Martes, 28 de mar de 2017
Valledupar, Colombia.

Silvestre Dangond / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

En todo momento, la música vallenata ha vivido de luto, bien sea por la partida prematura de algún grande de nuestra cultura, o por la muerte natural de alguno de nuestros juglares; hoy debemos anunciar otro tipo de luto y no es por muerte, sino por decisión personal de, a mi juicio, uno de los mejores intérpretes que tuvo el vallenato en el siglo XXI, Silvestre Francisco Dangond Corrales, quien ha decidido consciente y voluntariamente abandonarnos y buscar otros horizontes, a lo cual, sin duda alguna, tiene todo el derecho.

Algunos conocedores dicen que Silvestre está siguiendo el camino de Carlos Vives, de cuyo concepto me aparto diametralmente, por la sencilla razón de que Carlos Vives no nació como artista en el folclor vallenato; cuando decidió cantar nuestra musica ya era un gran artista y tenía reconocimiento nacional; pienso que Vives pasó por nuestra música y es donde le ha ido mejor; en cambio el caso de Silvestre es bien distinto: él nació en y con el vallenato -y no con cualquier tipo de vallenato-, sino con el que queremos proteger: el clásico, el auténtico, el que no tiene mácula.

Es muy probable que riesgo que ha tomado el urumitero al decidir cambiar de género musical, tenga buenos resultados para él, porque, si algo no podemos negar, es que Silvestre tiene el talento, el biotipo y el carisma para ser exitoso donde lo ponga; entonces, pongámonos de acuerdo en que es el vallenato el que pierde en esta circunstancia; pero tampoco nos rasguemos las vestiduras, porque no todo está perdido; decía mi abuelita Toña “bienvenido el que llega y bien ido el que se va”.

Lo que sí debe tener claro Silvestre es que el avión no tiene reversa y que si le llega a ir mal, es difícil que los seguidores que pierda por su decisión, se mantengan ahí incólumes para cuando él decida volver.

Yo personalmente le auguro muchos éxitos y creo que es una decisión positiva, no solo para él sino en parte para nuestra música, porque, entre otras cosas, en el nuevo trabajo musical tampoco es que se haya desligado cien por ciento del vallenato; como dice el adagio popular, del ahogado el sombrero; por lo menos en su agrupación, al igual que en la de Vives, se mantendrá el acordeón y donde vaya por el mundo, preguntarán y sabrán que va de estas tierras.

Colofón: Hace dos días recibí una agradable llamada de Valledupar; era mi compadre Isaac León Durán, quien me increpó por ponerme a escribir “pendejadas que no nos interesan a nosotros; “compadre, regrese a escribir de lo que usted sabe; si no, yo no lo vuelvo a leer”. Hoy le respondo por este medio: compadre, sigo en mi ley, solo que a ratos hay que hacer un alto en el camino; caiga en cuenta de que no es fácil sostenerse once años escribiendo semanalmente sobre un solo tema.  

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz 

 

Vallenateando
Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Los efectos de una telenovela
Los efectos de una telenovela
Los medios de comunicación dirigidos a las masas MCM –especial y concretamente la...
Privilegiar el amor
Privilegiar el amor
Crecimos enchufados a la hermosa tradición decembrina del pesebre. Mi querida Mama...
Diáspora y génesis afrocaribeñas: la guaracha
Diáspora y génesis afrocaribeñas: la guaracha
Loable apoyar iniciativas como en este medio, para acercar a las nuevas generaciones...
Medio año y de aquello nada
Medio año y de aquello nada
Es medio año, han pasado seis meses y 8 días desde el momento en que se posesionaron...
Valledupar recupera la memoria, la razón
Valledupar recupera la memoria, la razón
La esperanza es un trozo de reposo. Se convierte en el pecho en un fuego inocente...
.::Por la memoria y futuro del teatro colombiano::.
.::La historia del teatro de Títeres::.