Lunes, 21 de ago de 2017
Valledupar, Colombia.

En este momento me siento indignada, impotente y muy triste, me duele el alma de ver la degradación de la sociedad, que es terrible. Como mujer, hermana, madre, tía, abuela, amiga e integrante de redes defensoras de los derechos de las mujeres a vivir una vida libre de  violencia, sentarme a escribir sobre  la muerte de otra mujer-niña, en este caso Yuliana Samboni, de 7 años, es muy duro y rechazo con profundo dolor y preocupación este nuevo caso de feminicidio y violencia sexual cometido de manera atroz.

Se presentaron 11.333 casos de violencia sexual en contra de niños, niñas y adolescentes. Esta información estadística expone que los rangos de edad en los que más se presentan casos de violencia sexual, son los ubicados entre los 5 a 9 años con 3.106 casos y el de 10 a 14 con 5.097. Así mismo, demuestra que en este contexto de violencia, las niñas y mujeres adolescentes son las personas más vulnerables. Según informe del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

En Colombia cada año se registran más de 19.000 casos de violencia sexual contra mujeres. En promedio cada cuatro días una mujer es víctima de feminicidio y El 90% de estos casos de feminicidios están en la impunidad.  Definitivamente vivimos en un país donde ser mujeres y niñas es vivir en una competencia contra reloj para no ser víctimas de violencia en todas sus formas, gracias a la cultura machista que ha tomado nuestros cuerpos y nuestras vidas como propias.

Cuántas mujeres, niñas y jóvenes tienen que ser abusadas y asesinadas para que se entienda el concepto y la importancia de fortalecer las Campañas de cero tolerancia a la violencias contra las mujeres, pero no son solo campañas de plantones y actos simbólicos, es realizar investigaciones oportunas, eficientes y eficaces donde se logren condenas ejemplarizantes.

Se hace urgente que fiscales y jueces  tengan todo el conocimiento para enfrentar  este tipo de violencias como una violencia basada en género, y poder incorporar los tratados internacionales y orientar estas investigaciones con los más altos estándares de protección y de investigación. Siempre que hay el asesinato de una mujer o una niña, se debe empezar a orientar la investigación como si se tratara de un feminicidio, analizar el contexto previo, determinar el continuos de violencia, establecer el lugar, los hechos, cuidar la escena del crimen con el fin de llegar a la identificación del presunto responsable. Que la primera hipótesis sea que estamos frente a un feminicidio.

Es necesario y urgente desarrollar medidas para la prevención que busquen generar cambios a los imaginarios sociales y culturales que replican de manera insistente el machismo y la discriminación contra mujeres y niñas, y que se desencadena en hechos de violencia y muertes de más mujeres en el país. Es importante que la sociedad se pronuncie contra la violencia feminicida, rechazando  públicamente  todos los tipos de violencia y exigirle al estado que sea garante de los derechos humanos de las mujeres y que cumpla con su obligación de aplicar justicia. A las mujeres las están matando y la respuesta de la sociedad no puede seguir siendo el silencio y la indiferencia.

Al menos tres proyectos que buscan sanciones más fuertes para los violadores de menores llegan al Congreso, en la coyuntura del crimen de Yuliana Samboní. La iniciativa pretende modificar el artículo 34 de la Constitución para suprimir la prohibición de la pena de prisión perpetua. Las dos veces anteriores que fue presentado este mismo proyecto fue archivado por vencimiento de términos.  También se anunció que se radicaría un proyecto con el nombre de Yuliana Samboní, que busca también la prisión perpetua para los abusadores de niños y niñas. Otro proyecto de ley presentado fue denominado “fast track judicial” para crímenes de menores. Este se resume en que la justicia se demora entre tres y cuatro años para resolver un delito contra un niño. “Con este proyecto de ley toda la etapa de investigación no podrá durar más de seis meses cuando esté involucrado un menor y habrá sanciones administrativas”. “La indignación nacional tiene que hacer que este Congreso se movilice”.  

Lo que muchos deseamos es que los proyectos se hagan realidad y no sea un acto motivado por la emoción y la presión social de quienes no se han quedado callado pidiendo justicia y exigiendo que se acabe con las ventajas de casa por cárcel, el abuso de la figura de la impunidad y la manipulación de pruebas.

 

Beatriz Ramírez David 

 

Mundo en femenino
Beatriz Ramírez

Administradora de Empresas, egresada de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia “UNAD”, estudiante de la Maestría en Género, Sociedad y Políticas en Prigepp-flacso. Cuento con habilidades y competencias que me han permitido desarrollarme en las áreas de gestión humana, en los sectores públicos y privados. Con capacidad de liderazgo y trabajo en equipo; con amplia experiencia como facilitadora en temas de Género, empoderamiento de las mujeres, igualdad de derechos e Inclusión Social, manejo de personal y trabajo social con comunidad en alto riesgo de vulnerabilidad.

[Leer columna]

Artículos relacionados

El muro del absurdo
El muro del absurdo
Si bien es cierto que “no se debe llorar sobre la leche derramada”, hay  que dejar...
Editorial: Tiempos de optimismo y de memoria
Editorial: Tiempos de optimismo y de memoria
Se acaba la VI cumbre de las Américas y las lecturas son, en su gran mayoría,...
"Afortunadamente no soy feminista"
"Afortunadamente no soy feminista"
El pasado domingo se celebró una fecha emblemática para la mujer, la cual nos...
Editorial: Afro y luego colombiano. ¿O viceversa?
Editorial: Afro y luego colombiano. ¿O viceversa?
En esos espacios donde se reivindica la Afrocolombianidad y en esos momentos en los...
Nos veremos en misa
Nos veremos en misa
“No es pobre el que tiene poco sino el que mucho desea,  a veces se gana y a veces...
.::Totó la Momposina - Documental "El Asunto"::.
.::La historia de Luis Caballero: pintor destacado del arte colombiano.::.