Martes, 21 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

 

El expresidente López  Michelsen hizo famosas muchas frases, entre ellas aquella que “nadie se queda en la mitad de un beso”. Entre los periodistas menos santurrones de Valledupar, recordamos una, no de López, es de una secretaria de medios, adicta de amores—como debería ser- quien después de la mitad del beso preguntaba: ¿Quiere repetir el señor?

La anécdota llega en este periodo preelectoral, pero parece de elecciones, ya nadie habla de asuntos ni de proyectos, todos nuestros políticos quieren repetir curules, las reuniones y pactos van y vienen, de los 19 concejales vallenatos, solo dos no participarán en la contienda futura a pesar que faltan casi tres años, los otros llegan a la palestra, pero apenas 3 serán relectos, algunos terminarán inhabilitados y tres con detención domiciliaria. Está claro.

En la asamblea la cosa pinta grave, gravísima, de un escándalo pasan a otro y el silencio es su batalla. A veces cuando no hay nada que decir ni a quien cuestionar, es mejor callar.  Los silencios estaban anunciados desde el principio de coaliciones, que no es otra obligación que apoyar al gobernador de turno por las prebendas de siempre, de ayer de hoy y de mañana. Es un pequeño circo bueno, la duma del Cesar. Mejía vs Benjumea, Todos vs Casadiego, Casadiego vs todos, Gómez vs algunos, etc, con razón el caricaturista @alejogozondice proponía que en la asamblea vallenata, Casadiego sacara pecho con su regreso y el presidente de la corporación sacara… ¡Barriga!

Para qué hablar de los congresistas, todos quieren repetir y eternamente repetir, ésa es nuestra condición, para eso luchan, convencen, mienten, cumplen, incumplen, prometen, ayudan y olvidan. Así hacemos política criolla nosotros y lo normal es repetir. ¿Cambiar para qué? Es de anotar que De La Peña, anunció su retiro del congreso, ahora quiere ser gobernador, pero con sede en Bucaramanga, él dice que la plazoleta departamental no tiene banderas y así no puede agitar ningún trapo. Otros viejos sureños aconsejan a Don Fernando hacerse el tonto para que los votos de su parcela los dejen quietos. Personalmente, no creo en renuncias a la política, Gonzalo Gómez dijo que no quería saber nada de ella y en cada reunión con más de tres personas pone su nombre.

Ape Cuello es un joven zorro azul, experiencia, conoce el tema, calculador y matemático, por lo tanto debe tener ganas de repetir. Chichi Quintero siempre repite candidaturas, ahora creo, quiere repetir congreso, pero no está Freddy Socarrás al mando. Cristiancito Moreno tiene su gente en el centro, pero las nubes celestes están escurridizas; él también, y José Alfredo Gnecco está con las luces prendidas, pero sin carreteras para alumbrar. Nos queda Faruk  Urrutia, cuya elección depende de la marcha del primero de abril en Valledupar, si logra su partido CD reunir al menos 25.369 mil personas, el 30% de la población de Valledupar, “Farucho” es senador por tres periodos consecutivos. Así está en los acuerdos de la Heroica.

Anotemos que Arturo Calderón anda meneando la batea del trapo rojo que lo sigue cada vez en aumento, pero con tres derrotas seguidas con explicaciones distintas y una sola posverdad verdadera. El partido verde tiene un gallo de buena pluma, Rafita Oñate Fernández,  con  trabajo silencioso y un mapa electoral distinto, tiene opción futura. Verde Opción. ¿Acaso el expresidente Uribe no anunció en entrevista por Radio Guatapurí que Sanguino, el jefe mayor de los verdes va preso? Hay que ser “sanguinario” para azotar la región tan temprano. Y no se refiere a los verdes “Odbredichtinos” hoy tan de moda, pero al final de campaña serán olvidos.

La cosa está emocionante políticamente, nadie está seguro, faltan escándalos, investigaciones, sustos, traiciones, alejamientos y acercamientos. Falta mucho, pero falta poco, parece confuso, pero así es la política colombiana.

A propósito de acercamientos, un representante a la cámara nuestro, reunido en una estancia con amigos de colores azules, negros, claros, y conversadores,  en búsqueda de encontrar ríos de leche y miel en la próxima campaña electoral, y como la economía aun no despega para estos asuntos, acordaron en cada quien llevara su merienda y siendo copartidarios dividían como en otrora que el amigo tenia poder dividía. Al medio día, cada quien sacó lo suyo, y un viejo maestro presentó a la mesa cuatro onzas de queso. ¿Y por qué tan poquito? dijo el oferente. La respuesta fue: Así me diste cuando tenías poder, muy poquito. A veces es bueno completar el queso, para completar el almuerzo. Imposible olvidar aquella bonita secretaria, hoy casi monja, cuando decía: ¿Le provoca repetir al señor?

 

Edgardo Mendoza

#TiroDeChorro 

Tiro de chorro
Edgardo Mendoza

Edgardo Mendoza Guerra es Guajiro-Vallenato. Locutor de radio, comunicador social y abogado. Escritor de cuentos y poesías, profesor universitario, autor del libro Crónicas Vallenatas y tiene en impresión "50 Tiros de Chorro y siguen vivos", una selección de sus columnas en distintos medios. Trata de ser buena gente. Soltero. Creador de Alejo, una caricatura que apenas nace. Optimista, sentimental, poco iglesiero. Conversador vinícola.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Buenos amigos parranderos
Buenos amigos parranderos
Los amigos son una llovizna de sombra en los solitarios caminos de sequía, y por es...
Asi escriben y opinan nuestros lectores
Asi escriben y opinan nuestros lectores
  A raíz de la polémica que se ha suscitado con la aparente crisis por la que...
Carta abierta al señor Gobernador
Carta abierta al señor Gobernador
En alguna parte, en algún libro, en algún texto leí (palabras más, palabras menos)...
Editorial: Las últimas ediciones afrocesarenses
Editorial: Las últimas ediciones afrocesarenses
A principios de Octubre, cinco libros editados por la gobernación del Cesar fueron...
Por fin justicia con los ancianos
Por fin justicia con los ancianos
Desde siempre los ancianos han sido el epicentro de la familia y de la tribu, sobre...
.::La Parranda Vallenata: un rito de amistad::.
.::La arepa de queso: una delicia vallenata::.