Lunes, 29 de may de 2017
Valledupar, Colombia.

Jacobo Solano Cerchiaro

En cifras Jacobo Solano Cerchiaro es: cuatro mil doscientos seguidores, mil doscientos seguidos, setenta y un mil quinientos trinos y un centenar de interacciones (promedio) en una hora; esto, en la red social Twitter.

En la práctica, es un diseñador, fotógrafo, web master, columnista en varios medios de comunicación y escritor con publicaciones como ‘La maldición de Fiorella Moratti’, Juglares Contemporáneos Uno y Dos y ‘Hermanos Zuleta Una historia Cantada’, en coautoría con Julio Oñate Martínez. En sus palabras, es “dizque escritor, fotógrafo, diseñador, twittero, dizque columnista de varios medios; lo que verdaderamente soy: papá de Vale, mamador de gallo e irreverente. Dios es todo”.

Es un tuitero consumado. En episodios como los resultados del plebiscito, el pasado domingo, su cuenta en Twitter genera tal movimiento que hay quienes han empezado a llamarlo ‘twitstar’, término atribuido a tuiteros muy leídos y generadores de opinión, que generalmente son actores, artistas y modelos famosos. Se trata de usuarios de esta red que suelen generar trending topics (tendencias o tema del momento) y que causan verdaderas revoluciones con sus trinos en la red. Su cuenta @JacoboSolanoC resultó seleccionada, en el puesto 3662, en el ranking publicado en 2015 por la compañía peruana Quantico Trends sobre los cinco mil tuiteros más influyentes en Colombia.

Pero, ¿Cómo hace una persona para estar tan activa en las redes?¿Qué cantidad de tiempo permanece ‘pegado a la pantalla’, cómo son sus itinerarios, cómo logra generar tanta opinión, cómo hace para enfrentar las críticas y retuitear todo lo divino y lo humano que le escriben? PanoramaCultural.com.co conversó con este tuitero valduparense para conocer las respuestas a estas inquietudes.

¿Cuáles son las claves para generar tanta interacción con un trino?

Jacobo Solano Cerchiaro: Una clave es saber capturar la información: Tú recibes mucha información a diario de diferentes medios, personalmente, en los medios de comunicación; ves algo en la calle y ves el momento que está pasando algo interesante que puedes subirlo a redes, le haces una nota o un video y lo subes de una; eso genera una interacción. Otra clave es la síntesis, saber sintetizar. En redes es súper importante, y la tercera clave es meterle mucho humor al cuento, a veces hay que jugar con el humor, ser sarcástico y ser crítico; eso no puedes abandonarlo, así la gente se ríe, te comenta, te responde, te retuitea.  Hay una herramienta en twitter que te lee la actividad del trino, cuantas personas lo vieron. Tienes que mirar eso y vas haciendo un símil de muchas cosas, hay unos que se van a dos, tres, cuatro mil vistas; así uno va conociendo qué le gusta a la gente; la crítica a los políticos es muy taquillera. No tanto vanagloriarse uno mismo, eso no le gusta a la gente; prefieren la crítica con sarcasmo.

¿Es entonces un poco amarillista el Twitter?

Tiene de todo. Puede ser amarillista en algunos sentidos, cuando la gente no lo sabe utilizar, pero twitter es la mejor herramienta de información que existe en este momento porque se ha convertido en una herramienta de poder ciudadano. Cualquiera que tenga una cuenta puede usarla, cualquier cosa se puede volver viral, si tú lo subes y le gusta a dos, a tres y así se va armando la cadena, no es tanto lo amarillista, depende lo que tú montes”.

Usted se define como alguien irreverente, ¿por qué?

Yo creo que eso sí ya es parte de mí. Yo soy un crítico, columnista, genero opinión, trato de ser líder de opinión y trato de ir defendiendo a la gente que no tiene voz; aquí hay mucha falta de compromiso con lo público y ser irreverente es parte de eso, hacerle la crítica a los políticos desde la opinión; el control político no solo se da desde el Congreso, también se puede hacer desde la crítica, la opinión, los medios de comunicación y yo creo que el twitter y lo irreverente se identifican y creo que ahí estoy yo clarito.

Pero muchos de los trinos que generan alta interacción son los que tienen ‘veneno’.

El trino también tiene que tener su cierto veneno. Es como cuando tú haces una crónica con cierto venenito, a la gente le gusta. Yo creo que cuando tienes personajes como Armando Benedetti, Abelardo De la Espriella, Maria Fernanda Cabal, Álvaro Uribe, a políticos, la gente desfoga su pensamiento en twitter. En el twitter me responden mucho y adicional me insultan mucho, que es otra particularidad que yo tengo, yo retuiteo todo lo que me llega y acepto el insulto; yo creo que estoy blindado contra eso. Entre todas las publicaciones y tanta crítica y tanta columna escrita, uno se va blindando y creo que lo importante es que la gente opine; la libertad de expresión es la que manda y marca el proceso de un columnista, periodista, tuitero; la libertad de expresión y el respeto.

