y así he hecho, después del matoneo, me he enamorado más de lo que hago, es como si hubiesen activado la creatividad y todo fluye.

Así pasa en la vida, nos sorprenden paradojas como estas, responder con alegría y fuerza ante los ataques, alguien me decía “entre más ataques recibas es porque estás revolucionando, sigue así vas por buen camino”, es inspirador todo el apoyo recibido.

Parece que la vida me preparó por medio de las personas que antes que yo, padecieron ataques o amenazas en redes sociales, pues he encontrado unas herramientas para responder a esta situación - que no es nada agradable -, pero como dice la canción “Si del cielo te caen limones, aprende a hacer limonada”. Por eso afirmo que no detendré la causa social; porque atacar por medio de perfiles falsos que solo destilan odio, devela de que está contenido el alma de quien planifica cada acto de terrorismo en redes y compromete a trabajar con más compromiso.

Si la persona que ocupa su tiempo escribiendo mensajes que atacan al equipo de Evas&Adanes se presentara, le daría un abrazo y le invitaría a aunar esfuerzos para seguir tejiendo nuevas realidades.

Lástima que algo tan valioso como las redes sociales, se les dé un uso violento; porque es una radiografía de la perversidad que puede llegar a habitar las mentes. Como seres humanos estamos dotados de una capacidad prodigiosa que es la de comunicar-nos y solo esta razón, debería impedir cualquier acto violento.

Finalizo estas letras refiriendo que es triste que en plena era del conocimiento, la información y las tecnologías, sigamos viviendo como primates instintivos que matan, violentan o lastiman a otros y otras, mostrando la incapacidad de valorar la otredad y comprender la diferencia, la identidad y los derechos de los demás.  Como refiere Axel Honneth: “Los procesos de cambio social deben explicarse en referencia a pretensiones normativas construidas en relación al reconocimiento recíproco, en una lucha ético-normativa que permita repensar las relaciones intersubjetivas y aminorar los conflictos sociales”.

  

Fabrina Acosta Contreras

@Facostac 

Evas&Adanes
Fabrina Acosta Contreras

Mujer natal de la hermosa tierra Guajira, nieta de Rita Contreras mujer de 105 años leyenda viva de Villanueva, es Psicóloga, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia, actualmente cursa la Maestría en estudios de Género y violencia intrafamiliar, y ha realizado diversos diplomados en gerencia social, trabajo con comunidades indígenas e infancia.

Creyente absoluta del Arte en todas sus manifestaciones, considera que la literatura es el camino a la libertad pacifica de los pueblos. Amante fiel de la lectura y firme aprendiz del arte de escribir. Eterna enamorada de las tertulias y del arte en general, encuentra en ello el camino adecuado para el desarrollo social.

Es creadora y directora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, se proyecta como una empresa social de alto impacto para el desarrollo de la Guajira y lidera diversas actividades como la iniciativa cultural denominada: Foro Concierto La Mujer en el Vallenato.

Autora del libro Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, como poseedor de la magia de sus vivencias en diferentes culturas donde descubrió historias femeninas que metafóricamente tejen ese universo de la Mujer sin Receta; Autora del libro Evas culpables, Adanes inocentes.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Hay que escoger al mejor
Hay que escoger al mejor
En esta campaña electoral a la gobernación se ha generado una discusión entre los...
Paro agrario del 28 de abril: próxima lección de dignidad
Paro agrario del 28 de abril: próxima lección de dignidad
Colombia lleva más de dos décadas de apertura económica, siguiendo a rajatabla el...
Hasta luego, Herlency
Hasta luego, Herlency
No empezamos bien, Herlency Gutiérrez. Fuiste hostil conmigo sin conocerme, indagué...
Trazos de memoria con Chicho Ruiz
Trazos de memoria con Chicho Ruiz
¡Qué vaina! Compañero El encuentro no era aquí, era en Nabusimake. Así quedamos la...
Como el oasis en los espejismos
Como el oasis en los espejismos
El último comunicado conjunto de las delegaciones del Gobierno Nacional y las...
.::Por la memoria y futuro del teatro colombiano::.
.::La historia del teatro de Títeres::.