Martes, 28 de mar de 2017
Valledupar, Colombia.

Para algunos, la tan anunciada y esperada reforma tributaria presentada por el gobierno al Congreso, no es otra cosa que los mismos pañitos de agua tibia a los que nos tienen acostumbrados nuestras autoridades nacionales cada cierto tiempo, cuando el enfermo se agrava; para otros, por fin ahora sí, el gobierno se dio a la tarea de hacer una verdadera reforma estructural que acabará con los males que hace tanto tiempo agobian a nuestra maltrecha economía. A mí lo único que me queda claro es que los ricos que proyectan las reformas y los otros ricos que las aprueban en el Congreso buscan la plata que se necesita, en todos lados, menos en sus bolsillos.

Una verdadera reforma tributaria estructural apuntaría a reducir la brecha en las desigualdades sociales que cada día en nuestro País crecen en forma exponencial, y no golpearía tan inmisericordemente a la clase menos favorecida e incluso a esa clase media que viene abriéndose camino a brazo partido y que es sin duda el motor del progreso de una nación.

Con esta reforma tributaria ya no se habla de sudor y lágrimas, sino de sacrificio y esfuerzo, que, como dice el adagio popular, da lo mismo atrás que en la espalda, pero quienes tenemos que hacer el mayor sacrificio siempre somos los mismos o díganme: con el incremento del IVA del 16 al 19 por ciento, ¿quiénes seremos los que llevaremos el bulto?

La base tributaria se amplía y se integraran 2.7 millones de contribuyentes; el problema es que esos nuevos vigilados no son de estratos 5 ó 6 sino de estrato 2 y 3, a quienes el estado los jalona para abajo, ¿quién ha dicho que una familia promedio de cuatro miembros en la que el cabeza de ella se gana 2.7 millones, vive sin afujias?  Por ello, el Estado debe estar pendiente de quitarle directamente una parte de esa plática. ¡No hay derecho!

¿De dónde sacan que con un impuesto a las bebidas azucaradas de $300 por litro se logrará mejorar la salud de los colombianos, cuando sabemos que lo que se hace es golpear la canasta familiar de los más pobres que seguirán comprando la gaseosita para bajar el almuerzo? Sin duda,  Ardila Lule  le va a incrementar el precio, lo que significa que él no va a sentir los efectos, sino otra vez el mismo, el consumidor.

El famoso monotributo según el cual las tiendas de barrios, las peluquerías y mercados pequeños deben pagar el 1 por ciento de sus ingresos totales, es un golpe bajo a la población más vulnerable porque ese impuesto se cargará tarde o temprano  al consumidor que no es precisamente de los estratos altos.

Entonces, no hay que buscar al ahogado río arriba; lo que se requiere en Colombia no es una reforma tributaria estructural, sino una Paz estructural que implica sanear la brecha social y salir del deshonroso cuarto lugar entre los países más inequitativos del mundo.  

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

 

Vallenateando
Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Zamira o un elogio a la honestidad
Zamira o un elogio a la honestidad
  Entré en completo silencio, con el acelere que inspira el tiempo incumplido, los...
Escepticismo jurídico
Escepticismo jurídico
El escepticismo jurídico es la principal fuente de transgresión y quebranto de la...
Peajes: ¿una nueva barrera entre el Norte y el Sur del Cesar?
Peajes: ¿una nueva barrera entre el Norte y el Sur del Cesar?
Los Municipios del sur del Cesar a través de la historia se han visto sumidos al...
Quiero ser como James
Quiero ser como James
«Yo voy a ser como James» es una de las tendencias que dejó La Copa Mundo Brasil...
La contrarreforma de la Corte Constitucional
La contrarreforma de la Corte Constitucional
Son muchas las cosas negativas que se pueden hablar del presidente Juan Manuel...
.::Por la memoria y futuro del teatro colombiano::.
.::La historia del teatro de Títeres::.