Viernes, 17 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

 

Como ya tengo esa costumbre de vaticinar y dar mis favoritos a quedarse con la corona en algunas categorías de cada edición del Festival de la Leyenda Vallenata, este año no puede ser la excepción y me lanzo al agua en tan arriesgada misión, concretamente en dar mis diez favoritos a la corona de Rey de Reyes en la categoría Acordeoneros Profesionales, no sin antes hacer las siguientes salvedades.

La primera consiste en que es una apreciación apriorística, personal y subjetiva, que solamente se hace con el conocimiento de lo demostrado por los participantes en otras competencias y sus trayectorias como acordeoneros, y que no se conocen las condiciones actuales, su progreso o retroceso en la materia.

La segunda, que no se tiene toda la información requerida, como los nombres, trayectoria y experiencia de cada uno de los acompañantes (cajero y guacharaquero), y una tercera, que es el factor anímico que tenga el participante al momento de cada presentación. Me arriesgo a dar mis diez semifinalistas, sin ningún orden, y, en la medida en que los vea tocar, podré avanzar en dar los cinco finalistas.

Los dos primeros son Almes Granados y Navín López, ambos dignos representantes de dos dinastías cesarenses y de lo más granado del vallenato clásico, que se juegan el prestigio ganado con lujo de detalles, son los dos muy seguros de su estilo, tienen calidad de sobra y experiencia probada en concursos.

Otro dúo seguro en la semifinal lo conforman Julián Rojas y Omar Geles. Estos dos participantes están, a mi juicio, entre los mejores digitadores y conocedores del acordeón, con sobrada calidad interpretativa; no son tan clásicos como los anteriores, pero a su favor está que se mantienen vigentes en la actividad comercial y la buena imagen que proyectan ante el público en general.

Otros dos participantes que no puedo dejar por fuera en este listado, son Wilber Mendoza y Álvaro López, ambos Reyes e hijos de Reyes, muy respetados como ortodoxos maestros del vallenato grueso, serio; de estilo sobrio y clásico, ambos muy bien relacionados en el país vallenato. 

Cristian Camilo Peña y Saul Lalleman conforman el otro par de gallos muy finos, excelentes intérpretes, tal vez con menor experticia que otros en festivales, pero a su favor juega que son jóvenes y que tienen mucho brío y actitud, amén de ser reconocidos por públicos de todas la edades. 

Y por último, dos acordeoneros bien disimiles, que tal vez lo poco que tienen en común es que ambos son Reyes y se encuentran residenciados en Bogotá; el primero, Jaime Dangond, el prototipo de músico completo, toca, canta, compone y versea, como los juglares de antaño, y Alberto Jamaica, el único Rey en esta categoría nacido en el interior del país, muy aplomado, metódico y disciplinado en su interpretación, aunque algo carente de actitud y enjundia.

Si me piden uno más daría al “Pangue” Maestre, con la salvedad de que tengo años de no oírlo tocar. Esos son los míos, pero  ¿qué tal que los otros nos den sorpresas y me hagan quedar en ridículo?

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

Vallenateando
Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Discusiones virtuales bizantinas
Discusiones virtuales bizantinas
En la era de las comunicaciones y especialmente de las redes sociales, la libertad...
La sociedad de la mentira
La sociedad de la mentira
En esta reflexión acudo al título de un libro de la periodista y abogada María...
Una ofrenda de Navidad
Una ofrenda de Navidad
Escribo esta ofrenda de Navidad, apoyado en un epígrafe de Ana Frank: “no veo la...
Job como ayer, pastores de mañana, odios de siempre
Job como ayer, pastores de mañana, odios de siempre
  Cada día medimos nuestra capacidad de olvidos, recuerdos, memoria y de ciertas...
Los orígenes de nuestra desmesura‏
Los orígenes de nuestra desmesura‏
El arte es un instrumento para interpretar  la modernidad, pues establece críticas...
.::Historia de la independencia de Cartagena, el 11 de Noviembre de 1811::.
.::Documental - Murallas y fortificaciones de Cartagena::.