Lunes, 19 de feb de 2018
Valledupar, Colombia.

Tarima Escolástico Romero en VillanuevaAl llegar a Villanueva en pleno Festival de cuna de acordeones, el visitante se ve de repente transportado a los años en que el Festival Vallenato se organizaba en la plaza Alfonso López con una programación que reunía a todos los lugareños en un mismo lugar.

La esencia de este festival de la Guajira –que cumple su 34 edición– es justamente su aspecto popular: ese ambiente de apertura y sencillez que desborda la plaza central del pueblo e invita a sentarse para escuchar los acordeoneros.

Todo Villanueva se convierte en una sola fiesta donde sentarse y escuchar la música de los acordeones es obligatorio. Allí, bajo la sombra de un palo enorme, y a la espera de la brisa que aparece mágicamente por la tarde, el tiempo transcurre con parsimonia y se nutre de la alegría de los presentes.

El escenario no ocupa mucho espacio. En realidad se instala durante cuatro días completos en la tarima Escolástico Romero, en el centro de la plaza, y atrae a todo tipo de vendedores de bebidas, mochilas y souvenirs. Sin embargo su presencia se hace notar.

Todos los locales ostentan ese afiche colorido que presenta a los homenajeados: Orangel “El Pangue” Maestre y Jean Carlos Centeno. Los bicitaxis también exponen los mismos carteles contribuyendo a ese sentimiento de total implicación.

Muchos son los elementos que hacen recordar al festival vallenato –las vallas, la música, los asientos y el licor escocés que deja su marca única en las mesas y los círculos de amistades que se forman durante las festividades– y sin embargo, existen unas diferencias muy sutiles como la existencia de un aire adicional (además del paseo, son, merengue y puya).

El aire de romanza, o romántico –que tanto discuten los expertos– es una realidad en este festival de Villanueva e impregna el ambiente de un tono melodioso y único.

Pero, más allá de los aires que animan los concursos, las parrandas son otra de las características del festival. Totalmente gratis y accesibles, pueden prolongarse hasta las 6 de la madrugada.

Los conciertos se convierten en el máximo exponente de este evento popular y este año pudimos apreciar la participación de cantantes reconocidos como Jean Carlos Centeno, el Binomio de Oro, Dragón y Caballero, J Balvin, Farid Ortiz, Fabián Corrales o Franco Argüelles.

Así pues, músicos y amantes del vallenato reconocerán en el Festival Cuna de Acordeones un magnífico punto de encuentro que ha ido y seguirá creciendo con total seguridad.

Artículos relacionados

Foro: ¿Hacia dónde va el vallenato?
Foro: ¿Hacia dónde va el vallenato?
El devenir del vallenato no es una preocupación reciente. Hace ya más de 70 años que...
El primer directorio de profesionales de audio de Colombia
El primer directorio de profesionales de audio de Colombia
En la capital del Cesar nació la propuesta de crear la primera guía que concentrará...
Los Niños del Vallenato claman
Los Niños del Vallenato claman
Desde la Quinta de los Olivos de Argentina, la Casa de la Moneda de Chile, el Palacio...
Tite Curet Alonso, patrimonio cultural caribeño (II)
Tite Curet Alonso, patrimonio cultural caribeño (II)
Sólo con las trece canciones mencionadas en el artículo anterior, Don Tite, a fuerza...
Monterrey y Valledupar, unidas por un mismo sentimiento
Monterrey y Valledupar, unidas por un mismo sentimiento
Ya sabíamos que México era un destino destacado para apreciar las músicas de acordeón...
.::EC= Cómo leer poesía, por Pablo Boullosa::.
.::Snorri Eldjárn "El Islandés del vallenato" - Sin medir distancias::.