Lunes, 24 de jul de 2017
Valledupar, Colombia.

El Rey Vallenato Julián Rojas recibiendo su invitación al 50 Festival Vallenato

 

En esta columna en varias oportunidades le he “dado madera” a los miembros de la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata, a varios de los más importantes artistas vallenatos, a dirigentes y líderes de nuestra musica, a gobernantes y políticos de la región, pero también he aplaudido y felicitado a los mismos, cuando hay que hacerlo; precisamente, el buen amigo no es aquel que todo te lo aplaude y nada te critica; es quien te dice la verdad sin tapujos, es quien te ayuda a entender que todos podemos cometer errores; esa independencia e imparcialidad me ha granjeado muchas malquerencias.

Me han tildado de incoherente porque a veces elogio y otras ataco; como no soy miembro de la Fundación del Festival Vallenato, ni he sido jurado, ni soy amigo íntimo de ninguno de los directivos del evento, no me da miedo criticarlos cuando hay que hacerlo o felicitarlos cuando lo merecen, como ahora.

La edición número cincuenta del Festival de la Leyenda vallenata pinta como la mejor de todas: sus organizadores se han dado a la tarea de conquistar para beneficio del evento a las autoridades departamentales y municipales, las cuales hoy le han manifestado públicamente el respaldo incondicional a la fundación lo que garantiza que todos están remando hacia un mismo lado, el éxito del certamen.

Este año se realiza la edición Rey de Reyes, es decir, que en las tres categorías, Acordeón Profesional, Canción Inédita y por primer vez  Piquería, solo podrán participar quienes se hayan coronado Reyes en esas modalidades; ello es prenda de garantía para la calidad del evento; en cuanto a la campaña de promoción nacional e internacional, la Fundación no ha escatimado esfuerzo alguno; ya tiene circulando un hermoso afiche promocional; hará lanzamiento en las principales ciudades del país y en Estados Unidos. Llama la atención que, por primera vez, parte del lanzamiento del Festival Vallenato se hará gratis y al aire libre, como alguna vez sugerimos en esta columna.

Me cuentan que el acalde local de Chapinero hace esfuerzos para que esta vez, en la edición 50, podamos tener gratis y en parque público, a los  Reyes vallenatos del Festival que acostumbran a congregarse cada año para su lanzamiento en Bogotá, en el teatro Julio Mario Santodomingo, lo cual sin duda será todo un éxito y ayudará a que muchos bogotanos se decidan a acompañarnos a Valledupar en Abril.

A mi juicio, de manera acertada, la Fundación decidió en su edición 50 del Festival, homenajear nuevamente a quienes crearon este evento: Rafael Escalona, Consuelo Araujonoguera y Alfonso López, lo que ha sido para algunos objeto de crítica; pero estoy convencido de que siempre será poco el reconocimiento a quienes se les ocurrió y materializaron semejante proyecto, sin el cual el vallenato no estaría donde está. Por todo esto, la organización de este evento hoy merece mi aplauso.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz 

Vallenateando
Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Como la piel de un jaguar
Como la piel de un jaguar
El Caribe será una de las regiones más afectadas en Colombia por los impactos del...
La pasión por la crítica
La pasión por la crítica
La palabra crítica, del latín criticus, le da identidad a la opinión o juicio que se...
La Olla está que se prende
La Olla está que se prende
Cuando llega abril, o mejor cuando se despide, las cosas en el Cesar, son...
“Aquí, defendiendo la democracia, maestro”
“Aquí, defendiendo la democracia, maestro”
Estos últimos meses han sido de una inusitada actividad política que ha provocado la...
Editorial: Las victorias de la música en el Cesar
Editorial: Las victorias de la música en el Cesar
Cuando la música se impone, algo bueno está pasando. Y la visita este mes de noviembre...
.::Colombia en bicicleta - historia de una pasión::.
.::50 años de Cien años de Soledad en la Biblioteca Nacional::.