¿Cómo manejar esas animadversiones?

Yo pienso que uno tiene que ser tolerante ante la crítica, la discusión política  y no salirse de casillas. Uno no puede nunca dejarse ‘sacar el bloque’. Me acaba de pasar un caso con un personaje en una parranda, se salió de casillas, estaba borracho, me insultó, me dijo treinta mil cosas frente a muchas personas, incluso me retó a pelear a los puños, lo que yo nunca voy a hacer porque, primero, él es una persona mayor; segundo, uno no puede dar esos espectáculos; uno es el encargado de dar ejemplo; pero el hombre con los tragos, se alteró por una discusión política, que no acepta el pensamiento del otro; entonces y un promotor de paz, gestor del Sí en el Plebiscito, se deja sacar de casillas por una persona como yo, que también soy provocador porque lo reconozco; escritor que no es provocador no termina de ser escritor; una persona que ponga a la sociedad a despertar. Lo manejé con mucha altura. También lo vi por el lado pintoresco, porque yo mamo mucho gallo y tampoco sería lógico que yo me deje sacar el bloque, todavía no ha pasado; lo que busco es aportarle a la sociedad desde mi punto de vista.

Usted retuitea todo. ¿Ha habido algún insulto que no se haya atrevido a retuitear?

 

No. Yo lo retuiteo todo, incluso me han dicho de todo tipo de ofensa, cosas personales, de mi familia, calumnias de todo; inclusive se me han presentado enfrentamientos porque piensan que yo retuiteo insultos de otros y lo toman como míos, yo simplemente parto de la libertad de expresión, además cuando a ti te insultan, te dicen treinta mil cosas y ven que no te desestabilizan, la gente dice: bueno ¿y a este por dónde le entramos? Ya ése es un tipo de blindaje que uno se pone y que me ha funcionado; es como una coraza que uno se va armando y que asume, partiendo de la regla más grande que es la libertad de expresión.

A propósito, existen algunas malquerencias entre usted y un sector del gremio de periodistas en Valledupar…

Bueno, esas malquerencias básicamente se han formado -pienso yo- por falta de respeto al pensamiento del otro, unas malquerencias que se han basado en las críticas que yo le he hecho al gremio en alguna forma porque pienso que el periodismo de Valledupar debe evolucionar y debe ser un poco más abierto a la crítica. El periodista es el que mejor debe asimilar la crítica, sea constructiva destructiva; uno debe ser el que mejor la asimila y un periodista mucho más. A mí me hacen críticas por algún diseño, una foto, trabajo o columna y yo la asimilo, no tengo que enfrentarme a nadie; eso es parte de la civilización. Entonces yo he hecho algunas críticas donde el periodismo de acá está muy tomado por el estamento político, por la pauta política, por esa relación con los políticos que le ha hecho tanto daño; eso era parte del Valledupar de ayer, cuando era un pueblo grande, pero ya somos una ciudad que ha evolucionado y pienso que el periodismo tiene que apartarse y hacer verdadero periodismo de control a los entes territoriales, gobernaciones y alcaldías; no ser un gestor de los mandatarios por determinados beneficios. Esa ha sido mi crítica y por eso hay ciertos periodistas que han pensado que esto es personal contra ellos o contra el gremio y yo no tengo nada contra nadie, yo simplemente hago una crítica; como dijo Daniel Coronel en una columna de febrero. “Una cosa es hacer propaganda política y otra es hacer periodismo”; el periodismo se hace con críticas, con vehemencia, con ganas de aportarle a la sociedad y respaldar a una comunidad, que es la voz que necesita porque si los periodistas se ponen del lado de los políticos, ahí sí nos jodimos. Ese ha sido mi inconveniente. Yo no tengo resentimiento con ninguno; al contrario, lo que trato es que mejoremos, que se gane el premio, que participe en la agenda nacional”.

Lo vemos tuiteando todo el tiempo. ¿Cómo son sus horarios, cómo distribuye sus tiempos?

Para que veas que a mí eso no me quita nada de tiempo porque yo estoy haciendo un trabajo frente al computador, pienso algo, lo escribo y me salgo; lo mismo hago con el teléfono cuando estoy en la calle, capturo lo que pienso, o lo que me llega, algo interesante que escucho y lo plasmo en el timeline, y le doy mi opinión y genero opinión; generar opinión es saber capturar la información para que la gente opine, diga y aporte su criterio, Por ejemplo, me quedé sin batería a la hora del plebiscito y dije: me voy para la casa porque no puedo estar en este proceso sin presentar mi opinión; entonces me fui para la casa y empecé prácticamente a trabajar porque yo trabajo con la opinión, a parte de mis otros procesos; todo el tiempo interactuando con los seguidores con otros tuiteros.

¿Hay muchos Seguidores que no interactúan, pero que le hacen seguimiento, que son sus fans?

