Miércoles, 26 de jul de 2017
Valledupar, Colombia.

Gala de premiación del V Premio Mc Causland Promigas / Detalles: http://www.carnavaldebarranquilla.org/premioemcc/

 

La crónica y el folclor son indisociables. Uno proyecta él otro. Se retro-alimentan y permiten que las tradiciones refuljan y se recuerden con más intensidad.

La crónica es un género elemental para consolidar el trabajo de memoria y salvaguardia entorno a expresiones, tradiciones, eventos y festividades populares. Sin embargo, sigue brillando por su ausencia en una gran parte de los concursos folclóricos organizados en la costa Caribe de Colombia.   

La reciente premiación de escritores y periodistas en el concurso organizado durante el Carnaval de Barranquilla es un buen ejemplo de lo que se debe hacer para fomentar la narración y el recuerdo al mismo tiempo que se genere un interés por las expresiones folclóricas.

El esfuerzo realizado  por el Carnaval de Barranquilla ya va por su quinto año consecutivo y busca generar una mirada renovada, que ensalce el gusto por la investigación hacia las fiestas de la ciudad, pero también que incentive el uso del buen lenguaje y la descripción de artistas, disfraces y personajes.

Los resultados de este año 2017 son realmente positivos y demuestran que se está estableciendo una dinámica que induce a mirar, cuidar y adueñarse del patrimonio que nos rodea. Algunas crónicas se centraron en personajes inolvidables como Nelson Pinedo, otras se enfocaron en los disfraces (como el de La abandoná), o incluso en la historia de los Monocucos, rescatando así buenos elementos de la tradición oral.

Si el deseo de otros festivales de la costa es de resguardar y dar vitalidad a sus respectivas expresiones es fundamental que opten por seguir el ejemplo e integrar dentro de su programación un concurso que abarque también este género periodístico.

Festivales como el de Francisco El Hombre, el Festival de la Leyenda Vallenata o el Cuna de Acordeones, otros con enfoque gastronómico o medioambiental (relacionados con un elemento como el río), o los distintos festivales inspirados en una expresión regional como la Tambora, deberían pensar seriamente en explorar esta forma de generar conciencia y avivar el patrimonio.

La narración (y los cuentos) es, finalmente, lo que nos queda después de la celebración.

 

PanoramaCultural.com.co 

Artículos relacionados

Carta abierta a un gobierno despiadado
Carta abierta a un gobierno despiadado
Señor Presidente, Bañada en lágrimas y con el alma destrozada he leído la carta...
Latinoamérica o Grecia: el miedo como instrumento económico
Latinoamérica o Grecia: el miedo como instrumento económico
Semanas o meses antes del 1 de enero de 2003 -fecha en la que Luis Ignacio Lula da...
¡Vivan todas las mujeres luchadoras!
¡Vivan todas las mujeres luchadoras!
Silvio Rodríguez describió en una célebre canción a las mujeres diferentes facetas...
Chabuco Grande
Chabuco Grande
Después de una semana de promoción, a través de una página completa del periódico El...
Editorial: El deseo de paz de un Premio Nobel de 17 años
Editorial: El deseo de paz de un Premio Nobel de 17 años
Parece que haya quedado atrás el episodio de los premios Nobel de Paz entregados...
.::Colombia en bicicleta - historia de una pasión::.
.::50 años de Cien años de Soledad en la Biblioteca Nacional::.