Jueves, 23 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

Gala de premiación del V Premio Mc Causland Promigas / Detalles: http://www.carnavaldebarranquilla.org/premioemcc/

 

La crónica y el folclor son indisociables. Uno proyecta él otro. Se retro-alimentan y permiten que las tradiciones refuljan y se recuerden con más intensidad.

La crónica es un género elemental para consolidar el trabajo de memoria y salvaguardia entorno a expresiones, tradiciones, eventos y festividades populares. Sin embargo, sigue brillando por su ausencia en una gran parte de los concursos folclóricos organizados en la costa Caribe de Colombia.   

La reciente premiación de escritores y periodistas en el concurso organizado durante el Carnaval de Barranquilla es un buen ejemplo de lo que se debe hacer para fomentar la narración y el recuerdo al mismo tiempo que se genere un interés por las expresiones folclóricas.

El esfuerzo realizado  por el Carnaval de Barranquilla ya va por su quinto año consecutivo y busca generar una mirada renovada, que ensalce el gusto por la investigación hacia las fiestas de la ciudad, pero también que incentive el uso del buen lenguaje y la descripción de artistas, disfraces y personajes.

Los resultados de este año 2017 son realmente positivos y demuestran que se está estableciendo una dinámica que induce a mirar, cuidar y adueñarse del patrimonio que nos rodea. Algunas crónicas se centraron en personajes inolvidables como Nelson Pinedo, otras se enfocaron en los disfraces (como el de La abandoná), o incluso en la historia de los Monocucos, rescatando así buenos elementos de la tradición oral.

Si el deseo de otros festivales de la costa es de resguardar y dar vitalidad a sus respectivas expresiones es fundamental que opten por seguir el ejemplo e integrar dentro de su programación un concurso que abarque también este género periodístico.

Festivales como el de Francisco El Hombre, el Festival de la Leyenda Vallenata o el Cuna de Acordeones, otros con enfoque gastronómico o medioambiental (relacionados con un elemento como el río), o los distintos festivales inspirados en una expresión regional como la Tambora, deberían pensar seriamente en explorar esta forma de generar conciencia y avivar el patrimonio.

La narración (y los cuentos) es, finalmente, lo que nos queda después de la celebración.

 

PanoramaCultural.com.co 

Artículos relacionados

Soberanía energética y el sector eléctrico en Colombia
Soberanía energética y el sector eléctrico en Colombia
Sin duda, el descubrimiento de la energía eléctrica jugó un papel importante en el...
Los que salieron del pueblo
Los que salieron del pueblo
Hace muchos años tomé la decisión de vivir en el pueblo donde nací, es decir, decidí...
Editorial: ¿Qué significa trabajar por  la cultura?
Editorial: ¿Qué significa trabajar por la cultura?
Todo el mundo habla de cultura: los políticos en campaña, los sacerdotes en las...
Elección de Personeros ¿Cuál meritocracia? (II)
Elección de Personeros ¿Cuál meritocracia? (II)
Ya habíamos anunciado que este tema tendría una segunda parte, la cual suspendimos...
El viejo y las Farc (I)
El viejo y las Farc (I)
  -Vaya- dijo-, soy un viejo. Pero no estoy desarmado. Nada más trascendental en...
.::La Parranda Vallenata: un rito de amistad::.
.::La arepa de queso: una delicia vallenata::.