Muchos. Me he encontrado muchos que ni siquiera me responden. Hay un caso de una empleada doméstica que no me conoce, me quiere conocer, porque tiene un twitter en su teléfono y busca cada vez que yo escribo, incluso le puso un timbre de notificación para saber qué he escrito yo, porque “yo sí digo la verdad”; muchas particularidades que me llaman la atención; muchas personas me he encontrado que me siguen, no interactúan, pero están pendientes de los trinos míos y eso me ha generado mucha satisfacción porque hay personas que se han enterado de esta nueva forma de  comunicar. Yo creo que cuando tú estudiaste periodismo, este tema de redes no estaba tan actual y nos ha cogido a todos por sorpresa, hemos ido evolucionando y hemos creado una especie de red, una comunidad donde todos opinamos, tenemos libertad; unos a veces se pasan, otros respetan, pero estamos todos en proceso de asimilación.

¿Ha explorado la posibilidad de convertirse en Youtuber?

Sí. Lo estoy pensando, me ha gustado, me parece súper chévere lo de ser youtuber con contenido, que aporte porque  además, yo también edito videos, Creo que pronto tendrán a Jacobo Solano por ahí presentando cosas. Vamos a ver cómo me sale, creo que es una de las partes que aún me por explorar.

¿Cómo es para usted un día sin señal, sin datos?

¡Eso sí es un desastre! Esta es como una adicción que se ha creado uno al twitter y al celular; entonces es como cuando le hace falta a uno algo; es un día desesperante, sientes que no tienes tu comunicación, tu combo. El Twitter es como interactuar con muchas personas, la libertad que se siente, pero cuando no lo tengo, me desespero, me pongo hasta de mal genio; eso hay que también tratarlo de sobrellevar y enfrentarlo porque si no se vuelve una obsesión, un problema que hay que irlo sobrellevando.

Si usted tuviera la potestad para hacerlo, ¿Que le quitaría y qué le añadiría a Twitter?

Algo de lo que tanto se queja la gente es la limitación en los caracteres, pero creo que eso hace parte del  triunfo de las personas que pueden sintetizar. Hay unas personas que yo admiro mucho, Feliz de Bedout es un tuitero que yo admiro mucho, el man sintetiza, da en el clavo, es claro. Pienso que eliminaría las cuentas fantasmas, que pondría un filtro para controlar, donde la gente estuviera actualizando algún tipo de datos para controlar eso. Pero así como va twitter me gusta, porque si pasa una noticia, como la del plebiscito, tú tienes que darle una interpretación a esa noticia que es histórica, pero al tiempo puedes ver la interpretación de otros líderes de opinión y puedes ir sopesando, unos a favor, otros en contra, y eso puede moldear lo que tú estás diciendo; eso es clave en twitter. Es una red mucho más inteligente que Facebook por ejemplo que es más social y que Instagram que es más light, más moda, más fotos; twitter es el centro de la polémica; esto es inmediato.

Si pudiera bloquearle a alguien el uso de twitter, ¿a quién sería?

No. yo no bloqueo ni bloquearía a nadie. A mí el presidente Santos me tiene bloqueado hace mucho tiempo, incluso hice dos columnas sobre eso, y le di importancia porque es el presidente; pienso que él, en una actitud de paz como estaba, su actitud no debe ser bloquear a la gente; además - para mí - bloquear a alguien en twitter es demostrar debilidad, inseguridad, creo que nadie merece que lo bloqueen; que opinen, que hablen, que se muestren como son, pero bloquear es falta de firmeza.

¿Qué le hizo usted al presidente Santos para que él lo bloqueara?

Lo que le hice fue crítica y creo que la crítica en este país tiene que ser abierta y ni el presidente ni los funcionarios públicos ni nadie tienen que ir bloqueando a la gente porque se les haga una crítica, que además es respetuosa.

¿Qué significa Twitter para usted?

Inmediatez, estar al día, en sintonía con muchos temas y con mucha gente.

 

María Ruth Mosquera

@Sherowiya 

Artículos relacionados

Cosechando Sonrisas vuelve a la acción con  MarchaXlapaz
Cosechando Sonrisas vuelve a la acción con MarchaXlapaz
Los integrantes de la Fundación Cosechando Sonrisas ya nos sorprendieron en Valledupar...
Recordando a Toba Mendoza
Recordando a Toba Mendoza
Hace poco terminó el festival vallenato, donde se rinde homenaje a todos los...
Cotidianidades campesinas
Cotidianidades campesinas
  Los campos del Cesar, La Guajira y de todo el Magdalena Grande, poblados de...
Voces del exilio colombiano: el Sí desde Suecia y Noruega
Voces del exilio colombiano: el Sí desde Suecia y Noruega
A través de un acto de votación simbólica realizado en Oslo, 70 colombianos asilados...
El país que queremos, discutido en la Fundación Area Andina
El país que queremos, discutido en la Fundación Area Andina
Colombia se encuentra en un momento inédito de su historia. Todos los estudios y...
.::Los amantes de Suzie Bloom - Andrés Caicedo::.
.::Documental - La Piqueria::.