Viernes, 18 de ago de 2017
Valledupar, Colombia.

Histórica manifestación por los derechos de la mujer durante la República en España

 

“Porque no hay nada que celebrar por la muerte de mujeres trabajadoras a manos de patriarcas capitalistas. Porque no hay que contentarse con recibir flores, chocolates, peluches o cartas que expresen el amor romántico y dominante. Porque no hay que domesticarse y estar feliz, porque al menos un día en la historia, “ellos” nos celebran”.Periódico Anarquista "La Boina"

Con éste contexto podemos decir que el 8 de marzo no es un día de celebración, sino de conmemoración por la lucha de las trabajadoras textiles de 1908, cuando unas 15.000 mujeres salieron a las calles para exigir mejores condiciones laborales exigiendo dignidad, porque en ese momento las condiciones de vida y laborales eran miserables, jornadas de 12 horas, sin protección a la maternidad, sin seguridad en los lugares de trabajo, con salarios míseros y un trato humillante. Éste es un día para hablar de la lucha por la emancipación.

Adicional a lo anterior, el 25 de marzo de 1911 ocurrió el terrible incendio provocado por la inhumanidad del dueño de la fábrica textil “Triangle Shirtwaist Company” en Nueva York, donde se cerraban con llave las puertas para que las obreras no pudieran salir y así trabajaran las horas que les correspondían. En el incendio murieron 146 huelguistas de entre 14 y 31 años, unas quemadas, otras estrelladas contra el piso al tratar de esquivar el fuego lanzándose desde altura.

En 1910, en Copenhague, se celebró la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, donde se aprobó el establecimiento del “Día internacional de la mujer trabajadora”, propuesto por la alemana Clara Zetkin, quien era socialista, apoyada por Rosa Luxemburgo, ambas fundadoras de la Liga Espartaquista alemana.

Mi invitación es a que no olvidemos cuál es el motivo que conmemoramos, no podemos olvidarnos de la organización y luchas anteriores y que no lo veamos como un acto de violencia contra las mujeres por el atentado que sufrieron las 146 trabajadoras, desconociendo el carácter patriarcal y capitalista del que fueron víctimas, sino que es una reivindicación de nuestros derechos civiles.

No caigamos en el juego de celebrar el 8 de marzo como un evento comercial, como prácticamente se viene haciendo, donde nos regalan flores y se ofrece un día al consumismo, desvirtuando la lucha por la libertad. Es conmemorar el Día de La Mujer Trabajadora y sus luchas por la autonomía para ser realmente independientes y la libertad para involucrarnos activamente en la política de nuestro país.

Hablando de la mujer trabajadora sea formal o informal, se hace urgente y necesario empoderar a las mujeres, aportando educación y capacitación, para que gocen de nuevas oportunidades en un mundo laboral en transformación, ya que el mercado laboral está cambiando a gran velocidad.

También seguimos exigiendo que se promulguen leyes y reglamentos que protejan el principio de la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor. Vigilar por que las empresas pongan de su parte para acabar con la desigualdad salarial entre mujeres y hombres.  Apenas 67 países han adoptado leyes contra la discriminación por motivos de género en las prácticas de contratación, mientras que al menos en 155 países, el empleo y la capacidad empresarial de las mujeres están sujetos a una o más restricciones legales por razón de género. Las leyes discriminatorias y la insuficiente protección jurídica agravan las desigualdades de género y privan de poder a las trabajadoras.

Lo que sí es claro es que las economías que benefician a las mujeres también benefician a toda la sociedad. Entonces el futuro que imaginamos para los hombres y mujeres, depende de nuestra capacidad para aprovechar plenamente el poder y el potencial de las mujeres, garantizando que todas las mujeres puedan prosperar y participar, entre otras formas, con un trabajo decente y digno.

 

Beatriz Ramírez David 

 

Mundo en femenino
Beatriz Ramírez

Administradora de Empresas, egresada de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia “UNAD”, estudiante de la Maestría en Género, Sociedad y Políticas en Prigepp-flacso. Cuento con habilidades y competencias que me han permitido desarrollarme en las áreas de gestión humana, en los sectores públicos y privados. Con capacidad de liderazgo y trabajo en equipo; con amplia experiencia como facilitadora en temas de Género, empoderamiento de las mujeres, igualdad de derechos e Inclusión Social, manejo de personal y trabajo social con comunidad en alto riesgo de vulnerabilidad.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Apología de la Tienda de Barrio
Apología de la Tienda de Barrio
Es tan fácil llamar a la tienda, tan impune y gozoso, es una ceremonia urbana...
Francisco en Cuba
Francisco en Cuba
Francisco pasará a la historia como uno de los personajes clave de este siglo. Su...
Los 470 años de Tamalameque
Los 470 años de Tamalameque
Tamalameque es un pueblo con una historia curiosa y poco conocida, los historiadores...
Hablemos de sexo
Hablemos de sexo
Hablemos de ese tema oscuro y prohibido que condiciona la vida de los pueblos… Lo...
Un puente por lo alto
Un puente por lo alto
El pasado fin de semana festivo tuve el honor de ser invitado por la Universidad...
.::La exposición "Leo Matiz" en México::.
.::El muralista de la lente en México - Gia Todaro::.