Sábado, 17 de feb de 2018
Valledupar, Colombia.

Éste es el décimo octavo largometraje dirigido por Tim Burton. Y como ha sucedido con algunos de sus últimas películas: está basado en un libro (en esta ocasión escrito por Ransom Riggs).

Hace tiempo que el famoso director no aludía a ese sentido de lo maravilloso naíf y siniestro que recordamos en sus mejores títulos. Su nueva propuesta se separa de esa última tendencia de hacer aparatosos “remakes” de relatos crispantes y tenebrosos.

En “La casa de Miss Peregrine para los niños peculiares”, el excéntrico director regresa al género fantástico con una historia sobre un grupo de personas que cuentan con diversas habilidades sobrehumanas.

Jake (Asa Butterfield) es un adolescente de 16 años que creció escuchando los relatos que le contaba su abuelo acerca de un hogar oculto en el que viven algunos niños capaces de hacer cosas extraordinarias y que están bajo el cuidado de Miss Peregrine (Eva Green), una mujer que evita que sean encontrados por aquellos que quieren hacerles daño.

Después de un hecho trágico, Jake decide realizar un viaje para buscar el lugar en el que viven los niños peculiares y encuentra un reino fuera del tiempo en el que puede suceder cualquier cosa mientras descubre la verdad que hay detrás de todas las historias con las que su abuelo mantuvo viva su imaginación a lo largo de los años. Además, el protagonista conoce a otros seres peculiares que son liderados por Mr. Barron (Samuel L. Jackson), un hombre monstruoso en muchos sentidos, a quien no le importa nada con tal de poder alimentarse y alargar su tiempo de vida lo más que sea posible.

La historia de Miss Peregrine y los Niños Peculiares está llena de magia y reinventa en la pantalla grande lo que se narra en la novela que ha deleitado a muchos hasta ahora. La cinta cuenta con un estilo visual y narrativo que ya es característico de la filmografía de Tim Burton, quien una vez más se reencuentra con esos personajes raros con los que tanto se identifica de una manera más personal.

Los fans del director encontrarán todos los elementos necesarios para crear relatos fantásticos. Encontramos personajes con carácter, un universo paralelo con monstruos del otro lado del espejo, y bucles temporales. Todo está listo para que la trama atrape al espectador y, sin embargo, ¿Por qué entonces la cosa no acaba de funcionar, dónde está el duende de nuestro cineasta gótico-posmoderno favorito? Resulta difícil aclararlo, entre el estrépito de tanto efecto digital y el asombro divertido ante la infinita capacidad de Samuel Jackson para exagerar. Un buen entretenimiento, pero poco memorable.

 

Alberto Campos 

 

 

Cinescrúpulos
Alberto Campos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

[Leer columna]

Artículos relacionados

"El Abrazo de la serpiente" ante el sueño [posible] de un Óscar
"El Abrazo de la serpiente" ante el sueño [posible] de un Óscar
Aunque la nominación por parte de la Academia de las Artes y Ciencias...
Tom Cruise, de regreso a la ciencia-ficción con Oblivion
Tom Cruise, de regreso a la ciencia-ficción con Oblivion
Es indiscutible: la ciencia-ficción ha vuelto a estar de moda. Todos los grandes...
Vigilia, un cortometraje rodado en Valledupar
Vigilia, un cortometraje rodado en Valledupar
Por muy corto que sea, un cortometraje acaba transformándose en una labor...
Alien Covenant: ciencia-ficción pulcramente estudiada
Alien Covenant: ciencia-ficción pulcramente estudiada
  Desde su anuncio Alien Covenant fue el foco de mucha expectativa, y esto puede...
Interstellar y el regreso del apocalipsis como tema de un largometraje
Interstellar y el regreso del apocalipsis como tema de un largometraje
No son pocos los largometrajes que nos presentan el fin de nuestro planeta en esta...
.::EC= Cómo leer poesía, por Pablo Boullosa::.
.::Snorri Eldjárn "El Islandés del vallenato" - Sin medir distancias::.