Martes, 24 de oct de 2017
Valledupar, Colombia.

 

No me ocuparé en definir el baño desde una metáfora masculina o femenina (aunque tiene mucho de mujer o mejor de intersexual), el caso es que ese lugar es un epicentro de mágicos diálogos femeninos, no es en vano la pregunta que muchos hombres se hacen: ¿Por qué las mujeres van juntas (en combo) al baño? Pues entre muchas respuestas, he escogido para este contexto la siguiente: Porque es de ahí donde han surgido muchas cosas, es una dimensión uterina que concibe y se lanza a la posibilidad de parir ideas, sueños, quejas, proyectos e infinitas creaciones que solo nacen de seres que estallan en coloridos criterios y construcciones mentales que no se ajustan a linealidades; el lugar que para los cerebros masculinamente básicos es solo para hacer “chi-chi” u otras necesidades fisiológicas, para las mujeres es claramente otro asunto.

Es importante mencionar, que las mujeres en muchas ocasiones solo pasamos a darnos un vistazo al espejo y simultáneamente emprendemos diálogos impredecibles propios de encuentros fortuitos con otras mujeres que de inmediato se lanzan a hablar desde múltiples monólogos colectivos, los cuales, curiosamente logran la noción colectiva; entonces no hay cómo, cuándo, dónde, sólo se desarrollan infinitos temas, entre los cuales, están la de estética, la política, la familia, el sexo, los sueños o los nuevos amores con infinitas ramificaciones,  pues cuando un grupo de mujeres se reúne sencillamente, se pasa de un tema a otro sin perder el hilo conductor; un poder que tenemos las diosas universales, porque se pueden perder los que pasan y escuchan pero las protagonistas del festival de letras habladas siempre estamos conectadas, estoy segura que Freud se atrevería no solo a diagnosticarnos de histéricas, sino que en medio de su neurosis inventaría nuevas categorías.

Hace un par de días accedí a acompañar a una amiga al baño y luego que ella acomodó su copete, nos encontramos con otras dos amigas; y de ahí en adelante solo recuerdo un fluir plácido de la palabra, que fue madurando de tal forma que seguimos charlando hacia el vehículo, luego a un buen restaurante y pasada las horas supimos que habíamos vivido un momento sin igual, hicimos catarsis, vivimos diferentes roles: fuimos lo que quisimos, lo que necesitamos y lo que seremos, así de soñador, loco y cuerdo; holístico encuentro no planeado que salió perfecto como todo lo espontáneo, su génesis fue en el baño, nos hicimos dueñas de las lenguas vivas, de palabras gigantes, coloridas, flexibles, jocosas y reflexivas: insight & catarsis, definitivamente un encuentro de mujeres sin receta.

Si el baño hablara, creo que entre risas o sustos las personas se enterarían de miles de cosas del universo femenino, y estoy segura que el antropólogo Guajiro Eudes Toncel haría otra investigación sobre historias que protagonizarían perfectamente un pasquín propio de los pueblos del Caribe colombiano.

Diosas de la palabra, mujeres con poder congénito y aunque históricamente robado por verticalidades masculinas-patriarcales, guerreamos y a paso firme escribimos nuevas historias, porque entre mas fuertes son las crisis mejor nos reinventamos… vivan los baños epicentros de inolvidables encuentros… baños que se convierten en placentas portadoras de goces eternamente recordados.

 

Fabrina Acosta Contreras

@FAcostaC 

Evas&Adanes
Fabrina Acosta Contreras

Mujer natal de la hermosa tierra Guajira, nieta de Rita Contreras mujer de 105 años leyenda viva de Villanueva, es Psicóloga, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia, actualmente cursa la Maestría en estudios de Género y violencia intrafamiliar, y ha realizado diversos diplomados en gerencia social, trabajo con comunidades indígenas e infancia.

Creyente absoluta del Arte en todas sus manifestaciones, considera que la literatura es el camino a la libertad pacifica de los pueblos. Amante fiel de la lectura y firme aprendiz del arte de escribir. Eterna enamorada de las tertulias y del arte en general, encuentra en ello el camino adecuado para el desarrollo social.

Es creadora y directora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, se proyecta como una empresa social de alto impacto para el desarrollo de la Guajira y lidera diversas actividades como la iniciativa cultural denominada: Foro Concierto La Mujer en el Vallenato.

Autora del libro Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, como poseedor de la magia de sus vivencias en diferentes culturas donde descubrió historias femeninas que metafóricamente tejen ese universo de la Mujer sin Receta; Autora del libro Evas culpables, Adanes inocentes.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Ni una menos, ni una más
Ni una menos, ni una más
“La impunidad es un elemento clave en la perpetuación de la violencia y la...
Fábulas del  Festival
Fábulas del Festival
En el pasado festival vallenato, luego de finalizar las eliminatorias del concurso de...
Editorial: Mandela, un ejemplo para Colombia
Editorial: Mandela, un ejemplo para Colombia
Tras la muerte del gran líder africano Nelson Rolihlahla Mandela el pasado 5 de...
Cayó un gato boca arriba
Cayó un gato boca arriba
La expresión coloquial con que encabezo este texto, se la escuché hace muchos años a...
La muerte natural es un privilegio
La muerte natural es un privilegio
En los pasos de la vida, la muerte esconde su velo. Los seres humanos que aman y...
.::Cumbia, Salsa, Salsa Choke, Bachata, Merengue - en 7 minutos::.
.::¿Cómo hacer arroz con coco colombiano?::.