Miércoles, 13 de dic de 2017
Valledupar, Colombia.

Datos históricos hablan de la consagración de Chiriguaná a Nuestras Señora del Rosario de Chiquinquirá, desde la llegada en 1536 de los expedicionarios que acompañaban al Licenciado Gonzalo Jiménez de Quezada. A lo que los profesores Simón Martínez y Jorge Iguaran responden: “Teoría sobre la cual tampoco hay indicios y pruebas serias, porque ellos llegaron a un poblado ya existente y su presencia allí fue muy breve. Además, fundar y abandonar una parroquia, sin establecer allí ningún poblamiento español, carecía de toda lógica” (P. 159).

Otros datos, relacionados con la llegada del español con fines de colonizar o refundar poblaciones en estos parajes, se refieren a  comienzos del siglo XVIII a Chiriguaná como parroquia bajo jurisdicción de El Nuevo pueblo de Valencia de Jesús. Más adelante, a inicios de la segunda mitad del siglo XVIII (1768), la parroquia  de Chiriguaná quedó adscrita a la vicaría de Tamalameque.

Desde entonces, Chiriguaná está consagrada a Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá. Muchas personas alegan que existe una leyenda sobre la aparición de la Virgen.

El maestro Juan Mejía Gómez, en su libro “Chiriguaná: ayer, hoy y mañana” deja constancia de una leyenda que cuenta cómo los primeros españoles que llegaron a Chiriguaná “encomendaron la protección de la Villa a la Virgen de Chiquinquirá; pero como no tenían imagen y ella si quería ser venerada por los sencillos pescadores, se les presentó en un pedazo de tabla en una de sus cercanas lagunas y una vez limpio el retablo de la arenilla que tenía, vieron llenos de emoción que era la imagen de la Gran Señora y, desde entonces, todos los días 8 de septiembre, el pueblo chiriguanero rinde fervoroso culto a su milagrosa patrona. Sigue diciendo la leyenda que uno de sus párrocos deseando conservar el retablo aparecido en la laguna, ordenó pintar otro pero resultó que al sacar la procesión el día de su fiesta, se desató una tempestad que tuvieron que entrarse a una casa particular hasta el amanecer”
(P.115, 1979).

De igual manera, dentro de los numerosos milagros que se le atribuyen a nuestra Patrona Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, está uno del cual queda la historia en el libro del maestro Mejía (1979) en el que se cuenta que: “En una ocasión, cierto navegante que viajaba en un champán cargado de sal y otras mercaderías, río Cesar abajo, y al hacer la travesía de la Ciénaga de Zapatosa estuvo a punto de zozobrar por no hacer caso de los consejos de los patrones que conocían el peligro de la ciénaga embravecida y cuando se encontraba haciendo desesperados esfuerzos por vencer las enfurecidas olas, clamaron a la virgen y, milagrosamente, lograron atracar en un puerto de embarque que se supone fue la isla que más tarde se llamó de El Socorro. Los chiriguaneros nonagenarios dicen que entre los muchos milagros que tenía la Patrona había una canoa de oro elaborada en Mompós en pago de la manda ofrecida por el citado viajero.” (P. 115).

Sin embargo, personas conocedoras de la realidad religiosa en Chiriguaná, las mismas que se han nutrido de la tradición oral, que de generación en generación van dejando un legado relacionado con sucesos cotidianos de otros tiempos; como el Licenciado Yesid Guillermo Pallares, comenta: “Se habla de la aparición de la virgen en la laguna; pero ¿dónde está la laguna?, o ¿Qué registro histórico confirma que la laguna exista? El origen del cuadro se perdió. Existe un silencio en la historia de Chirguaná que alude a la pérdida de una tradición oral. El origen del cuadro es incierto. En realidad, no se sabe nada, es un lienzo pintado, es una pintura sobre un lienzo, el lienzo está en un cuadro; no es madera. Pudo haber sido un cuadro que trajeron aquí pintado, y debió ser de origen colombiano, porque la devoción de la Virgen de Chiquinquirá es colombiana, y no existía en esa época en ningún otro lugar del mundo. El cuadro lo hicieron en Chiquinquirá, en Boyacá, cuando pintaron la imagen de la Virgen del Rosario; como sobró tela de lado y lado, entonces de un lado pintaron a San Andrés y del otro lado pintaron a San Antonio, de ahí surge la vocación de Nuestra Señora  de Chiquinquirá. En la actualidad es posible que se encuentre un cuadro de Nuestra Señora de Chiquinquirá en cualquier parte del mundo, cuya vocación es netamente colombiana”.

Es por ello que Chiriguaná se viste de gala para esta fiesta religiosa. Por lo general, inicia el 29 de agosto hasta el 8 de septiembre día específico de las fiestas. A ella concurren visitantes provenientes de algunos países de Sur América al igual que personas de otros lugares de Colombia, estas celebraciones se realizan con eventos religiosos propios de las costumbres del pueblo. Por este motivo se realiza una procesión con la imagen de la Virgen: desde las horas de la tarde partiendo de la iglesia que lleva su nombre y siguiendo por una ruta previamente escogida, hasta altas horas de la noche, diez u once, cuando regresa nuevamente a su iglesia. En los días que anteceden al 8 de septiembre el entusiasmo se materializa con muestras culturales que se desarrollan en cada barrio, el día que le corresponde como integración a las festividades; también es costumbre la presentación  en las horas de la noche de agrupaciones musicales para el deleite de los ciudadanos propios y foráneos.

Chiriguaná, pueblo cordial, los invita para disfrutar en sana paz, sus fiestas patronales.

 

Luis Alcides Aguilar Pérez

@LuisAguilarPe 

Buscando
Luis Alcides Aguilar Pérez

Luis Alcides Aguilar Pérez (Chiriguaná- Cesar). Lic. En Ciencias Sociales de la Universidad del Magdalena. Docente de secundaria. Fiel enamorado del arte de escribir. Publicaciones: La Múcura de Parménides – Compendio de cuentos, poesías y reflexiones; Sueños de libertad – Cuentos, poemas y diez reflexiones; Chiriguaná. Historia y Cultura. Novela inédita “¡Y la culpa no es de Dios!”

[Leer columna]

Artículos relacionados

Fiesta, tradición, poder y sometimiento
Fiesta, tradición, poder y sometimiento
Desde muy joven he sido un observador atento de la cultura de mi pueblo y he ocupado...
Joaquín Rodríguez, el campesino que dice lo que piensa
Joaquín Rodríguez, el campesino que dice lo que piensa
Mucho se ha escrito y hablado sobre nuestro folclor, lo cierto es que sus primeros...
El Patrimonio cultural y su gran fiesta conmemorativa
El Patrimonio cultural y su gran fiesta conmemorativa
  La celebración del Día Internacional del Patrimonio Cultural en Colombia se...
"Un museo se transforma, es dinámico, es un espacio activo": Daniel Castro
"Un museo se transforma, es dinámico, es un espacio activo": Daniel Castro
Recién seleccionado director del Museo Nacional de Colombia, el bogotano Daniel...
Luces y sombras en la historia de la India Catalina
Luces y sombras en la historia de la India Catalina
  La India Catalina es reconocida como uno de los monumentos más hermosos y...
.::Los peces en el río - Villancico típico colombiano::.
.::Feliz Navidad - Villancico típico colombiano::.