Lunes, 20 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

"La construcción patriarcal de la diferencia entre la masculinidad

y la feminidad es la diferencia política entre la libertad y el sometimiento".

(Carole Pateman, 'El contrato sexual', 1988).

No encontré mejor forma de comenzar esta nota, que aclarando que feminismo, aunque suene parecido a machismo, no son lo mismo, precisamente son conceptos antagónicos; el feminismo busca la equidad e igualdad de los derechos de las mujeres como seres pensantes y libres que no deben permanecer bajo el yugo de principios patriarcales, asimismo no es adecuado comparar el feminismo con manifestaciones violentas, porque si es así, entonces no es feminismo; aclarada esa parte, me permito comentar que el tema de la violencia de género no es un problema exclusivamente de las mujeres, sino también de los hombres, de la humanidad como tal.

En este sentido, la indiferencia es la mayor amiga del patriarcado y las violencias, mientras continúe considerándose un problema de otros y exclusivo de las víctimas, no lograremos prevenir ni erradicar las violencias, porque se naturaliza (aprueba) en el sistema cultural; mientras eso suceda seguiremos llorando, enojándonos y estremeciéndonos (por unas horas) con noticias tan aberrantes como el asesinato de niñas de tres años, abuso sexual de niñas de meses de nacida y feminicidios de mujeres que habían denunciado pero que nadie las pudo salvar del monstruo de la muerte violenta. Por eso la violencia debe trascender del pasajero boom noticioso al compromiso y consciencia de toda la sociedad por su prevención y erradicación.

De esta manera, el feminismo y las nuevas masculinidades son dos escenarios fundamentales para avanzar en la construcción de una nueva sociedad, equitativa, igualitaria y sin violencias; esto no se puede considerar una utopía y seguir en la resignación de que nada va a cambiar o que solo las entidades tienen el deber de garantizar la prevención de las violencias, es hora de despertar, de sensibilizarnos, de reconocer que la violencia a todos nos puede afectar, que no tiene exclusividad para un tipo de población y que nuestras nuevas generaciones necesitan crecer en paz y con sus derechos garantizados.

Algunas veces escuchamos a las personas quejarse de la impunidad, de la pobre justicia o de la negligencia del sistema institucional y no podemos negar que, si existen dichas falencias institucionales; pero también es un problema que la sociedad considere que esto solo corresponde a las mujeres u hombres que trabajan por los derechos, porque esto implica intervenir a las familias, las escuelas, las comunidades y cada segmento poblacional.

Por ello es fundamental que se comience a percibir el tema de la inequidad e igualdad de género como un asunto público, es decir, un problema político, cultural y social que afecta a todos y todas, lo cual, implica deconstruir el imaginario “los trapitos sucios se lavan en casa” “en pelea entre marido y mujer nadie se mete”. En este sentido, se debe comprender el problema de la violencia de género, desde el enfoque de derechos y desarrollo humano integral, reconociendo sus dimensiones multicausales que no se pueden enmarcar en una receta de solución, pero sí se puede considerar que es posible desarrollar procesos para desnaturalizar paradigmas patriarcales que impiden el logro de la igualdad entre géneros.

Nota: Que no nos mate la violencia, mientras seguimos considerando que es problema de otros y que nunca nos puede afectar #ojoaldato #reaccionemos #niunamenos #noviolencia #niunamás

 

Fabrina Acosta Contreras

@Facostac 

Evas&Adanes
Fabrina Acosta Contreras

Mujer natal de la hermosa tierra Guajira, nieta de Rita Contreras mujer de 105 años leyenda viva de Villanueva, es Psicóloga, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia, actualmente cursa la Maestría en estudios de Género y violencia intrafamiliar, y ha realizado diversos diplomados en gerencia social, trabajo con comunidades indígenas e infancia.

Creyente absoluta del Arte en todas sus manifestaciones, considera que la literatura es el camino a la libertad pacifica de los pueblos. Amante fiel de la lectura y firme aprendiz del arte de escribir. Eterna enamorada de las tertulias y del arte en general, encuentra en ello el camino adecuado para el desarrollo social.

Es creadora y directora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, se proyecta como una empresa social de alto impacto para el desarrollo de la Guajira y lidera diversas actividades como la iniciativa cultural denominada: Foro Concierto La Mujer en el Vallenato.

Autora del libro Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, como poseedor de la magia de sus vivencias en diferentes culturas donde descubrió historias femeninas que metafóricamente tejen ese universo de la Mujer sin Receta; Autora del libro Evas culpables, Adanes inocentes.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Conocí una mujer maravillosa
Conocí una mujer maravillosa
De niño conocí una mujer maravillosa, toda paz y dulzura, que siendo madre soltera y...
El Galeón San José
El Galeón San José
Cuenta la historia que el Galeón San José era un emblemático barco de la flota...
El agente naranja
El agente naranja
A la hora del alba en el último segundo naranja allí, donde el sol copula con la...
Editorial: Un Mundial que invita a pensar
Editorial: Un Mundial que invita a pensar
La cita más esperada del futbol inició la semana pasada en medio de emociones...
Las capturas de cada día
Las capturas de cada día
  Se ha vuelto tan usual el hecho que los colombianos nos levantemos cada mañana, y...
.::La Parranda Vallenata: un rito de amistad::.
.::La arepa de queso: una delicia vallenata::.