Lunes, 21 de ago de 2017
Valledupar, Colombia.

La Fiesta de Navidad nos puede reservar las mejores y peores sorpresas. A veces incluso una mezcla de todo, como la comedia “Fiesta de Navidad en la oficina”: un cóctel que hará reír a más de uno.

Fiesta de Navidad en la oficina debe verse como una película sin pretensiones que, a base de chistes y diálogos, trata de justificar un elenco exageradamente reconocido para el argumento de la película. Y a veces consigue su propósito y otras no.  En el elenco sobresalen los nombres de estrellas de la típica comedia americana, como Aniston, Miller, Bateman, Miller y Kate Mckinnon.

Extrañamente, lo que hace de la película algo disfrutable es su uso de la vulgaridad. Es una película que rompe con los esquemas y correcciones de Navidad (tan presentes en las comedias estadounidenses).

La historia es tan directa como el título lo sugiere. Aquí el guion no va por mil caminos. No interesa el desarrollo de personajes ni presentar una atmosfera o exponer un argumento para la posteridad. El director sabe que su único fuerte está en el evento titular y en ese momento se concentra toda la acción y la intensidad.

El nivel puede llegar muy alto, tan alto como chistes de gases anales o momentos en los que Aniston vuelve a ser la mujer tan insoportable que hemos visto en cuantiosas ocasiones,. Es decir que no hay que esperar nada nuevo, esto es una antología de clichés y chistes conocidos.

¿Y cómo empieza todo? Clay (T.J Miller) es el director de una sucursal de una importante compañía, y para despedir el año pretende dar a sus empleados una fiesta que le costará a la empresa una cantidad de dinero que hace mucho dejó de generar. A pesar de las amenazas de su hermana Carol (Aniston) -quien es CEO de la compañía-, Clay sigue adelante con su plan sin imaginar que la fiesta se saldrá de control y el futuro de sus empleados puede saltar por los aires.

Sin ser nada del otro mundo, Fiesta de Navidad en la oficina nos ofrece la diversión fácil de digerir que adolescentes y adultos buscan en fin de año. Es un entretenimiento irreverentemente navideño.

 

Alberto Campos 

 

Cinescrúpulos
Alberto Campos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Un cuento de hadas en la pantalla gigante
Un cuento de hadas en la pantalla gigante
Se dice que Blanca nieves y los siete enanitos tuvo algunas posibles influencias en...
El destino de Júpiter: ¿Una broma de los creadores de Matrix?
El destino de Júpiter: ¿Una broma de los creadores de Matrix?
Todo lo que nos viene de la mano de los hermanos de Wachowski será comparado con...
Los Viajes del viento, elegida para el Festival Binacional de cine Colombia- Venezuela
Los Viajes del viento, elegida para el Festival Binacional de cine Colombia- Venezuela
El Cesar puede vanagloriarse de tener a un cineasta como Ciro Guerra.  El autor de la...
Jurassik Park, veinte años después
Jurassik Park, veinte años después
Para los cinéfilos y cinéfilas como yo, el cine es una manera de alcanzar la...
Star Wars Episodio 1 en 3D: lo mismo pero con más volumen
Star Wars Episodio 1 en 3D: lo mismo pero con más volumen
Las 3 dimensiones hacen maravillas. Permiten que ciertos personajes y objetos parezcan...
.::Totó la Momposina - Documental "El Asunto"::.
.::La historia de Luis Caballero: pintor destacado del arte colombiano.::.